Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

¿Por qué se producen las infecciones de orina en las mujeres? (Vídeo Canal Sur)

jueves, 8 de noviembre de 2012


Vesicoureteral reflux (VUR) and its stages video


Documento sobre videourodinamia del aparato urinario superior


Clasificación del reflujo vesicoureteral (RVU) y epidemiología


Guía de práctica clínica: Manejo del paciente con reflujo vesicoureteral (RVU) primario o esencial


Qué es la videourodinamia

Es un examen de las vías urinarias bajas que brindará información importante sobre la vejiga, cuello de vejiga, uretra y capacidad para retener y vaciar la orina. Los estudios de videourodinamia se realizan en pacientes que presentan incontinencia urinaria, dificultad o dolor al orinar, anomalías estructurales de las vías urinarias, infecciones urinarias recurrentes, cirugía previa en las vías urinarias o enfermedades neurológicas.

Preparación para el procedimiento
Este examen no requiere ninguna preparación especial. De ser posible, trate de acudir a la cita con la vejiga llena o al menos trate de no orinar una hora antes del examen. Se puede comer y beber antes del examen; de hecho, es preferible que lo haga. Si presenta algún signo o síntoma de infección urinaria, es posible que su cita necesite ser reprogramada y no se realice la prueba. Llame a su médico si antes del procedimiento tiene dolor o dificultad al orinar, o si la orina es turbia o de olor desagradable.
 
Procedimiento
Antes de iniciar el procedimiento, usted debe desvestirse y colocarse la ropa hospitalaria. Luego se le solicitará que vacíe su vejiga en un inodoro computerizado que mide la velocidad de flujo. A continuación, se le insertarán pequeños catéteres en la vejiga y el recto. El catéter en la vejiga será utilizado con dos fines: 1) llenar lentamente la vejiga con agua y colorante radioopaco, y 2) medir las presiones en la vejiga. El catéter en el recto es necesario para medir la presión intraabdominal. Ambos catéteres pueden ser ligeramente molestos. Luego de la inserción de los catéteres, se le colocarán dos almohadillas con electrodos en los glúteos, cerca del recto. Los electrodos se utilizan para medir las actividades de los músculos del piso pélvico. En este momento, recibirá ayuda para ponerse de pie. Su vejiga será llenada lentamente, mientras se toman radiografías de sus vías urinarias bajas. Esta parte del examen en general lleva entre 20 y 30 minutos. Durante la fase de "llenado" del examen, se le puede solicitar que gire de lado a lado. También se le puede solicitar que tosa o que "empuje hacia abajo", de manera tal que sea posible observar ciertos aspectos de las vías urinarias bajas. Después de que la vejiga esté llena, usted vaciará su vejiga en elinodoro computerizado. Luego de finalizar con el vaciado, se le quitarán los catéteres y las almohadillas con electrodos.
 
Información posterior al procedimiento
Se puede retomar la actividad normal. Si presenta algún signo o síntoma de infección urinaria (ardor al orinar, urgencia urinaria, micción frecuente, o fiebre), llame a su médico.

Cistografía isotópica o cistogammagrafía

La cistografía es una técnica radiológica de medicina nuclear que consiste en poner de manifiesto la vejiga urinaria mediante un medio de contraste. Existen dos métodos; en uno se aprovecha el contraste excretado por los riñones en una urografía endovenosa y en otro se introduce el contraste directamente a través de una sonda.
 
Ejemplo de consentimiento informado (en valenciano):
 

Manual de exploraciones en medicina nuclear para enfermería


Cistouretrografía Miccional Seriada Pediátrica (CUMS)

¿Que és la Cistouretrografía retrógrada? 
Es una prueba de imagen que consiste en administrar contraste diluido, a través de un catéter que luego se retira. Se valora el paso de orina por vejiga y uretra y se diagnostican anormalidades del tracto urinario inferior.

¿Cúales son las utilidades más frecuentes de este procedimiento? 
El reflujo vesicoureteral se trata de una anomalía en las valvas ureterales que no impiden el reflujo de orina desde la vejiga. Se relaciona con infecciones derepetición. Se aprecia en el 40% de recién nacidos y en el 25% de niños. La mayoría de las veces es congénito o asociado a alta presión en vejiga o a infecciones previas.

¿Cómo debo preparar al niño para la exploración?
  • Ropa desprovista de objetos metálicos.
  • La sedación no se suele utilizar para evitar la micción del niño durante la intervención.

¿Que tipo de equipo se utiliza?
 Mesa movible con tubo fluoroscópico para obtener imágenes a tiempo real que se están visualizando en un monitor. La presencia de un técnico y un radiólogo.
 
¿Qué se hace en la exploración?
 Obtiene una imagen de densidad aumentada por la administración de contraste que permite valorar anormalidades.

¿Cómo es el procedimiento?
  • La enfermera coloca al niño sobre la mesa y éste debe mostrarse colaborador.
  • Se obtienen imágenes previa introducción de contraste.
  • Se limpiará la zona con sustancias específicas y se introducirá un tubo estéril a través de la uretra hacia la vejiga. El tubo se conecta a una bolsa de contraste que va cayendo por gravedad hasta que la vejiga está llena.
  • El radiólogo visualiza si existe reflujo hacia los uréteres. Después se obtienen una serie de imágenes y se permite al niño evacuar completamente y se obtienen varias imágenes postevacuación.

¿Que experimentará el niño durante el procedimiento?

Es indolora. Puede sentir frío durante la esterilización y en algunos casos pequeñas molestias al introducir el contraste. Se permitirá a los padres permanecer en la sala.

¿Quien interpreta las imágenes?
Un radiólogo que remite su diagnóstico al pediatra.

Riesgos y Beneficios

BENEFICIOS:

  • Nos da información detallada en el manejo de estas anormalidades lo que permite evitar el daño renal.
  • Es mínimamente invasiva y las complicaciones son raras.
  • Suficiente información para tratar la alteración de forma conservadora y evitar cirugía.
  • Rápida , indolora y más barata que RM o TC.

RIESGOS:

  • Exposición a los rayos X.
  • Adecuada colimación.
  • Dosis radiante.
  • Estos riesgos son minimizados con el uso de aparatos de alta velocidad, el establecimiento de stándares y el control del método.

¿Cuales son las limitaciones de la prueba?

  • No es una técnica adecuada en la valoración de la obstrucción renal.
  • No se debe realizar en el momento de infección urinaria activa.


Información obtenida de la Sociedad Española de Radiología Médica

Vídeo-presentación sobre el reflujo vesicoureteral (RVU)


Reflujo vesicoureteral (RVU) en niños

Se denomina reflujo vesicoureteral (RVU) al paso retrogrado de orina desde la vejiga hacia los ureteres, circunstancia que puede llegar a causar daño renal progresivo por la sobrecarga de volumen y presión y/o por infecciones urinarias recurrentes en la infancia. El diagnóstico de RVU solo suele realizarse tras el nacimiento, por medio de ureterocistograma miccional. En la época prenatal generalmente solo se observa hidronefrosis de grado leve-moderado. La dilatación del tracto urinario fetal se observa ecograficamente en alrededor del 1% de los exámenes ecograficos rutinarios realizados en gestantes de la población general, por lo que constituyen una de las alteraciones morfológicas fetales más frecuentes, pero inespecífica de la patología subyacente. Alrededor del 15% de las dilataciones del tracto urinario observadas en estudios ecograficos prenatales están asociadas a Reflujo Vesico-ureteral (RVU) demostrado por ureterocistograma miccional postnatal. No obstante, en la literatura médica se han comunicado unos pocos casos en los que pudo realizarse el diagnóstico prenatal específico de RVU mediante la observación de los cambios recíprocos en las dimensiones de la vejiga urinaria y pelvis renales.
La historia natural del RVU es algo diferente al detectado postnatalmente como consecuencia de infecciones urinarias de repetición. El RVU prenatal es más frecuente en fetos de sexo masculino ( 75% de todos los casos), se asocia frecuentemente a dilatación bilateral y daño renal congénito en el 60% de los casos, y presenta una mayor tasa de resolución espontanea, que es cercana al 20%. Además existe una correlación significativa entre el grado de dilatación y la incidencia de RVU. Para explicar esta diferente historia natural se ha sugerido que en la etiopatogenia de la enfermedad puede participar un retraso en la maduración del mecanismo de esfínter del cuello vesical, precisando mayores presiones miccionales.

Información de la web: www.medicinafetal.info

Vídeo ecográfico del reflujo vesico-ureteral en un feto de 39 semanas


 
En el vídeo se presenta el caso de un feto de sexo masculino estudiado a las 39 semanas de gestación al que se observó, en primera instancia, una vejiga de 52 mm de diámetro longitudinal (por encima del percentil 95), y una hidronefrosis grado 3 (según clasificación de la Society for Fetal Urology (SFU) ) en riñón derecho, con un diámetro AP de la pelvis renal de 13,5 mm, y un riñón izquierdo con una hidronefrosis grado 2 (SFU) y un diámetro AP de la pelvis renal de 11,5 mm. La cantidad de liquido amniótico era normal. A los pocos minutos, antes de finalizar el estudio, se observa que el feto había vaciado la vejiga, momento en el cual los diámetros AP de ambas pelvis renales presentan disminución de sus diámetros, siendo ambos de alrededor de 9.5 mm, y reducción de la dilatación calicial en riñón derecho, todo ello altamente sugerente de RVU.