Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Que en el 2.015 se cumplan vuestros sueños

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Un año más ha pasado, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Pero como decía el otro día, tenemos que ser positivos, porque si miramos alrededor, siempre hay alguien que está peor.
Yo, sin entrar en temas personales y de salud, que para variar, ando regulín... simplemente agradeceros el que os paséis por aquí o por twitter a "escucharme".
El blog ha superado el 1.700.000 visitantes y en twitter he alcanzado los 5.000 seguidores. Esto era algo que ni podía ni imaginar cuando me lance a este mundo digital. Así que de nuevo MIL GRACIAS A TOD@S
 
Simplemente desearos que en el 2.015 se cumplan todos vuestros sueños y que sea un año plagado de salud y felicidad
 
 
Besos y abrazos
Jose

Feliz Navidad y mucha salud para tod@s

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Sé que es difícil que les haya tocado la lotería, pero como dije el otro día en twitter, no hay mejor lotería que la de gozar de buena salud... pues eso, en estas fechas tan especiales, ese es mi deseo para tod@s ustedes... MUCHA SALUD... también acompañada, de unas gotitas de felicidad.
 
 
FELIZ NAVIDAD

Buscan personas (mujeres de Barcelona) para proyecto de investigación para mejorar la Sonda Foley

domingo, 7 de diciembre de 2014

Hace unos días he estado intercambiando mails con una chica que se puso en contacto conmigo para solicitarme si le podía poner en contacto con pacientes que sean o hayan sido portadores de Sonda Foley, ya que estaba realizando un estudio para mejorar estos "artilugios" y que fueran menos "agresivos" con los portadores. Me ha comentado que son un grupo de tres jóvenes investigadores de España involucrados en un proyecto relacionado con los catéteres Foley y buscan personas que estén dispuestas a participar en una entrevista. El objetivo de esta entrevista sería conocer de primera mano cómo el catéter influencia su vida.
 
Formo parte de un grupo de investigadores jóvenes en España. Actualmente estamos trabajando en un proyecto relacionado con el uso de catéteres urinarios. Buscando información de todo tipo en la red, me encontré con su blog, que me pareció muy interesante. El objetivo de nuestro proyecto es poder diseñar un catéter innovador que no solo tenga en cuenta los requisitos médicos sino las preferencias de los usuarios mismos también. Por este motivo nos planteamos entrevistar a personas que actualmente estén usando estos dispositivos. Me gustaría saber si existiese la posibilidad de realizar dicho estudio con la ayuda de los suscriptores del blog o si conoce alguna persona que pueda estar interesada en la entrevista de forma individual.
 
Es obvio que yo no poseo datos de ninguna persona, salvo las opiniones públicas que hay posteadas en el blog que son accesibles por cualquiera. De hecho, la única persona que haya sido portadora de Sonda Foley de la que conozco datos, soy yo mismo... Con lo que le pregunto en que le puedo ayudar y me dice...
 
Haríamos entrevista con personas que lleven catéter Foley, sea por incontinencia o cualquier enfermedad. De momento lo haríamos con mujeres en Barcelona. Si hay alguien que pueda estar interesado, te agradecería si se pudiera poner en contacto con nosotros en el mail silviavazquez1979@gmail.com y podríamos incluso valorar una modesta compensación económica dependiendo de cada caso.
 
No puedo dar más información de la que me ha facilitado esta chica y he de confiar en la buena voluntad de ella... Por mi parte que no quede, si es algo que puede ser a la larga beneficioso para todos... Sólo recalcar que en todo caso, todo esto es totalmente ajeno al blog y su propietario.
 
No obstante, me gustaría tener noticias del proyecto y su evolución...

Una App. para diagnosticar problemas urológicos y sexuales

domingo, 23 de noviembre de 2014

Hoy volvemos a tener un invitado de lujo en el blog, el Dr. Eduard García Cruz, licenciado en medicina y especialista en urología en el Hospital Clínic de Barcelona, y responsable del Área de Men´s Health de Barnaclinic. Autor de más de 30 publicaciones científicas y más de 100 presentaciones a congresos. Sus áreas de interés son básicamente: disfunción eréctil, déficit de testosterona, hiperplasia de próstata, cirugía de pene, cáncer de próstata y trasplante de riñón entre otras.

 El Dr. García Cruz junto con otros colaboradores profesionales ha lanzado una aplicación para móviles cuyo título es “Men’s Sexual Medicine” (aparece también como “Urología” o “Urología y Salud del Hombre” en las tiendas de Apps) y es la primer aplicación para móviles que permite al usuario autoevaluar sus problemas urológicos y fundamentalmente sexuales en el caso de que le de reparo acudir a la consulta del especialista. No obstante, me permito recordar que lo de acudir al profesional se debería de hacer, independientemente de la excelente calidad de la aplicación.

La app. es totalmente gratuita para los usuarios/pacientes, habiendo una versión PRO que tiene un pequeño coste, pero que está indicada para médicos y profesionales, ya que, en palabras del Dr. García Cruz “se incluyen dos temas que bajo nuestro punto de vista eran demasiado técnicos y específicos, como son el déficit de testosterona y la incurvación de pene, para la versión de pacientes”.


