Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Mirando la retina…llegamos hasta el riñón (por el Dr. Álvaro De Casas - Oftalmólogo)

viernes, 20 de junio de 2014

 
Hoy tenemos un invitado de lujo en el blog, el Dr. en Oftalmología Álvaro de Casas, podéis visitar su web www.alvarodecasas.com o encontrarlo en twitter como @drdecasas. No dejéis de leer el caso que nos presenta porque se demuestra la importancia de la perseverancia en encontrar un diagnóstico y la necesidad de la colaboración multidisciplinar, además de que las enfermedades renales pueden "verse" y nunca mejor dicho en muchos sitios del cuerpo...
 
 
 
 
El cuerpo humano es un engranaje maravilloso y como tal, puede darnos sorpresas. Un sistema tan perfecto también tiene pequeños desajustes que a veces se manifiestan en localizaciones inesperadas.
El caso que nos ocupa es una paciente cuyo motivo de consulta era una pérdida visual súbita unilateral; tras la realización de las pruebas oculares pertinentes el diagnóstico era claro: trombosis de la vena central de la retina. Esta es una patología con la que nos enfrentamos con cierta frecuencia y cuyos factores de riesgo van desde enfermedades comunes como la diabetes, hasta raras enfermedades como síndromes de hiperviscosidad o la hiperhomocisteinemia… pero la peculiaridad de este caso es que la paciente tenía solo 27 años y esta era una situación poco habitual. Entre sus antecedentes destacaba una dismenorrea precoz con aumento de vello facial a la que no se le veía relación con la enfermedad que presentaba actualmente.
 
 
Se planteó el protocolo diagnóstico para esta enfermedad, incluyendo pruebas como eco-doppler de troncos supraaórticos, AngioRMN cerebral….y no encontrábamos nada.
Mientras le hacían analíticas y otras pruebas a la paciente, continuábamos tratando su retina mediante inyecciones intraoculares de antiVEGF para tratar el edema… y aprovechábamos para rehistoriar a la paciente, buscando alguna pista…
Uno de estos días, después de más de seis meses, la paciente nos comenta “pues sí que soy rara, primero me pasa lo del ojo… y después resulta que me tengo que tomar pastillas para la tensión….”
Este acontecimiento nos hizo replantearnos la enfermedad desde el principio; gracias a la perseverancia de compañeros, especialmente internistas (hay muchos Dr. House por el mundo y generalmente los tenemos mucho más cerca de lo que creemos), se realizó una batería de pruebas hasta que un TAC abdominal evidenció una compresión de la vena renal izquierda por la pinza aorto-mesentérica, con dilatación de la vena ovárica izquierda (causa de la dismenorrea y el aumento del vello) y los vasos pélvicos (causa del aumento de tensión arterial con el ejercicio); en resumen, dos arterias asfixian la vena renal, esto se conoce como “Síndrome del Cascanueces”.
A partir de ahí el tratamiento intravítreo solucionó el edema retiniano y la medicación antiagregante solucionó  las complicaciones sistémicas, permitiendo llevar a la paciente una vida completamente normal.
 
Este caso nos recordó que aunque muchas veces el tratamiento local (en este caso ocular)  esté claro, es fundamental la historia clínica clásica, la que nos enseñan en la facultad; y que la colaboración multidisciplinar es básica para tratar problemas sistémicos que pueden incluso acabar con la vida de nuestros pacientes.
 
Muchas gracias Dr. De Casas, un lujo y esperemos que vuelva por aquí... 

Pielonefritis: síntomas y tratamiento

martes, 17 de junio de 2014

Después de haber pasado mi enésima pielonefritis, creo es el momento de escribir algo sobre ella...
La pielonefritis o infección urinaria alta es una enfermedad de las vías urinarias que ha alcanzado la pelvis renal. Normalmente, los microorganismos ascienden desde la vejiga hasta el parénquima renal.

