Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Dale buena salud a tus riñones (Saber Vivir - Las mañanas de La1 - RTVE) dónde se menciona este blog

lunes, 28 de abril de 2014

Programa sobre los cálculos renales emitido el 28/04/2014 en "Saber Vivir" de "La mañanas de la1" de RTVE.
La mención a este blog se produce en 01h07m.


Litiasis renal. Cólico nefrítico: Guía de Actuación clínica en A. P.

 

Recetas saludables para pacientes con cólico nefrítico y cálculos renales (COFM)

 Os dejo unas recetas que ha publicado el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid para "sufridores" de cálculos. De todas maneras como siempre digo, se debe consultar cada caso con nuestro médico...
 

Litiasis renal oxalocálcica: Avances en la comprensión de su etiología y mejoras en la metodología analítica para su estudio (José Antonio Muñoz Martínez - UAB)

 

Tres imagenes de rayos X de portadores de catéteres doble J

sábado, 26 de abril de 2014

 


La primera y la segunda son coloreadas; la tercera es de un doble portador.
Las dos últimas son de SciencePhotoLibrary.

La relación médico-paciente por Alba Oróns

viernes, 25 de abril de 2014


Hoy tenemos una invitada de lujo en el blog, que es la Dra. Alba Oróns que nos habla de la relación médico-paciente. A los que no la hayáis leído en su blog (que vuelvo a recomendar) os chocará el uso de las x para el género como me chocó a mí la primera vez, pero es lo mismo que cuando yo uso @ jeje
 
¿Cuál es el límite que debe existir entre un médicx y su paciente?  ¿Qué relación se debería pautar? Una relación ¿formal  o informal? ¿Tan sólo el paciente da valor a este tipo de relación? Y si es así, ¿cómo nos ven los pacientes?

Son varias las preguntas en las que he reflexionado antes de escribir este texto. Si lo he hecho es porque Josiño o más bien debería decir José - Catéter Doble J,  me ha pedido que escriba un artículo sobre la relación médicx-paciente , después de una larga conversación que mantuvimos la semana pasada.

 Quizá no vaya a ser todo lo crítica que esperan que sea al escribir este artículo , pero intentaré en todo momento, además de verlo desde el punto profesional, hacerlo de igual manera desde el punto de vista del paciente, ya que a veces, a las personas se les olvida que los médicxs también lo somos.

 En tercero de carrera estudié una asignatura OPTATIVA, eso quiere decir que el/la alumnx se matricula si lo desea, que tenía por título “Relación médico-paciente”. Recuerdo el primer debate que allí mantuvimos, hablábamos sobre la toma de decisiones ante la comunicación de noticias desagradables. Algunxs de mis compañerxs comentaban que ellxs no eran psicólogos, y que las noticias cuanto más directas mejor. Si un paciente tiene, por ejemplo, un cáncer terminal, deberíamos sin duda comunicárselo cuánto antes, siempre y cuando él/ella lo desee; al igual que a sus familiares con quienes deberíamos en todo momento mantener un trato distante a la vez que….como era esa palabra que tanto le gusta y tanto se le llena la boca a algunxs de mis compañerxs….? Ah sí! Debemos ser profesionales en todo momento!

 Dentro del término lingüístico  profesional encontramos en su definición un vocablo llamado DEONTOLOGÍA, en este caso, la podemos asociar a la palabra médica, y tendríamos el conjunto de principios y reglas éticas  que por si mismas regularan nuestra actividad profesional. Dentro de las reglas éticas encontramos cuatro principios fundamentales que son :

 Beneficiencia, Autonomía, Justica y No maleficencia . Cualquiera de estos principios nos insta a todxs lxs  profesionales de la salud,  a promover los derechos e intereses legítimos de nuestrxs pacientes, sea cual sea su  raza, religión, clase social ect….suprimiendo  en todo momento nuestros prejuicios hacia este, y buscando no causar daño ni perjuicio al paciente.

Me pregunto en que momento un médicx pone en práctica su ética moral cuando olvida por completo que tiene delante de si a un/a ser humanx, y le comunica fríamente cualquier noticia grave o no grave?  mientras que estx le habla , él o ella sólo visualizan una pantalla de ordenador sin ni siquiera tener un contacto visual …?

Qué busca en realidad un paciente? Un buen trato, un trato más humano, más cercano o un buen diagnóstico? Quizá o más bien, a modo personal , creo que ninguna de las dos están reñidas.