Sin más, que nos explique el propio Dr. el motivo y la finalidad de crear esta genial app

Desde hace unos 10 años me dedico a la medicina sexual y he llegado a dos conclusiones: a los hombres no les gusta ir al médico a decirle que tienen problemas en el pene, y a la mayoría de médicos no les gusta que sus pacientes les hablen de problemas de la esfera sexual.

Y es una pena, porque tenemos tratamientos magníficos que permitirían mejorar la vida sexual de gran cantidad de personas y, por otro lado, los problemas sexuales (especialmente la disfunción eréctil), son predictores muy eficaces de los problemas de salud más preocupantes en las sociedades del primer mundo (hipertensión, diabetes, colesterol, problemas cardiacos, etc…), que a los médicos tanto nos preocupa encontrar.

Viendo el panorama, podríamos pensar que el sexo es algo menos interesante y que preocupa menos de lo podría parecer, hasta que te fijas en las estadísticas: la mayoría de pacientes con problemas sexuales busca información en internet y los fármacos más falsificados del mundo son los que mejoran la erección. Valga como ejemplo que “viagra” genera en Google 114.000.000 resultados, algo más que “Cristiano Ronaldo” 110.000.000 y francamente más que “Rajoy” 33.400.000 (datos de 18 de Noviembre de 2014, 23:59h).

Por lo tanto, si aceptamos que el sexo sí es interesante y los hombres sí quieren una solución, tenemos que pensar en maneras alternativas de ofrecer la información. Y así es como nació la idea de crear una app con información de calidad: hemos intentado que la información sea útil y rigurosa, y se adapte lo más posible a las características de cada persona. Para ello hemos tenido la suerte de contar con lo mejor de lo mejor de la Urología y Medicina Sexual en Europa: Dr Javier Romero, Hospital 12 de Octubre de Madrid; Dr Nuno Tomada, Hospital de Sao Joao de Porto; Dr Giulio Garaffa, University College London Hospitals, Dr Ege Can Serefoglu, Bagciglar Training and Research Hospital de Istambul; Dr Markus Margreiter, Universidad de Viena y Dr Maarten Albersen, Universidad de Leuven.

La app (Men´s Sexual Medicine) no pretende de ninguna manera substituir la visita con el médico: muy al contrario, pretender ser el primer paso hacia conseguir ayuda profesional y la normalización de los problemas en la esfera sexual.

Para finalizar os pongo los enlaces para descargar la aplicación

-          Google Play (versión Android)
-          iTunes Store (versión Apple)

y agradecer enormemente al Dr. García Cruz de manera directa y a sus colaboradores de manera indirecta que hayan tenido a bien pasarse por aquí. Decirles también que nos encantaría que volvieran para comentar más temas de interés… 

¿Por qué lo llaman ecografía 4D cuando quieren decir te cobro por tus emociones ?

martes, 18 de noviembre de 2014

Últimamente han proliferado mucho los anuncios de las ecografías en 4D (abreviatura de 4 dimensiones) y aunque su uso más común, es en ginecología y obstetricia (concretamente para ver el bebé durante el embarazo), también se utilizan para otros exámenes, por ejemplo urológicos.
Realmente escribo este post porque ya en mi twitter he comentado en varias ocasiones que se está empleando mal el término ecografía en 4D, por no decir, que las ecografías en 4D no existen como tales. Por lo menos, como claramente diferenciadas (físicamente hablando) de las 3D.
Para llegar a esta conclusión, hay que partir de cuáles son las dimensiones del espacio. Eso que nos enseñaban en el cole y el instituto de los ejes X, Y y Z. En palabras burdas, el ancho, profundo y alto. No hay objeto real que tenga ni menos, ni más de 3 dimensiones (a priori).
 

Por lo tanto, la ecografía realista sería la que permite ver en 3D, esto es, de manera volumétrica.
 
Hasta hace unos años, la tecnología no permitía observar en 3D a través del ecógrafo, con lo que se utilizaban ecografías en 2D (dos dimensiones o bidimensionales), que eran, o mejor dicho son, (porque siguen utilizándose) una plasmación en plano de lo que realmente es tridimensional/volumétrico. Es decir, una representación gráfica en dos ejes (X e Y) de lo que realmente tiene tres ejes (los mentados X, Y e Z). Las ecografías en 2D siguen siendo las que se realizan normalmente en la clínica u hospital para realizar un diagnóstico común y se caracterizan porque las imágenes son planas, no tienen profundidad.
Con la evolución tecnológica, desde finales de los años 80 y principios de los 90, se desarrollaron ecógrafos y software de tratamiento de imágenes que permitían captar las imágenes en sus tres dimensiones y empezaron a utilizarse las ecografías en 3D. La ecografía en 3D se basa en el mismo principio básico de los ultrasonidos, incorporando también la medida del volumen frente a la ecografía realizada en dos planos.
Es obvio, que lo que comento aquí arriba es fundamentalmente aplicable a la pantalla del ecógrafo/ordenador, porque si ya es difícil hacer la renderización en 3 dimensiones en la pantalla, más difícil es plasmarla en papel cuando se imprimen las “fotos”. Realmente hay que tener “un poco de imaginación” para ver las tres dimensiones, sobre todo en una hoja, que por definición, es de dos dimensiones.
Hasta aquí lo que es relativo al espacio Euclídeo, que por no meterme en temas complejos de física, sería lo que es representable de manera tridimensional, que es tal como vemos nosotros las cosas. Entonces ¿Cuál es la 4D (cuarta dimensión)?. Habría dos respuestas posibles a esta pregunta:
-        Que la cuarta dimensión sea el tiempo (t), cosa ampliamente explicada en física en la Teoría de la Relatividad de Einstein. Admitiríamos pulpo si en las ecografías 2D y 3D no se hubiera usado nunca el componente temporal, pero no es así. En la mayor parte de las ecografías 3D y muchas de las 2D se usa el tiempo. De hecho graban secuencias incluso a modo de video, con lo que clarísimamente interviene el tiempo.
-       Que la cuarta dimensión sea una “nueva” dimensión espacial en el mundo de las n-dimensiones. Esta es una teoría matemática basada en la representación de figuras que van más allá de las tres dimensiones volumétricas como el teseracto o hipercubo (en la figura). A día de hoy, es totalmente imposible asemejar una figura humana a estas figuras. Es un poco difícil de explicar en palabras, pero queda descartado que la 4D de los ecógrafos sea esto. 
 
