Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Sexualidad con sondas urinarias

lunes, 31 de diciembre de 2012

Tener sexo mientras se es portador de una sonda o catéter urinario permanente (Foley) es posible, pero es muy importante lavar bien el área alrededor de la sonda antes y después del coito.
Antes del coito, un hombre con una sonda uretral, la puede doblar a lo largo del lateral de su pene en erección y mantenerla ahí con un condón, mientras que una mujer puede poner su sonda hacia arriba, sobre su vientre, y pegarla con esparadrapo o cinta quirúrgica.
El uso de lubricantes ayudará durante el acto sexual, sin embargo, pueden dañar la superficie de la sonda y por lo tanto, no es recomendado su uso.
Un catéter suprapúbico es una alternativa válida en ocasiones a un catéter uretral permanente y puede ofrecer una mayor libertad sexual.
No obstante, ante cualquier duda, se debe consultar con los profesionales de la salud.
 
Información obtenida de Coloplast

Sondaje vesical. Protocolo de enfermería


Feliz 2013 a todos


Feliz Navidad!!!

sábado, 22 de diciembre de 2012

 
Quiero desearos desde aquí una Feliz Navidad a todos vosotros y "los vuestros", sobre todo, llena de salud. 

El diccionario de las enfermedades urológicas

viernes, 21 de diciembre de 2012


Proteinuria

Proteinuria es el término cuyo significdo es la existencia proteínas en la orina en una cantidad elevada. La cantidad de proteínas en la orina que determina la proteinuria, una vez sobrepasada, es de 150 mg en la orina de 24 horas o 0 a 8 mg/dl en el caso de tratarse de una prueba rápida con tira reactiva.
La proteinuria es un dato fundamental en el enfoque diagnóstico inicial de una hematuria ya que junto a esta, permiten determinar la existencia de enfermedades renales.
El primer sintoma visual (no implicito) es considerable espuma en la orina.
La proteína albúmina en la orina, también conocida como albuminuria es la proteinuria más común. La albuminuria, es el primer indicio de la existencia de una posible enfermedad de los riñones.
Los incrementos pequeños en los niveles de proteína en la orina generalmente no son motivo de preocupación.
La principal causa de la proteinuria es que el sistema de filtros de los riñones resulte dañado. Normalmente, las proteínas, debido a que son macromoléculas (moléculas de gran tamaño), no pueden atravesar este filtro pero al resultar dañado, este filtro permite el paso las proteínas de la sangre, ocasionando el incremento de proteínas en la sangre. Estos filtros, llamados glomérulos, pueden dañarse por enfermedades que afectan a los riñones (glomerulonefritis) o por enfermedades de otros órganos que afecten a los riñones.
Sin embargo, las cantidades grandes de proteína pueden deberse a:
  • Amiloidosis
  • Tumor en la vejiga
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Deshidratación
  • Nefropatía diabética
  • Glomerulonefritis
  • Síndrome de Goodpasture
  • Intoxicación por metales pesados
  • Fármacos que le causan daño a los riñones (fármacos nefrotóxicos)
  • Poliquistosis renal
  • Preeclampsia
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Infección urinaria
Otras afecciones bajo las cuales se puede realizar el examen:
  • Síndrome nefrítico agudo
  • Infección en todo el cuerpo (sepsis)
  • Eclampsia
  • Síndrome urémico hemolítico (SUH)
  • Nefritis intersticial
  • Nefropatía quística medular
  • GN membranoproliferativa I y II
  • Nefropatía membranosa
  • Vasculitis necrosante
  • Glomerulonefritis osestreptocócica
  • Glomerulonefritis rápidamente progresiva (semilunar)
  • Nefropatía por reflujo
  • Trombosis de la vena renal
En algunos casos, la proteinuria puede presentarse en personas sin ninguna de estas enfermedades, de forma transitoria debido a un periodo febril o a la realización de una actividad física intensa.
En gente joven se puede presentar un tipo de proteinuria conocida como proteinuria orostática. Este tipo de proteinuria consiste en la pérdida de proteínas por la orina al estar de pie siendo normal si el individuo se encuentra tendido. Este tipo de proteinuria desaparece al llegar a la edad adulta.