Creo que lxs médicos tenemos mucho “poder” y magia para hacer bien a nuestrxs pacientes, y una parte de esa magia pertenece a nuestras palabras y actos corporales. Nadie se muere por sonreír, nadie es menos profesional por tocar a un paciente en su brazo y tranquilizarle, nadie será peor médicx por calmar la parte espiritual de nuestro paciente. Ahí , estoy segura, reside la verdadera medicina, la unión entre la mente y cuerpo.

Sin duda, todxs tenemos que aprender. Lx pacientes por supuesto que también. Debéis comprender que a veces lxs médicxs están agotadxs, que estar en un hospital o centro médico viendo enfermxs todo el día también nos hace más “fríos” en algunxs momentos. No es fácil ver morir a nadie. Pensar que has estudiado durante años y que no puedes hacer nada en algunas ocasiones, es frustrante. Lxs médicxs también nos equivocamos porque somxs humanxs e imperfectos. Por eso , creo que llegar a un consenso entre las dos partes sería tremendamente útil . Utilizar la empatía, utilizar el sentido común, así como la humanidad entre todxs es sin duda el camino hacia una buena medicina.

Espero que les haya gustado mi “artículo” . Sé que hablo demasiado, en este caso, he escrito demasiado, pero…desgraciadamente soy así, y me cuesta ser parca en palabras. Gracias por su paciencia y gracias por leerme. Un abrazo a todxs!
 
Un auténtico placer Alba... y sabes que encantado que vuelvas cuando quieras...

RenalHelp: plataforma online para ayudar a convivir mejor con la enfermedad renal

sábado, 12 de abril de 2014

He recibido un mail de Tais Pérez (@TaisPD) que es psicóloga en el Centro de Hemodiálisis del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín comentándome que ha creado junto a algunos compañeros del servicio (nefrólogos, nutricionistas, expertos en educación física y enfermeros), una plataforma online completa para familiares y personas con enfermedad renal llamada RenalHelp (@RenalHelp).
 
Os dejo el vídeo de la presentación de la plataforma:
  


Todo lo que sea ayudar a enfermos renales y sus familiares siempre es positivo. Así que gracias a todos los involucrados en el proyecto y que le sirva a mucha gente...

Historia del primer trasplante de riñón exitoso

viernes, 11 de abril de 2014

Mi amiga Alba, me ha pedido que escriba un post para su blog (que por cierto, os recomiendo a todos encarecidamente) sobre algún tema que sepa de medicina... La verdad es que yo no soy experto en medicina, porque no soy sanitario -como sabéis-, con lo que lo mejor es que escribiera un poco sobre historia de medicina, tema en el que me defiendo un poco más... pero poco más... jeje. Ella debería ser la que nos hablara de medicina, que para algo es una estupenda doctora ;)...
 
He elegido un tema que tiene que ver con mi blog y es hablar sobre el primer trasplante de riñón exitoso realizado por el cirujano plástico Dr. Joseph Edward Murray (Milford, Estados Unidos, 1 de abril de 1919 - Boston, Estados Unidos, 26 de noviembre de 2012), aunque anteriormente al realizado por él, había habido otros intentos que no fructificaron.
 
 
Así en 1933, el ucraniano/ruso Yurii ("Yu Yu") Voronoy realizó el primer trasplante renal documentado a una joven en coma urémico a partir del riñón de un hombre fallecido de 60 años. Los riñones trasplantados funcionaron precariamente durante los dos primeros días; entonces, le sobrevino la muerte a la paciente. Voronoy comunicó en 1949 otros cinco trasplantes de riñón de cadáver conservado realizados sin éxito alguno.
 
 
El primer trasplante renal entre humanos con resultado de supervivencia del receptor tuvo lugar en 1947. A una joven en coma profundo por uremia, en anuria desde hacía diez días tras shock séptico secundario a un aborto complicado, se le trasplantó el riñón de un cadáver. El implante se practicó a nivel del pliegue del codo, y se mantuvo caliente con el foco de una lámpara. El riñón secretó orina el primer día, y dejó de funcionar al segundo día.
En 1950 en Chicago, se realizó el primer trasplante renal con implantación intraabdominal a una mujer afectada de poliquistosis renal y con función precaria a la que se le extrajo uno de sus riñones poliquísticos y se le sustituyó por el riñón de un cadáver. El riñón funcionó dos meses.
Después de diferentes intentos, digamos infructuosos, se produjo el 23 de diciembre de 1954 en Boston, concretamente en el Peter Bent Brigham Hospital (después Brigham and Women's Hospital), el primer trasplante renal con éxito total, concretamente fue al trasplantar un riñón entre gemelos univitelinos (Richard y Ronald Herrick) para evitar los problemas de rechazo que hasta ese momento se habían producido, ya que no había medicamentos que solucionaran este problema. El éxito, en parte, se basó en que los gemelos eran totalmente "idénticos" y su perfil genético por lo tanto también. La operación duró cinco horas y media y el Dr. Murray fue asistido por el Dr. J. Hartwell Harrison y otros médicos. En ella se trasplantó un riñón sano donado por Ronald Herrick a su hermano gemelo Richard, que se estaba muriendo de una nefritis crónica. Richard vivió durante ocho años más, después de la operación.
 