 
La conclusión está clara, no está correctamente utilizado el concepto 4D cuando hablamos de las ecografías, ya que sólo podría referirse al añadido temporal y ese ya se aplicaba en las 2D y 3D.
No obstante, podemos hacer una serie de apreciaciones adicionales para los más puristas:
-       Para los que dicen que las ecografías en 2D no tienen o tenían el componente temporal, simplemente hay que decir que se muestran en un monitor en tiempo real, aunque la imagen será borrosa si el feto (en caso de ser ginecológica) se está moviendo. Por eso, el doctor puede realizar varios intentos antes de captar una imagen adecuada para poder imprimir, con lo que hay t (tiempo) claramente. Que en un monitor se vean las imágenes planas y en blanco y negro, y en la ecografía impresa en papel evidentemente también se vean imágenes fijas, planas y en blanco y negro, no significa que no tengan componente temporal como he dicho.
-       Muchas veces se asocia 4D con ecografías de mayor resolución o calidad, debido a la evolución tecnológica. ¿Por qué no la llaman simplemente “evolucionada”, “mejorada”, “de mayor calidad”? en lugar de utilizar una terminología (4D) que lleva claramente a confusión.
-        Si como muchos dicen, las ecografías en cuatro dimensiones, son un vídeo de la ecografía, es decir, una ecografía en 3D pero grabada y vista a tiempo real. ¿Por qué no lo llaman vídeo de ecografía en 3D?.
-       Los servicios médicos que dicen que la ecografía 4D tiene más volúmenes por segundo que la 3D (suelen hablar a partir de 40) vuelven a mezclar el concepto de video con el de ecografía, pero eso no las hace 4D, simplemente hace que los movimientos se observen menos pausados y más reales, como si viéramos una peli… pero no es 4D!!!
Como curiosidad, ahora con las nuevas impresoras 3D, han aparecido empresas que venden replicas impresas de tu feto en 3D a partir de tu ecografía. Por cierto vuelve a ser una incongruencia porque imprimen en 3D a partir de un 4D… mmmm
 
Está claro que los últimos avances en radiodiagnóstico son y serán muy importantes para todos. Pero aunque no tanto, también es importante llamarlos de manera correcta o cuanto menos no inducir a falsas expectativas o interpretaciones.

¿Qué significa la frase “vas a hacer vida normal” para los médicos?

domingo, 9 de noviembre de 2014

Tenía este post en mente hace tiempo, pero por falta de tiempo fundamentalmente no lo había escrito. Ante todo, quiero empezar con la premisa que esto no es ningún tipo de ataque contra el sector sanitario. Los que me conocéis sabéis que soy admirador y creo profundamente en el excelente trabajo, profesionalidad y saber hacer de los que “visten batas blancas/verdes”. Este post más bien es una reflexión en voz alta, o quizá mejor, una pregunta lanzada a todos esos amigos sanitarios que se pasan por aquí, para que me resuelvan una duda existencial… ¿Qué es para los médicos eso de “vida normal”?.
Mi planteamiento parte de un análisis cuantitativo, que no cualitativo de los comentarios de la gente en este, mi humilde blog. Creo que sabéis que aparte de divagar sobre sanidad, está centrado en problemas renales, concretamente el título de “Mi vida con un catéter doble J” lo deja muy claro. Pues a partir de los comentarios de los portadores del mentado catéter doble J me surge la duda.
Resulta que si acudes a la bibliografía médica, un alto porcentaje de los que lo han/hemos llevado tienen/tenemos diferentes, llamémosle, síntomas asociados a portarlo: hematurias, dolores, cólicos, infecciones, nauseas, etc.
Si analizas los más de 3.000 comentarios del blog, de los que más de un 80% han sido o son portadores del catéter doble J, han sufrido o sufren habitualmente alguno de estos síntomas.