A continuación una presentación detallada del Dr. Carlos R. Cengarle:




Adjunto documento de procedimiento para su diagnostico mediante análisis de orina de la Sociedad Uruguaya de Nefrología
 

Control de calidad en de agua destinada al consumo humano

jueves, 20 de diciembre de 2012


Estudio sobre los filtros de agua y las jarras de la OCU

martes, 18 de diciembre de 2012


Calidad de las aguas de grifo españolas


Documento de la OCU sobre la calidad y precio del agua en las capitales de provincia

Cistitis hemorrágica en niños

lunes, 17 de diciembre de 2012


Cistitis hemorrágica en pacientes sometidos a radioterapia pélvica

La cistitis hemorrágica es la aparición repentina de sangre en la orina en combinación con dolor vesical y síntomas de irritación en esa zona. El volumen de sangre puede variar desde una cantidad diminuta que aparece ocasionalmente hasta la presencia continua de sangre de color rojo intenso.
La hematuria, que es justamente la presencia de sangre en la orina, puede tener diversas causas. Uno de los principales grupos de riesgo son los pacientes oncológicos. El surgimiento de la patología puede ser variable en los enfermos de cáncer, ya que la cistitis hemorrágica puede iniciarse durante el tratamiento, inmediatamente después de éste o su aparición puede retrasarse hasta varios meses después del tratamiento.
La enfermedad también posee otra vertiente, que es el surgimiento de cistitis hemorrágica como respuesta secundaria a infecciones bacterianas, fúngicas y parasitarias.
Otras de las causas potenciales de cistitis hemorrágica son:
  • Exposición a tóxicos químicos.
  • Agentes inmunes (penicilinas, danazol).
  • Radioterapia externa o intersticial.
  • Distintas clases de Virus.
Presentamos documento de Blas Marín y Jiménez Cruz (al que aprovecho para saludarle ;)) sobre pacientes con cistitis hemorrágica tras ser sometidos a radioterapia pélvica

Interstitial Cystitis & Painful Bladder Syndrome: A Guide for Women


Premios La Blogoteca 20 minutos

domingo, 16 de diciembre de 2012

Otro año más, me he inscrito en la votación de los Premios 20Blogs 2012 en la categoría Salud y Vida Sana.
Si el blog os ha servido de algo os agradecería si os pasáis y me dáis un votito. Para poder votarme y comentar, hace falta estar registrado, pero os llevará dos minutitos.
Podéis acceder desde este post o desde los enlaces en la parte fija de la derecha.
Muchas gracias
 

 

Dos terapias, dos motivos -Mírame: Diferénciate 12/12/12-

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Las personas que componen Mírame: Diferénciate han solicitado "en abierto", que la gente que valoramos sus propuestas, hoy 12 de diciembre del 2012, publiquemos un post en nuestro blog y silbemos en el twitter al respecto con las etiquetas #CarnavalSalud y #diferencia_T. Es lo menos que podemos hacer... y por eso, mi primera tarea del día, antes de ponerme a trabajar, es escribir estas líneas:
Quiero enfatizar, que me parece una iniciativa fantástica, por desgracia ensombrecida últimamente por otros temas relacionados con la sanidad, como los recortes. Cuando uno ha sido paciente y lo es todavía, y más si ha tenido problemas relativamente importantes de salud, es impagable que te tiendan una mano, que te digan una palabra de aliento y cariño, que te guiñen un ojo, que te den una caricia en la mano, una palmadita, que te gasten una broma, cualquiera de las personas que están "al otro lado". El endiosamiento que en alguna ocasión ves en determinadas personas, creo que poco a poco va tendiendo a desaparecer o por lo menos así deseo que sea.
Es cierto que hoy en día, más que nunca en los últimos años, nos enfrentamos a  muchos tipos de problemas, pero ninguno como el que te falte la salud y de ese problema os aseguro que nadie estamos libres al 100% por mucho que nos creamos inmunes. Es en ese momento, cuando existen dos terapias: una es la medicina convencional y otra la de la medicina alternativa, y los que me conocéis un poco, sabéis que no me refiero a las terapias fuera de la medicina (que el que crea en ellas, tiene mi respeto, pero...yo, no lo veo claro), hablo de la terapia alternativa del CARIÑO, ese por el que la gente de Mírame:Diferénciate quieren acercarnos a los pacientes, la gente del "otro lado", ese lado que gracias a ellos, deja de ser el "lado oscuro".

Preguntan también si puede un proyecto nacido en el 2.0 incidir en el mundo analógico... Estoy totalmente seguro de ello, fundamentalmente por dos motivos: primero porque todos los que somos pacientes lo deseamos y lo difundimos; segundo porque los profesionales sanitarios que lo apoyan cada vez son más y lo que es más importante todavía, los que lo apoyan, esa gente de Mírame:Diferénciate son los mejores... y mi padre siempre me decía que "los mejores son los que triunfan".