La epidemiología dice que existe mayor probabilidad en mujeres que en hombres, siendo 12,5 casos por cada 10.000 habitantes para ellas y 2,3 para ellos (yo he sido afortunado en esto, jeje). También varían según la franja de edad: las mujeres jóvenes, por su mayor actividad sexual, y los ancianos y niños, por sus cambios anatómicos y hormonales. Además un 1-2% de las embarazadas desarrollan la enfermedad. Hay diferentes factores de riesgo, entre las que se pueden destacar, por ser más comunes: el reflujo vesicoureteral y la uropatía obstructiva (sobre todo los cálculos renales).
Los síntomas de la pielonefritis suelen ser los siguientes:

  • malestar general, inapetencia y anorexia;
  • fiebre mayor de 39 °C  y que dura más de dos días;
  • escalofríos;
  • dolor del costado, de ingle o de espalda uni- o bilateral, a veces también abdominal;
  • náuseas y vómitos;
  • dolor al orinar;
  • polaquiuria y disuria, con orina turbia y de fuerte olor;
  • hematuria.

Con los síntomas antes descritos se debe sospechar de una pielonefritis. El paciente presentará dolor al palpar la zona del riñón y en los análisis de orina se podrán detectar proteinuria, hematuria, leucocitos y bacterias. En caso de encontrar también cilindros de leucocitos, significa que la infección ha llegado a los túbulos renales (es el lugar donde se forman los cilindros). A mí en la orina me salía de todo (menos euros jajaja). De la orina se realizará un cultivo que revele el microorganismo causante de la infección. En este mismo urocultivo se podrá realizar un antibiograma para el posterior tratamiento. Los cultivos sanguíneos suelen mostrar la misma bacteria.
Se pueden realizar estudios por imagen del paciente. Así, con una ecografía abdominal se puede descartar litiasis, situación en la que se puede observar hidronefrosis. Los estudios radiológicos en los que se puede inyectar por vía intravenosa una sustancia yodada para que de mayor contraste al riñón, se observará una excreción de contraste muy disminuida. A mí en la ecografía me han encontrado 5 piedras (4 en el riñón malo, el izquierdo y 1 en el derecho... aunque pequeñitas) y algo de hidronefrosis en el riñón izquierdo.

Los objetivos del tratamiento son la remisión de la infección y la reducción de los síntomas agudos, que, generalmente, persisten incluso más de 48 horas después del inicio del tratamiento. Para ello, lo habitual es utilizar:
  • Antibióticos selectivos para controlar la infección bacteriana. Si la infección es grave y el riesgo de complicaciones es alto, los antibióticos se suministrarán vía intravenosa. Puede que se necesite estar con antibiótico durante un largo período de tiempo. Es necesario realizar un antibiograma del urocultivo para administrar los antibióticos más efectivos contra las bacterias sin llegar a concentraciones nefrotóxicas.
  • Analgésicos y antitérmicos, para controlar el dolor, la fiebre y el malestar.
  • Líquidos intravenosos (sueros) en los primeros días de tratamiento, para hidratar lo mejor posible y acelerar la llegada de los antibióticos al riñón.
A mí me están inyectando goteros de antibiótico, nolotil y paracetamol.

La mayoría de los casos de pielonefritis se resuelven sin complicaciones después del tratamiento. En cualquier caso, el objetivo es evitar complicaciones como:
  • recurrencia de la pielonefritis aguda, provocando una pielonefritis crónica;
  • sepsis o infección diseminada por todo el cuerpo;
  • insuficiencia renal o incapacidad del riñón para fabricar orina por el daño severo al parénquima renal.
Os subo un PDF sobre la pielonefritis en urgencias del Centro Estatal de Información en Salud de México



También una presentación de Luís Fernando Flores Medina


 Hay variantes de la pielonefritis que no son tema ahora, como la aguda, la enfisematosa, la xantogranulomatosa, la crónica, etc.

Referencias:
http://es.wikipedia.org/wiki/Pielonefritis
http://pielonefritis.org/
http://www.biogaplus.com.ve/

 

Superados los 1.500.000 visitantes al blog

sábado, 7 de junio de 2014

Simplemente unas líneas para agradeceros a tod@s el haber superado el millón y medio de visitantes al blog.
Si es por problemas de salud, espero os recuperéis cuanto antes. En cualquier caso... muchas gracias por pasarse y aportar...