Si la bibliografía médica y los comentarios de la mayoría de los pacientes dicen que en mayor o menor medida el “cablecito es la mar de incómodo” por decirlo de manera fina, ¿por qué los médicos se empeñan en decir cuando te lo ponen “tranquilo, con él harás vida normal”?. Esto último no es una extrapolación, insisto, sólo hay que leer los comentarios del blog, como he dicho más de 3.000 y es generalizado que a casi todos se les han dicho lo de “vida normal”.
Yo siempre cuento una anécdota mía con un conocido urólogo de Valencia, hoy en día amiguete mío, que me trató y me colocó un catéter doble J por uno de mis problemas… por supuesto, me dijo que “haría vida normal”. Por no extenderme mucho en la historia, simplemente diré que al cabo del tiempo, y por desgracia, él sufrió de cálculos renales y tuvo que ser portador de un catéter doble J. Me llamó y me dijo “José, te quedabas corto con lo que decías, esto es infernal… no diré nunca más lo de hacer vida normal”.
A partir de esto te entran las dudas de cuál es el motivo de decir “vida normal”, si es porque no hacen mucho caso a la bibliografía, si es porque consideran esos síntomas leves, si es porque no lo han sufrido en sus carnes, si es por animar al paciente, si es una “mentira piadosa”… Realmente no sé el motivo, si me lo decís, saldría de dudas.
La Real Academia Española de la Lengua nos da las siguientes acepciones del término “normal”:
 
La primera dice “Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural”, es obvio que nuestro cuerpo con esos síntomas no se halla en su estado natural. Además que algo normal es lo que es estadísticamente habitual y encontrarse mal, no lo es.
 
Todo lo que comento relativo al catéter doble J, creo que es extensivo a otras patologías y valoraciones médicas, por eso se agranda mi duda de que significa “vida normal” o cuál es el motivo de utilizarlo así a la ligera (permitidme la expresión).

Sobre esto, el otro día leí un post muy interesante aplicado a la psiquiatría, pero extensible a otras especialidades médicas, como sus propios autores dicen que se titula “Palabras que tu psiquiatra aprendió a abandonar (I): VERDAD” de los doctores Olga Bautista Garrido y J. Camilo Vázquez Caubet de su blog Anabis. Copio un párrafo literal:
El motivo es que existen una serie de términos de uso cotidiano que no tienen mucha utilidad en consulta. Son palabras que pueden resultar engañosas y contraproducentes para quien las emplea, o incluso para el clínico que se deja atrapar por ellas sin darse cuenta”.

¿Será este el motivo? Que hay palabras que mejor no decir en consulta y ¿mejor una mentirijilla para animar al paciente?.
Realmente aquí me planteo ¿qué es mejor que me digan? 1) vas a estar tres meses jo#### (con perdón) pero es por tu bien y después estarás como nuevo o que me digan 2) estos tres meses vas a hacer vida normal y que al rato piense “esta/e Dra./Dr. que mentira más gorda me ha dicho” (por decirlo suave).
 
Por favor! sacadme de mis dudas ;)

Historia de una amiga con cálculos recurrentes y cistinuria

jueves, 30 de octubre de 2014


Hoy os voy a postear la historia de Rosa, una amiga que desde jovencita sufre de cálculos renales y nos ha enviado la historia por si puede ayudar a alguien...

Intentaré ser fiel a la cronología exacta, aunque creo que será del todo imposible por mi mala memoria y porque son tantísimos episodios que no los ubico bien en el tiempo. Mi historia con los cálculos empieza con 14 años, quizás antes, en unas vacaciones en las que mis padres habían bajado a la playa y mi hermano y yo nos quedamos un rato más durmiendo en el hotel. Recuerdo que me desperté con un terrible dolor y a mi hermano muy asustado. También recuerdo que grité mucho y mi hermano fue a buscar a mis padres a la playa. Me llevaron al hospital y lo único que recuerdo es que descartaron una apendicitis. Ya de vuelta de vacaciones, tras más pruebas, me vieron unas arenillas que poco a poco fui expulsando con la orina. Así empezaba mi larga historia.
Durante unos años, fue el riñón derecho donde me salían todos los cálculos. Unos cálculos pequeños que alguna vez obstruían el uréter. Me parece que sólo he llevado dos veces una sonda de nefrostomía. No lo recuerdo como algo traumático porque hacía vida totalmente normal y fue una edad (antes de los 18) en la que lejos de verlo como algo antiestético casi nos hacía gracia que llevara mí propia orina en una bolsa agarrada a la pierna. Mi madre me ponía un refuerzo en la espalda y hasta salía de fiesta. Con la nefrostomía no hubo ningún dolor y las retiraron después de la litotricia de rigor. Recuerdo algunos cólicos muy dolorosos hasta hace 4 años. Uno en el que hasta pregunté a mi madre si era posible que me estuviese muriendo de dolor. Otro en el que la chica que nos limpiaba en el piso de estudiantes me bajó al médico en el coche y gritaba que me quería morir. El día que hice la prueba de acceso a la universidad, una ambulancia me tuvo que llevar al hospital más cercano. Más y más dolores que han acabado en litotricias fuera de mi comunidad. Esto se ha venido sucediendo hasta los veintisiete años que tuve una piedra de 3 centímetros en el riñón izquierdo. Esa piedra no me dio ningún problema porque era muy grande para moverse. Me pusieron un catéter doble j hasta la operación. Me río yo del “es como si no llevases nada”. Fue horrible, los meses que lo tuve puesto era como si no tuviese energía, no me apetecía ni comer. La operación por laparoscopia fue genial y me quitaron la piedra y una estrechez que tenía en el uréter a la salida del riñón. Desde entonces, he expulsado varias piedras sin cólico alguno. Hace un par de meses, en una revisión, me vieron una piedra de 2 centímetros que estoy pendiente de operación.
Tengo cistinuria, una enfermedad hereditaria. Hace poco me pregunté a mí misma si era justo tener un hijo y pasarle esta enfermedad. Mi respuesta fue que no sé bien si es justo o no, sólo sé que pese a los médicos que he visitado, pese a los fortísimos dolores y pese a las hospitalizaciones, mi vida ha sido y es maravillosa. Ahora tengo 31 años.
Me he dejado muchísimos episodios, espero que mi testimonio sirva a alguien.
Un abrazo.
 