Concluyo ya, diciendo que hoy 12/12/12, al no ser el 11/11/ONCE no hay un sorteo extraordinario de millones de euros, pero seguro que hay dos premios: uno de mucha salud para todo el mundo y otro de agradecimientos, besos y abrazos para la gente que forma parte de Mírame:Diferénciate.

Web de Interés Sanitario (WIS)

viernes, 30 de noviembre de 2012

La web Portales Médicos nos ha concedido la insignia WIS por ser una Web de Interés Sanitario

Historia resumida y animosa de Ana Hidalgo de "Vivir con Insuficiencia Renal"

viernes, 23 de noviembre de 2012


Hoy tenemos una invitada de excepción en esta humilde casa. Es Ana Hidalgo, una amiga que ha sufrido tres trasplantes renales y hace vida lo más normal posible y sobre todo, ayuda con su positivismo a través de las redes sociales y de su blog a personas que se encuentran en problemas similares al suyo. Aquí os dejo lo que nos ha escrito Ana:
 
Soy enferma renal desde prácticamente siempre. Recuerdo estar entre médicos, agujas y medicamentos desde que era bien pequeña. Les tenía y les sigo teniendo miedo a los pinchazos........nunca me acostumbraré. Siempre he sido una persona positiva, con mucho ánimo y fuerza, aunque como todo el mundo he tenido mis épocas malas e incluso terribles. Pero, a pesar de ello, hasta en los momentos más duros, intentaba luchar para seguir adelante.

He tenido tres trasplantes renales, los dos primeros no tuvieron demasiado éxito; el primero no me duró ni siquiera dos años y el segundo (de donante vivo emparentado) apenas cuatro. Actualmente llevo mi tercer trasplante desde hace 21 años.

Soy una persona a la que le gusta cuidarse y mantener un estilo de vida saludable y a lo largo de toda mi vida, me ha interesado conocer todo lo relacionado a mis cuidados y a saber manejar mi enfermedad. Con los años, he ido adquiriendo costumbres y hábitos de vida sana y buscando información (revistas, libros, televisión, internet, de personas con experiencia). Siempre he comprobado que, a pesar de mi enfermedad, el cuidarme tenía muchos beneficios.

Mi vida con el trasplante transcurre con normalidad, a excepción de los medicamentos y de las visitas médicas rutinarias. Tengo que cuidarme mucho debido a los medicamentos inmunosupresores, los cuales me bajan las defensas. Toda mi vida  he hecho algún tipo de deporte: aerobic, musculación, yoga, danza del vientre. Actualmente bailo en un pequeño grupo de baile español. El hacer ejercicio es algo muy importante, no sólo para las personas con enfermedad renal, sino para cualquier tipo de enfermedad crónica, pues ayuda al cuerpo a ser más resistente, a coger menos infecciones y nos ayuda a sentirnos mucho mejor.

Soy optimista, perseverante y con muchos ánimos, aunque ser optimista no quiere decir que esté siempre "contenta como unas castañuelas". Siempre digo que tener una actitud positiva y ser optimista no es sinónimo de estar todo el tiempo contento y alegre. También tengo mis días malos o de "bajón" (de lo contrario sería un bicho raro). Es normal tener días no demasiado buenos, levantarnos decaídos o tristes. Pero, cuando eso ocurre, hay que tener paciencia, pensar y esperar que pase pronto. No hay que dejar que los malos acontecimientos nos superen y debemos intentar sobreponernos. Es importante sobre todo, disfrutar del día a día y de los pequeños detalles de la vida.

Precisamente por toda mi larga experiencia como enferma renal y por mi interés por todo lo relacionado a la salud, la belleza y el bienestar físico y mental, decidí hace algo más de dos años, crear mi actual blog "Vivir con insuficiencia renal".  Con él intento transmitir, a enfermos renales y a todos en general, la importancia de cuidarse y mantener un estilo y unos hábitos de vida saludables, además de aportar positividad y esperanza.
 Ana Hidalgo

Ana, ya sabes dónde tienes tu casa y espero que esta sea la primera de varias visitas...

