Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

El Senado frente al sanado: divagando sobre el copago

martes, 21 de enero de 2014


Últimamente está muy en boga el tema del copago. Que sí se aplica, que si no, que la Comunidad Autónoma tal lo va a aplicar, que si la otra no, que si una parcialmente, etc. También se vienen comentando partes del copago que van "adelante", otras que se paralizan, como lo de las ambulancias.
Los que somos "sufridores" de la Sanidad Pública, esto nos ha caído como una losa, porque se suma a los recortes salariales (los que tenemos la suerte de tener salario, que los hay, que ni eso), a las subidas de impuestos, a la situación general que hay, etc. Bastante desgracia es estar enfermo, y por eso he usado la palabra "sufridor", no por criticar a la Sanidad, simplemente por tener que hacer uso de ella por causa de fuerza mayor (enfermedad), como para que encima nos enferme el bolsillo.
Es cierto que quizá todo es cuestión de falta de costumbre y que ahora nos den ese giro nos trastoca totalmente. De hecho, como dijo Hume: "La costumbre es la gran guía de la vida humana".

También es cierto que España es de los pocos países de Europa que no aplicaba ningún tipo de copago, como se observa en la infografía siguiente de copago.net que ya publiqué por twitter:
 
 
Realmente lo más triste de esto es leer casos de gente que deja la medicación o los tratamientos por no poderse permitir pagarlos debido a la crisis que sufren en sus hogares, con lo que el tema del copago es darle una vuelta más al tornillo de su estrangulamiento.

Pienso que el copago está mal definido y mal planteado (es una opinión totalmente  personal). Sin ser totalmente contrario a él, porque reconozco que hemos (y digo hemos) abusado del sistema, creo que las cabezas pensantes del sistema no se han lucido mucho... No obstante, creo que puestos a sacar las tijeras a pasear, ¿por qué no se ceban antes con otras cosas más superfluas?... se me ocurre una Cámara Alta que alberga (de vez en cuando, porque no siempre van) a 266 personas cuya labor es más que discutible, o mejor dicho, más que prescindible.

El presupuesto de estos señores para el año 2013 (último publicado) es de casi 52 millones de euros según lo que ellos mismos exponen en su web. Sin entrar en valoraciones de que encima, hay salarios no merecidos que son vitalicios y otros tipos de complementos, también publicados en su Régimen económico.

Es cuestión de poner en una balanza necesidades, como se suele decir, es cuestión de priorizar. Según Sanidad, el ahorro por el copago (que no me acabo de creer, pero bueno) puede rondar los 2100 millones de euros anuales... Soy de ciencias y no me salen los números, pero vengaaaa "admitimos pulpo"... pero como dice mi madre "toda piedra hace pared" y prefiero 50 millones de euros para medicinas de necesitados que para salarios de innecesarios enchufados (llamadme demagogo).

Otro tema sería hablar del presupuesto de esos hospitales públicos que nos tratan de privatizar... "blanco, y en botella leche", con esos más de 50 millones de euros año, tenemos un hospital de y para todos (véanse los ejemplos siguientes con datos del 2.012).
 
 
Conclusión 1: Prefiero a un sanado que un Senado.
Conclusión 2: Que difícil es escribir en el coche camino de Murcia. Perdón!

2 comentarios:

Eme de Mery dijo...

Lo que es una lástima es que un sistema de sanidad pública, sin copagos, sin carencias, sin necesidades, como el que tenía España, se esté yendo a la m...por ¿problema de gestión administrativa? ¿mala gestión económica?. A saber.

No sé si lo habrás visto, imagino que sí, es uno de los archiconocidos: http://www.youtube.com/watch?v=8k8DrUnutxc

Saludos.

Jose Vte. dijo...

Hola María,
conocía el vídeo, pero el médico que habla generaliza a todos los políticos no sólo a los del Senado.
Está claro que hay muchos que están/estamos hartos