Gracias Rosa y espero estés perfectamente...

La dieta y su influencia en la formación de cálculos renales por el Dr. Álvaro Molina Ordás (nefrólogo)

jueves, 23 de octubre de 2014

Hoy tenemos un invitado de lujo en el blog, el Dr. Álvaro Molina Ordás (@alv_ords), especialista en nefrología que nos habla sobre...

La dieta y su influencia en la formación de cálculos renales

 La formación de  litiasis renal es una situación frecuente en muchas personas. De hecho, algunas estadísticas señalan que al menos el 10% de la población mundial tendrá a lo largo de su vida algún cálculo renal! con lo que no estamos hablando en absoluto de una situación rara.

En muchas ocasiones se tratará de un único episodio aislado que podrá producir o no clínica (cólico renal), pero en otros casos la formación de piedras será reiterativa y reincidente. Es en estos últimos supuestos cuando será obligado la realización de un estudio para examinar si hay alguna situación que esté favoreciendo su producción, es lo que se denomina estudio metabólico de litiasis y de lo que hablaremos a continuación.

 Tipos de litiasis

 Antes de comentar en que consiste un estudio metabólico de litiasis, señalaremos los tipos de cálculos que podemos encontrarnos según su composición química. Así, pueden ser de:

-    oxalato cálcico, que son los más frecuentes
-    fosfato cálcico
-    estruvita
-    ácido úrico
-    cristina
-    mixtos

Muchas veces, si se recupera la piedra que ha provocado un cólico renal, se puede analizar su composición química, lo cual puede orientarnos hacia donde puede existir una alteración metabólica que favorezca su formación.

 El estudio metabólico de litiasis

 Una vez comentados los tipos de cálculos, hablaremos de las pruebas que se realizan en el estudio metabólico para descubrir posibles causas que justifiquen su formación. Así, se efectúan:

-    medición de la eliminación de calcio en orina durante 24 horas, valor que si está elevado puede justificar la presencia de litiasis. Esta situación es lo que se denomina hipercalciuria, y en ocasiones puede traducir la existencia de un trastorno a otro nivel, como por ejemplo en las glándulas paratiroides, por lo que un valor elevado nos obligará frecuentemente a realizar más pruebas

-    cálculo de la eliminación en orina de 24 horas de ácido úrico, donde un valor elevado igualmente favorecerá la formación de cálculos de esta sustancia, denominándose esta situación, hiperuricosuria

-    medición de la eliminación en la orina de 24 horas de oxalato. Al igual que en los casos anteriores un valor muy elevado será un factor de riesgo para la formación de cálculos de oxalato cálcico, siendo esta situación hiperoxaluria

-    por último, unos niveles bajos de citrato en la orina de 24 horas favorecen la formación de cálculos, ya que esta sustancia es un inhibidor de la formación de litiasis, siendo este caso hipocitraturia

El papel de la dieta

 Ya hemos visto las diferentes alteraciones que se pueden obtener en un estudio metabólico. Ahora  la pregunta sería: ¿se puede hacer algo para modificar esta situación mediante cambio en los hábitos dietéticos y así poder prevenir en un futuro la formación de litiasis? Lo veremos a continuación:

-    en el caso de hiperuricosuria se recomienda la realización de una dieta pobre en purinas. Para ello será fundamental evitar el consumo de bebidas alcohólicas, especialmente si son de alta graduación, carnes rojas, productos de caza, vísceras animales  y mariscos

-    si el estudio muestra la presencia de hiperoxaluria, habrá que reducir en este caso el consumo de algunos vegetales ricos en esta sustancia, entre los que se encuentran: espinacas, remolachas, rábanos, perejil, ruibarbo, y moderar el consumo de té, chocolate, nueces y café. En el caso de las verduras puede ser útil su cocción a la hora de la elaboración, ya que gran cantidad de oxalato es transferida al agua donde se cocina.

-    si detectamos la presencia de hipercalciuria, en general no se recomienda restringir la toma de calcio, ya que en estos casos no se ha visto ningún beneficio a la hora de prevenir la formación de litiasis renales y, por contra se pueden producir problemas de osteoporosis y osteopenia por insuficiente calcificación de los huesos

-    en el caso de una hipocitraturia y litiasis de repetición, puede ser útil la ingesta de citrato potasio siempre prescrito por un médico y con una pauta clara de dosificación

-    otra sustancia que se ha visto que favorece la formación de cálculos de oxalato es la vitamina C tomada en dosis elevadas, por lo que en estos casos se recomendará moderar el consumo de esta vitamina

-    por último, una ingesta excesiva de sodio (sal) y baja de potasio se ha visto que produce un riesgo elevado de formación de litiasis renal, de ahí que se recomiende en general en estos casos tomar poca sal y, por el contrario, aumentar el consumo de frutas y verduras ricas en potasio, como por ejemplo: plátanos, kiwis, uvas, melón, melocotones.. .

En todos los casos y como medida general más efectiva, es muy recomendable beber abundante líquido todos los días, y especialmente en aquellas situaciones de fuerte sudoración, como calor extremo y humedad, para ayudar a arrastrar las pequeñas litiasis que puedan formarse y evitar la formación de grandes cálculos que inevitablemente producirán cólicos renales al moverse.    

Muchas gracias al Dr. Molina por haberse pasado por aquí.

El TAC o la TAC ¿Cómo se debe decir?

sábado, 20 de septiembre de 2014


Uno de los principales problemas de la terminología médica, es que la Real Academia Española de la Lengua (RAE) es un poco "lenta" en incorporar las palabras y en muchas ocasiones se crea un "vacío lingüístico" a la hora de utilizar correctamente una palabra, con lo que cada uno utilizamos la palabra o mejor dicho, el palabro, de la manera que queremos, con lo que podemos decir que todos tenemos razón, aunque lo correcto sería decir que nadie tiene razón, ya que si la RAE no lo admite, teóricamente la palabra no existe. Entonces... ¿cómo nombramos ese objeto, técnica o lo que sea?.

Recuerdo que hace algo de tiempo hablé de un caso muy común que es el de las palabras urgenciolo o emergenciólogo, que ninguna de las dos existe por ahora.
Hoy a raíz de un comentario en twitter del Dr. J Rivas sobre la cardioplegia o cardioplejia, me ha venido otra vez la idea de vacío lingüístico que he comentado antes. Basta con pasearse por Google para ver que la palabra aparece en diferentes estudios, tanto de una manera como de otra, mientras que ni con ge, ni con jota es admitida por la RAE. De hecho el Dr. me ha comentado que en algún lugar la ha visto a la vez de las dos maneras...
 
 
Otro tema también es si lleva tilde en la i o no lo lleva, porque también lo he visto de las dos maneras... Esto nos lleva a cuatro posibilidades para la misma palabra: cardioplegia, cardioplegía, cardioplejia y cardioplejía. En fin... un lío que la RAE no nos resuelve.

Otro caso totalmente distinto es el del T.A.C. y es por el que escribo este post. El otro día... Alba, gran médica, mejor amiga y además de las dos cosas, muy perfeccionista... (nos parecemos en lo último ;)) me comentó que lo correcto era decir la TAC, ya que TAC era una abreviatura de tomografía axial computarizada y como la palabra tomografía es femenina...

 
... nos dice la norma, que cuando la abreviatura es cuestión sustituye a una palabra femenina, debe ser usada en femenino, con lo que, a priori, la TAC es correcto. Pero no es así, la TAC no se puede decir... ¿ por qué? porque de un tiempo hacia aquí, la RAE ha incluido la palabra TAC como sustantivo en nuestro lenguaje, independientemente que provenga de una abreviación y le ha asignado el género masculino como se ve en la segunda acepción de nuestro querido diccionario...
 
... por lo tanto la manera correcta es el TAC o la tomografía.

Otro tema es lo que ponga en el Diccionario de Términos Médicos* de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), que no está oficializado. Como curiosidad, diré que ahí lo considera femenino (para acabarlo de liar más si cabe)...

 
Saldada esta duda existencial... simplemente decirles a nuestros académicos que avancen en el lenguaje tanto como se avanza en la ciencia y no sólo se preocupen de admitir fistro, choni, jipi y demás.

*Gracias a Jorgelina Taveira por el aporte

La belleza de los riñones

jueves, 18 de septiembre de 2014


La cistitis vista al microscopio

domingo, 7 de septiembre de 2014



Visión de la cistitis al microscopio SEM (electrónico de barrido) y coloreada. Las bacterias E. Coli (en amarillo) se ven en un paisaje de las células que recubren la vejiga (en azul) en las que están causando estragos. Causan hinchazón dolorosa y secreción de moco (hebras en naranja). A veces irritan la vejiga tanto que sangra y la orina es rojiza por los glóbulos rojos de la sangre (en rojo a la izquierda).
 
Imagen cortesía de SciencePhotoLibrary.

La lactancia materna y el tabaco: los árboles no nos dejan ver el bosque

sábado, 6 de septiembre de 2014

Ayer por la noche me fui a la cama pensando, después de dedicarme muchos años a la docencia, que no lograba explicarme con ciertas personas... No sabía si era porque yo contaba mal las cosas, porque con 140 caracteres de Twitter no me podía explayar, porque el receptor no lo entendía o porque su obcecación no se lo dejaba entender.
He usado la palabra obcecación cuando realmente la que se me ha pasado por la cabeza es fanatismo, pero no quiero crearme ninguna animadversión.
Todo empezó con la publicación en mi cuenta de twitter de una imagen perteneciente a una campaña publicitaria antitabaco. Concretamente la imagen es esta:
 

Como se puede leer, la imagen va acompañada de un eslogan que reza en inglés "women who smoke feed more than just milk to their children" que viene a traducirse más o menos por "las mujeres que fuman alimentan con algo más que leche a sus niños".
Me parece a mí, y os pido que me corrijáis si me equivoco, que es una campaña claramente en contra del tabaco. Aludiendo a que no sólo es perjudicial para la madre, sino que puede serlo para el bebé. Se sobreentiende que es una manera de motivar a las madres fumadoras a dejar de fumar.
No voy a extenderme poniendo artículos médicos dónde queda ampliamente descrito que el tabaco es perjudicial, y que en el caso del embarazo, es perjudicial para madre y feto. Sencillamente con ir a buscadores médicos salen cientos, incluso en el buscador generalista de Google, es sencillísimo encontrarlos.
El tema es que al publicar el tuit con esa imagen, me respondieron varias defensoras de la lactancia materna (incluso lo retuiteó un pediatra) mezclando, a mi entender, "churras con merinas". Para poder comentarlo, primero os pongo el tuit que yo escribí...
 
 
Decidme, por favor, ¿ dónde ataco yo a la lactancia materna en ese tuit?. Creo que simplemente el hashtag final del tuit de #fumarmata deja bien claro en que línea estaba posteado.
No obstante, no tengo problema en decir que soy defensor de la lactancia materna y apoyo encarecidamente la "lucha" antitabaco... pero no tiene nada que ver una cosa con la otra... y en este caso, no tenían porque mezclarse (como dejé claro en el siguiente tuit).
 
Para mí, el mensaje debería ser: fumar es perjudicial, fumar embarazada peor y se debe evitar. Creo que el mensaje "la lecha materna es mejor que la de farmacia y si la madre va a fumar mejor que fume dando leche materna" no es adecuado y más aún si sale de un profesional sanitario, y perdonadme salirme de mis temas, pero el mensaje debe ser, a mi entender, siempre contrario al tabaco. Se debe procurar que la gente no fume y aconsejar a las embarazadas con más ímpetu aún que no lo hagan. Y es independiente de lactancia materna o leche de farmacia. NO al tabaco.
Además, no se puede menospreciar la inteligencia de quien ve un anuncio o un mensaje, sea madre o no lo sea. Decidme que parte de la foto dice que se deje de dar pecho... Es obvio que la interpretación es libre, pero ... un poquito de por favor...
 
 
Después, alguno de los interlocutores borró varios de los tuits que puso. Creo que se dio cuenta que "no se debe mezclar la velocidad con el tocino".
Hace unos meses entré en un "debate" en tuiter apoyando la lactancia materna, "en contra" de algunos tuiteros que expresaban su opinión. Uno de ellos comento que "había auténticas talibanes de la lactancia". No lo entendí como una descalificación, más bien como un sinónimo de "radicalización extrema" y eso que yo estaba en el "bando contrario"... ¿ Las habrá de verdad?... Espero que no...
Creo sinceramente, que muchas veces, como se suele decir, "los árboles no nos dejan ver el bosque" y el motivo es que nos obcecamos en defender algo, sin ver que lo que el otro dice no es contrario a lo que decimos, simplemente es una cosa paralela. No hablamos de si está medio lleno o medio vacío, hablamos de que es "pipí"...
 
 
No quiero daros más la lata. Para finalizar, dos frases separadas por un punto y aparte:
 
ALIMENTA A TU BEBÉ CON LECHE MATERNA.
NO FUMES.

Historia de cómo vive un paciente una operación de Uretroplastia

lunes, 25 de agosto de 2014

Hoy os voy a postear la historia que me ha remitido un visitante del blog que ha sido sometido a una intervención de urotroplastia (no confundir con ureteroplastia). La primera es para solucionar la estenosis de uretra, la segunda la estenosis de uréter... 

Esta es la historia de una Uretroplastia, contada desde el punto de vista de un paciente cualquiera, en la que intentaré reflejar cuales fueron mis sensaciones y mis reacciones ante esta operación en concreto.

 Primero os pondré en antecedentes, para llegar al punto de tenerme que realizar esta operación, tuve que pasar por varias operaciones anteriores, en concreto por dos uretrotomias, que consiste, en hacer un pequeño corte en la zona de la estenosis (o estrechamiento) y colocar una sonda a modo de molde para que la uretra cicatrice con esa forma, el problema fue, que en los dos casos, la estenosis se volvió a reproducir.
Acudí a urólogos privados y me aconsejaron, como la mejor solución a mi problema, la uretroplastia.

Me tuve que trasladar de hospital, en el que me estaban tratando no hacían ese tipo de operaciones, por lo tanto cambié de médico y me tuvieron que volver a hacer todas las pruebas pertinentes. En este caso me hicieron una CUMS (radiografías con contraste de la uretra) y flujometría (que básicamente es mear en un bote que está sobre una báscula y la báscula conectada a un ordenador, que te dice cual es tu flujo y diversas mediciones).