Superadas las 700.000 visitas a la web

jueves, 22 de noviembre de 2012



Más de 700.000 visitas a la web.
Es una auténtica pasada...
Mil gracias

La urología es el futuro laboral en España

martes, 20 de noviembre de 2012


No confundir cistitis intersticial (CI) con ... ITU recurrente/endometriosis/vulvodinia/vejiga hiperactiva



¿Cistitis intersticial o infección recurrente del tracto urinario?
Las infecciones del tracto urinario (ITU) son muy comunes en las mujeres. Más de la mitad sufrirá una infección del tracto urinario a lo largo de su vida. Los síntomas característicos de ITU son el dolor suprapúbico, la polaquiuria, la urgencia urinaria y la disuria. La ITU recurrente puede definirse como el segundo episodio de ITU ocurrido dentro de los 6 meses del primero.
El diagnóstico de ITU se confirma por la presencia de bacteriuria en una muestra de orina correspondiente a la mitad del chorro. En el pasado, se consideraba bacteriuria importante a la presencia de 105 unidades formadores de colonias (UFC) por mililitro. Sin embargo, una gran proporción de mujeres asintomáticas pueden tener una cistitis de bajo grado con “cultivo negativo” y UFC por debajo de este nivel. Las guías actuales recomiendan un umbral de 103 UFC/mL.
En los pacientes que presentan síntomas urinarios en forma repetida ya se puede hacer el diagnóstico de ITU recurrente solamente sobre la base de los síntomas y ser tratados empíricamente con antibióticos. Algunos de esos pacientes pueden tener cultivos negativos y de todos modos presentar una ITU. Los síntomas de CI suelen ocurrir en episodios desencadenados por el coito semejando la presentación de una ITU. En un estudio de cohorte de 231 mujeres atendidas por médicos de familia con síntomas indicadores de ITU solo 123 (53,3%) tuvieron urocultivo positivo.
Muchos pacientes con CI tienen antecedentes de ITU. En un estudio de 30 mujeres con diagnóstico de CI, casi el 60% había tenido un diagnóstico previo de ITU. Aunque muchos casos de ITU inicial habían sido documentados mediante el urocultivo positivo, a menudo los síntomas ocurrieron con urocultivos negativos repetidos. También hay evidencia de que en ciertos casos, al comienzo de la CI, está presente la ITU, indicando que una ITU puede ser el cuadro inicial causante de la CI mediante la alteración del proceso curativo y de la inflamación neurogénica. De las 314 mujeres con un comienzo reciente de CI/SVD, el 18-36% tenía evidencia de ITU basada en el urocultivo positivo o el análisis de orina.
El cultivo de orina y la piuria en el análisis de orina pueden ayudar a diferenciar la CI de la ITU. La disuria no las diferencia. Un urocultivo positivo no necesariamente descarta la CI dado que ambas afecciones pueden coexistir. Cualquier paciente con síntomas persistentes o recurrentes de dolor pélvico o urgencia/frecuencia de la micción debe ser estudiado para descartar otros diagnósticos, incluyendo la CI/SVD.

¿Cistitis intersticial o endometriosis?
La endometriosis, es decir, la presencia de glándulas o estroma endometriales fuera del útero, es una afección ginecológica común que ocurre en más del 50% de las mujeres premenopáusicas y en el 71-87% de las mujeres con DPC. La etiología se desconoce, pero hay varias teorías como la menstruación retrógrada, el transporte linfático o vascular o, la transformación del epitelio celómico en tejido símil endometrio. Independientemente del origen del tejido, los defectos inmunológicos pueden favorecer la continuidad y crecimiento del tejido endometrial.
Las pacientes con endometriosis pueden presentar DPC además de los síntomas urinarios (polaquiuria, disuria y hematuria), en particular si está comprometida la pared de la vejiga. La dispareunia es otro síntoma común. El dolor de la endometriosis se caracteriza por ser cíclico, coincidiendo con el comienzo de la menstruación. Dada la similitud de los síntomas de la CI y la endometriosis, cuando la paciente se presenta con síntomas de DPC es importante sospechar la CI y diferenciarla de la endometriosis.
El diagnóstico de endometriosis se basa en los antecedentes, el examen físico y laparoscópico y la confirmación histológica. El tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica, la supresión hormonal y el manejo del dolor. Una proporción importante de pacientes continúa con los síntomas lo que indica que la CI y la endometriosis suelen coexistir.
¿Cistitis intersticial o dolor pélvico crónico?
El DPC se define como:
• Dolor localizado en la pelvis anatómica, la pared abdominal anterior o zona infraumbilical, la zona lumbosacra o las nalgas.
• Dolor de suficiente intensidad como para requerir atención médica o provocar alteración funcional
• Permanece durante 6 meses o más.
No hay datos epidemiológicos claros sobre el DPC pero se calcula que lo sufren el 15-20% de las mujeres de 18-50 años. El diagnóstico etiológico de esta afección es complejo y difícil, ya que son muchas las causas que en la actualidad lo motivan.
 
