Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

2 casos de catéteres ureterales doble J olvidados 4 años y sin problemas

domingo, 20 de julio de 2014

Los catéteres ureterales "olvidados" durante más de 6 meses presentan un riesgo de calcificación, fragmentación y/o migración muy elevado (>85%) requiriendo generalmente para su extracción de manipulaciones endourológicas, percutáneas, litotricia extracorpórea e incluso cirugía abierta. Pero esto no es ciencia exacta y hay ejemplos claros dónde pese a portarlos mucho tiempo, no ha habido problemas...
 
CASO 1: 4 años con el catéteres doble J en su sitio y sin problemas
Resulta curiosa la radiografía pélvica de este paciente afecto de fibrosis retroperitoneal secundaria a cirugía de aneurisma aórtico y que es portador de stents vasculares en toda la aorta infrarrenal y ambas iliacas comunes además de coils obstructivos en las arterias hipogástricas. Sin embargo, lo más llamativo resulta la ausencia de calcificaciones u otras alteraciones en unas sondas doble J que han permanecido dentro del sistema urinario durante 51 meses. El examen físico de las mismas confirmó su completa normalidad.
 
 
Referencia del caso aquí.
 
CASO 2: 4 años con el catéter doble J en vejiga y sin problemas
Paciente de 69 años de edad, diagnosticado de fibrosis retroperitoneal idiopática (enfermedad de Ormond) en 1997, a raíz de molestias gastrointestinales y deterioro de la función renal secundaria al atrapamiento de ambos uréteres. En tratamiento con tamoxifeno y metilprednisolona y portador de catéteres ureterales bilaterales. Ante la buena respuesta al tratamiento y ante la reducción de la masa retroperitoneal, se retira uno de los catéteres. Quedando pendiente de control para valorar la retirada del catéter derecho restante.
El paciente deja de acudir a los controles, apareciendo a los cuatro años, asintomático y manteniendo la medicación con tamoxifeno y metilprednisolona a dosis bajas.
Se realiza urografía intravenosa evidenciándose una adecuada función renal bilateral y catéter ureteral doble J alojado en vejiga que se extrae sin dificultad. El catéter no presenta calcificaciones ni aparentes signos de deterioro. 
 
 
 
Referencia del caso aquí.

0 comentarios: