Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Embarazo y calcificación del doble j

sábado, 28 de abril de 2012

Según un artículo del Servicio de Urología del Hospital Universitario Central de Oviedo, la hipercalciuria y la hiperuricosuria presente en las mujeres embarazadas debido al aumento del filtrado glomerular renal que estas presentan, favorecen la calcificación precoz de los stents ureterales, recomendándose el cambio del mismo cada dos meses.

Vídeo educativo sobre las cálculos renales

Artículo en inglés sobre vivir con doble jota

Artículo del Bristol Urological Institute del año 2000 sobre la vida con un catéter doble jota: aquí

RX migración inferior doble jota

Imagen de RX de un doble jota migrado hacia la parte inferior.

RX de un doble jota partido

Imagen radiológica de un caso clínico con el catéter doble jota partido

DJ-Stending; efficacy in the management of obstructive

Documento sobre un estudio del uso de los stent doble jota en inglés aquí

Artículo de la Wikipedia en inglés sobre el catéter doble jota

La Wikipedia en inglés ha publicado información sobre "stent" ureterales aquí

Vídeo sobre una nefrolitotricia

Vídeo a modo de presentación sobre el riñón y la nefrona

Vídeo con textos en francés sobre la instrumentación de una ureteroscopia

Vídeo en inglés de la ureteroscopia en el siglo XXI

Vídeo de una ureteroscopia para extracción de piedra

Más de 2000 comentarios

Hemos superado los 2000 comentarios de amigos del blog.
Gracias a todos!!!

Historia de Lucía con catéter doble jota

Os coloco la historia que quiere compartir nuestra amiga Lucía desde Argentina:

Bueno, hace tiempo que quería escribir, pero nunca encontraba el momento.
Tengo 35 años y vivo en Argentina. Y esta es mi historia:
Cuando pasó casi un año de búsqueda de un embarazo que no llegaba, mi marido y yo decidimos hacernos los estudios básicos. Ahí descubrí que tenía las dos trompas de falopio obstruidas, y dos médicos aconsejaron una laparoscopía para intentar destaparlas. El 11 de febrero de 2010 me operaron y se suponía que todo había salido bien. Sin embargo, al poco tiempo comenzaron dolores varios, molestias, infecciones urinarias a repetición, etc. Las molestias eran siempre en la zona de la vejiga. Todos me decían que eran secuelas de la cirugía, que ya todo pasaría. Pero los síntomas continuaban. En el mes de agosto de 2010 me descubren una importantísima hidronefrosis en el riñón izquierdo. Después de eso, me hacen una TAC y allí se ve una obstrucción en el uréter izquierdo a la altura de la vejiga, pero sin que se vieran piedras.
El día 24 de septiembre me dicen que la solución era una cirugía que cortara la parte dañada del uréter y volviera a pegar los dos extremos (anastomosis término terminal). Aparentemente, en la cirugía laparoscópica en la que destaparon las trompas quemando la terrible endometriosis que tenía, quemaron también parte del uréter, fibrosándolo. El día 28 de septiembre me entero de que estaba embarazada. Cambio de urólogos por varios motivos, y doy con un genio de la medicina a quien estaré eternamente agradecida, que me propone colocar un catéter doble J para sobrellevar así el embarazo. Eso hicimos y así pasé todo mi embarazo. A las 20 semanas fue muy duro porque se infectó el catéter debido a una infección urinaria y tuve amenaza de aborto, contracciones y esas cosas feas, pero por suerte me cambiaron el catéter y todo siguió bien. Cuando mi hijita tenía ya 4 meses, me retiran el catéter doble J con la esperanza de que habiéndolo tenido puesto un año entero, se haya abierto el uréter y la estenosis ya no esté. Nada de eso ocurrió: a las horas de retirado el catéter tuve unos dolores renales (lado izquierdo) terribles que presagiaban que el riñón se había vuelto a dilatar. 5 días después me hacen una nueva TAC y aparecen de nuevo tanto la hidronefrosis renal izquierda como la osbtrucción en el ureter. Un mes después me operan para hacer aquello de cortar y reconectar. En esa cirugía me dejaron puesto un catéter de nuevo, que retiraron hace un mes. En conclusión, viví un año y medio entero con un catéter doble J.
Sobre eso, quiero contarles que:
a) cada tanto el catéter se "movía" y me ocasionaba molestias, especialmente en la vejiga, pero luego por algún motivo desconocido volvía a moverse y me dejaba de molestar.
b) el embarazo lo llevé bien y sólo se volvió molesto el último trimestre por el peso de la bebé
c) hice una vida completamente normal todo el tiempo
d) siempre tomé mucho líquido para evitar las infecciones y eso me funcionó: salvo la del embarazo no tuve nunca ninguna.
e) el catéter siempre me lo pusieron bajo anestesia, pero las dos veces que lo retiraron fue totalmente despierta y sólo sentí una que otra molestia, igual que dos días posteriores, molestias al orinar.

Cuento todo esto para que sepan, quienes tienen que pasar por lo mismo, que no siempre es insoportable ni da tantos dolores.

Eso sí, aprovecho para hacerles una consulta: ayer y hoy tuve molestias renales, como pequeños "latigazos", no sé si lo llego a describir bien, y eso me tiene bastante asustada. ¿Alguien sabe a qué puede deberse? Yo debo comenzar con los controles renales en julio, mi riñón izquierdo quedó muy pequeño y con la corteza muy disminuida, y me tienen que hacer estudiso para ver si está funcionando, cuánto, bien o mal, etc. Me aterra tener que pasar por otra cirugía, porque además en la última hice una hemorragia interan y casi me muero.

Espero respuestas, comentarios, y todas las preguntas que necesiten hacerme sobre mi experiencia, que con gusto contestaré.

Lucía