Después de varios meses de espera, por fin me llamaron para la operación, tuve que ingresar el día anterior a la operación por la tarde. Esa noche la pasé con bastantes nervios, cosa a la que no ayudaron los enemas, para dejarte bien limpito por dentro.

El día de la operación, tuve que madrugar bastante, para darme la ducha pertinente y estar preparado, pues a las 7:30 me tenían que bajar a quirófano. Serian sobre las 9 cuando realmente entraba en el quirófano. Me ponían sobre la camilla del quirófano y en pocos segundos dejaba de estar consciente.

La operación consistió (básicamente), en sacarme un trozo de carne de la boca, de lo que sería el cachete por dentro, abrir por la zona del perineo (la zona que queda entre el ano y los testículos) y reconstruir la uretra dañada con la carne de la boca. 
Cuando recuperé la conciencia, eran las 12 de mediodía, lo puedo asegurar ya que tenia un reloj justo en frente, en la sala de despertar. En esos momentos no sentía nada, ni dolor, ni malestar, aunque sabía perfectamente donde estaba y lo que había pasado.
Al poco tiempo ya estaba en la habitación, con dos preciosas sondas, unas cuantas grapas y unos cuantos puntos en la boca. Las sondas, una salía por el abdomen y la otra por el pene.
Lo que más me molestó los primeros días fue la herida de la boca, estuve un par de días sin comer, todo me molestaba, fuera caliente o frio. También me dejaron dos días en cama, sin poderme levantar y meneándome lo menos posible, al final el culo lo tenia como una tabla.
La herida de la boca fue lo que mas me molesto durante el primer mes después de la operación y aun hoy día al pasar la lengua, noto como me falta la carne que me sacaron. El tema de las grapas y la raja en el perineo fue lo que menos problemas me dio, unas cuantas curas y a los 8 días me quitaron la mitad de las grapas y unos días después las que faltaban y nunca más se supo. No voy a decir que no tuve dolores, porque mentiría, pero fue de largo lo que menos quebraderos de cabeza me dio. Obviamente estuve tomando analgésicos y antibióticos unos cuantos días, pero de eso es lo que menos te acuerdas con el paso del tiempo.
A los 15 días después de la operación me sacaron la sonda del pene, manteniendo la suprapúbica (la del abdomen).Y al día siguiente fui al hospital a hacer una CUMS, que consiste, en introducirte en la vejiga, por la sonda suprapúbica, una cantidad de contraste y expulsarlo como si orinaras (vamos por el pene) mientras te hacen una serie de radiografías, para ver si hay alguna fuga del contraste en la zona del injerto, mas concretamente en las zonas donde el injerto empalma con el tejido original de la uretra. En esta primera prueba, lo normal es que se tenga alguna pequeña fuga, que es lo que me pasó a mi. Si no hay fuga, te sacan la sonda suprapúbica y te mandan para casa, pero si tienes alguna fuga, tienes que volver la semana siguiente y repetir la prueba (y no te sacan la sonda). Mientras tanto tienes que ir orinando por la sonda y no por el pene. A mi en esta ocasión me hicieron ir siempre con bolsa para la orina, tanto de día como de noche , me era más cómodo llevar la bolsa conectada a la sonda suprapúbica que a la del pene.
A la semana siguiente, en la CUMS se vio que la fuga había disminuido, pero que todavía existía una pequeñita fuga, por lo que me instaron que volviera a la semana siguiente. Una semana después, cuando volví para hacerme la prueba, notaba que algo no iba bien, tenia una sensación extraña. La prueba reveló lo que yo temía, que algo fallaba. Cuando me introdujeron el contraste, no podía orinarlo, era como su tuviera un tapón. La verdad que en ese momento me puse muy nervioso, pues no sabia que pasaría. Subí a consulta del urólogo,  ¿Qué pasó? pues que me tuvo que volver a sondar por la uretra y estuve una semana de nuevo con las dos sondas. Al final la cosa quedó en un susto, me sacaron la sonda, me volvieron a hacer la prueba y todo estaba correcto. Llevé un par de días más la sonda suprapúbica cerrada y al final me la sacaron en el consultorio, la verdad que no noté nada cuando me la sacaron, menos que con la de uretra.
Los primeros días sin sondas vas con un pelín de miedo, pensando ¿y si no puedo?, pero conforme pasan los días y ves que todo funciona correctamente se te pasan los miedos. No se pasan definitivamente, todavía a día de hoy cuando voy a orinar sigo pensando en la posibilidad, pero como una posibilidad cada vez más remota.
A los 3 meses de retirar todas las sondas volví al hospital, esta vez a hacer una flujometría, todo salió conforme se esperaba, en unos meses tengo que volver a hacerme otra, que saldrá igual de perfecta que la anterior, eso seguro.
Espero que mi historia pueda dar un poco de luz a los que están pasando por este tipo de situaciones y que vean que al final se puede solucionar.
Quiero agradecer a todo el personal sanitario, por la labor tan grande que hacen y por el trato humano y el cariño con los pacientes.
Diego
Gracias a ti Diego por contarnos tu historia y espero te recuperes del todo cuanto antes...