Posteriormente Murray participó en el desarrollo del Imuran y de la azatioprina, inmunosupresores que permitieron el desarrollo del trasplante de donante cadavérico. Investigó mientras era  profesor de cirugía en la Escuela Médica de Harvard el uso de las radiaciones ionizantes para controlar el posible rechazo en los trasplantes. Además se dedicó a formar médicos y equipos para la realización de trasplantes, que el mismo siguió realizando también directamente.
 
Murray fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 1990 por sus aportes a la medicina en el campo de los trasplantes. Falleció en 2012 a los 93 años en el mismo hospital en el que realizó el primer trasplante renal.
 
- POST HISTORIA DE LA MEDICINA 4
 
Referencias:
 
 
 

 

La urgenciología y el nuevo diccionario homeopático

sábado, 5 de abril de 2014



Esta semana ha habido polémica (en el buen sentido) en varios foros de debate y blogs sobre las frases del Dr. Rodríguez Sendín sobre el posible pago por el mal uso de las urgencias.
En este post no voy a hablar sobre este tema, ya que ya he opinado por twitter y en varios blogs y los que me conocéis, sabéis mi opinión, aparte de que no me apetece enrollarme con ese tema.

El hecho es que a raíz de ese debate, diferentes médicos y sanitarios en general, se han posicionado de una u otra manera. En especial, los que trabajan en urgencias, cosa por otro lado normal... pero me ha chocado que generalizadamente se utilice la palabra "urgenciólogo/a".
La palabra no existe, por lo menos de momento en la Real Academia Española de la Lengua, con lo que no entiendo muy bien el motivo de utilizarla. Parece ser que es una palabra muy extendida en Latinoamérica y que estamos adoptando ahora en España. Pero bueno, es incorrecta tanto al otro lado del charco como aquí. No me sorprendería que la RAE cualquier día la admitiera, cosas peores se han visto, como admitir toballa, almondiga o asín entre otras.

Lo fuerte no es que la gente la utilice, que cada uno es libre de inventar las palabras que quiera O_O. Lo fuerte es que se enojen porque haces un comentario al aire del twitter diciendo que la palabra no existe y que uno de los que la utilice llame incultos a los pacientes por el mal uso de las urgencias en un blog. Creo que es obvio que el desconocimiento del uso de las urgencias no es sinónimo de incultura, de hecho, no tiene nada que ver. Pero el tema de la "incultura" del paciente lo guardo para otro día...
Hay otro añadido, y es que le suelen poner tilde en la o... urgenciÓlogo/a... y por qué no la tilde en otra vocal o sin tilde... puestos a innovar...

Esto me hace pensar que la gente tiene un diccionario homeopático de palabras inventadas que no sirven para nada y que no están "empíricamente demostradas", esto es, no admitidas por la RAE. Si uno defiende la ciencia y "lo demostrable" no casa con la homeopatía... entonces ¿por qué tienen ese "diccionario homeopático"?. A mí nunca se me ocurriría decir que alguien es inculto por inventar palabras... ;)
Porfa, decidme dónde se compra el diccionario homeopático para poder entender todos los "palabros" que circulan por ahí... Gracias

Por cierto... #NoSinEvidencia 

P.D.: Aplicable todo igual a emergenciólogo

Historia y agradecimientos a personal sanitario de una amiga con estenosis ureteral (II)

miércoles, 2 de abril de 2014


El 30 de octubre publiqué un post con la historia (por desgracia inacabada) de Cristina con el título "Historia yagradecimientos a personal sanitario de una amiga con estenosis ureteral", por desgracia, desde entonces ha tenido diferentes problemas, aunque seguro el final satisfactorio de la historia está cercano.
Os posteo la que de momento es la segunda parte de la historia:

Hola a todos. Pues aquí va la continuación de mi historia renal. Lo dejé recién hecha la endopielotomía, y a la semana justa tuve que ir a urgencias por una pielonefritis y estuve ingresada una semana. Pues al salir me duró poco la tranquilidad, porque a los quince días volví al hospital por otra pielo, y me cambiaron el doble jota, que era el causante de la infección. Aquí empieza mi deambular por urgencias cada semana mas o menos. El 29 de noviembre me extraen el doble jota para ver que tal la cirugía, y al llegar a casa, TACHÁN, mis conocidos dolores. Aguanto el fin de semana y vuelvo a urgencias. Es pielonefritis otra vez pero con antibióticos y analgesia me mandan a casa ya que no tengo infección en sangre esta vez. Sigo con dolores y mi urólogo me dice que seguramente se haya vuelto a estrechar el uréter y me citan para hacerme un renograma diurético en otro hospital para ver todo mas claro, ya que con una urografía no lo ven claro. Mientras, me
colocan otro doble jota. Estuve tres días ingresada. Durante todo diciembre tengo que acudir a urgencias muchas veces por cistitis, y casi todo el personal de urgencias ya me conoce y es un poco como de chiste.. "pero Cristina, ¿otra vez aquí? ¿nos echas de menos?". Al menos me tratan de lujo y me atienden de las primeras (algo bueno tenía que tener). El 7 de enero, después de unos días pachucha, vuelvo por otra infección y aparte me sacan que tengo gripe A (ya toco todos los palos de la medicina), pero como la infección es leve, me voy a casa. Y a los pocos días, pues la pielonefritis es oficial, y me quedo un par de diitas en la que ya considero mi segunda casa. En esos días estaba pendiente del renograma, que era el 17 de enero. Pues el día 15 me quitan el doble jota porque es necesario para la prueba. Pues más de lo mismo, dolor, pero aguanto hasta el día de la prueba. El renograma no duele nada,vlo unico que sientes muchas ganas de hacer pis y tienes que aguantar media
hora. Y haberte bebido un litro de agua antes, claro. Salí del Hospital de la Princesa, y ya noté que algo no iba bien, y como tenía que ir a mi hospital a hablar con mi uróloga de un resultado que tenía pendiente, me fui en taxi porque no me fiaba de meterme en el metro. Nunca llegué a hablar con la doctora ese día, porque en la sala de espera me puse a morir, y mareada que casi me desmayé. Bajé a urgencias con mi madre y era lo de siempre. Me pusieron una vía con el chute de siempre, y se me pasó un poco. Yo creo que no me quede ingresada porque no había camas, estaban las urgencias saturadas por la gripe, y según les escuché hablar, me tendrían que haber mandado al Hospital de Torrejón, así que me mandaron a casa pero con la condición de volver el lunes a primera hora para ver cómo iba la infección. El fin de semana fue horrible pero el lunes ya estaba mejor..Nunca olvidare lo que me dijo un urólogo cuando empezó mi pesadilla de dolores: "El día que
tengas una pielonefritis, no te preocupes que te enterarás". Desde luego que me he enterado, porque es de lo peor que he pasado nunca. Dolores, fiebre, escalofríos, temblores, sudor frio, náuseas, vómitos....Y aun me quedaba otra.

En los resultados del renograma, me dijo el doctor que estaba peor que antes, el uréter se había vuelto a cerrar y había perdido un 20 por ciento de función renal, seguramente también por las infecciones. Y solo quedaba probar la pieloplastia abierta. Pues que remedio doctor, proceda usted. Aun tuve que pasar otra infección antes de la operación. El 10 de marzo llegó el día. La anestesista, que ya era una vieja conocida mía, me dijo que al despertar iba a ser bastante horrible y que aparte de la anestesia general, me iba a colocar un catéter epidural, que duele lo suyo que te lo pongan, pobrecillos en el quirófano, la lata que di. Al despertar me tire siete horas en reanimación, porque había perdido bastante sangre en la intervención, así que aparte de todo, con anemia.

Estuve 4 días en el hospital. Me habían quitado un trozo de uréter y toda la fibrosis que tenía, pero me dijeron que a la próxima (si la había), seguramente habría que quitar el riñón. Como soy tan famosa, vino a verme hasta un doctor que ya me había atendido antes a ver que tal andaba. Y es que nunca me cansaré de agradecer lo bien que me tratan en el Hospital de Henares. El 7 de abril me quitan la sonda, que me la llevé puesta (aparte de 31 grapas en el costado) y me está haciendo rabiar bastante y el 28 me quitan el doble jota y se irá viendo el desenlace. Espero que esta vez pueda dar buenas noticias. Gracias Jose por dejarme continuar mi historia en tu blog, y espero que a alguien le pueda servir. No dejéis de confiar en los profesionales de la medicina, porque aunque a veces se equivocan, miran por nuestro bienestar, aunque a veces encuentren trabas por los malditos recortes en sanidad. Cada cuerpo es un mundo y no siempre se puede acertar a la
primera. Suerte y mucho animo a todos.

Gracias a ti Cristina y queda pendiente la III parte, que será dónde cuentes que estás "perfecta".