Condiciones ginecológicas o urológicas que pueden causar o exacerbar dolor pélvico crónico:
 
Ginecológicas
Leiomiomatosis
Adenomiosis
Endometriosis
Enfermedad pélvica inflamatoria
Adherencias
Endometritis crónica
Quistes anexial
Dolor ovulatorio
Dismenorrea atípica o dolor ovulatorio
Estenosis cervical
Relajación pélvica sintomática (prolapso genital)
Tumores malignos ginecológicos
Dispositivo anticonceptivo intrauterino
Embarazo ectópico crónico
Pólipos de endometrio o del cuello uterino
Endosalpingiosis
Ovario residual accesorio
Síndrome de retención ovárica
Restos de ovario
Congestión pélvica
Salpingitis tuberculosa
Mesotelioma quístico benigno
Quiste peritoneal postoperatorio
 
Urológicas
Neoplasia de vejiga
Cistitis intersticial
Cistitis por radiación
Síndrome uretral
Disinergia del detrusor
Divertículo uretral
Infección crónica del tracto urinario
Cistitis aguda recurrente
Uretritis aguda recurrente
Urolitiasis
Carúncula uretral
 
En el cuadro de DPC la vejiga es un foco frecuente de dolor. Se debe sospechar CI en cualquier mujer que presente DPC. La guía del American College of Obstetricians and Gynecologists informa que el 38-85% de las mujeres con DPC pueden tener CI. La CI no diagnosticada puede dar lugar a cirugías diagnósticas o terapéuticas innecesarias y sin resultados al ser confundida con un cuadro de DPC. En un estudio de control de casos se hicieron más histerectomías y laparoscopias en mujeres con CI comparado con otras cirugías pélvicas. La mayoría de las histerectomías (79%) se hicieron antes o en el mismo año del diagnóstico de CI y solo el 21% fueron hechas después de haber diagnosticado la CI, lo que indica que las histerectomías pueden haber sido realizadas por dolor relacionado con una CI no diagnosticada, como también lo demuestran otros estudios.
 
¿Cistitis intersticial o vulvodinia?
La vulvodinia se define como la sensación crónica de quemazón, punzadas o dolor vulvar en ausencia de una patología clara. Los datos epidemiológicos existentes indican una prevalencia de 10 al 28% durante toda la vida de la mujer. Las pacientes con CI o vulvodinia pueden presentar síntomas de DPC, dolor vulvar y/o dispareunia. Varios estudios de casos describieron pacientes que sufrían ambas condiciones en forma concomitante. Puede haber etiologías comunes a ambas enfermedades. Tanto la vulva como la vejiga derivan del seno urogenital embrionario y comparten la inervación del nervio sacro. Las afecciones que afectan a la vejiga también pueden provocar síntomas en la vulva y viceversa. La inflamación neurogénica puede representar un papel en el dolor referido de una zona hacia la otra. En todas las pacientes con vulvodinia debe sospecharse la CI.

¿Cistitis intersticial o vejiga hiperactiva?
La vejiga hiperactiva se caracteriza por urgencia urinaria con o sin incontinencia de orina de urgencia y comúnmente se acompaña de polaquiuria y nocturia, en ausencia de patología evidente. Como en la CI, la fisiopatología de la vejiga hiperactiva no está claramente establecida pero también puede haber un compromiso de la actividad nerviosa, incluyendo patrones anormales de inervación en la pared vesical o hipersensibilidad de las vías de excitación secundarias.
En un estudio se comprobó la prevalencia elevada de CI en mujeres con síntomas de hiperactividad vesical refractarias al tratamiento anticolinérgico. Mediante la urodinamia y otros criterios se hizo el diagnóstico de hiperactividad idiopática del detrusor de la vejiga. La hiperactividad vesical refractaria fue definida como menos del 50% de mejoría de los síntomas urinarios con el tratamiento anticolinérgico. Las personas sometidas al test de sensibilidad al potasio, el cual mide la sensibilidad anormal al potasio instilado en la vejiga. De 25 mujeres con diagnóstico de actividad del detrusor sin respuesta satisfactoria a los anticolinérgicos, 24 (96%) tenían el test de sensibilidad al potasio positivo. Estos resultados indican que la CI y la hiperactividad vesical deben ser diagnósticos presuntivos en pacientes con síntomas de urgencia/frecuencia. Ambas afecciones pueden diferenciarse por la presencia de dolor en la CI, aunque no todos los pacientes con CI relatan dolor, especialmente al comienzo. Un test de sensibilidad al potasio puede desencadenar los síntomas de dolor y urgencia en pacientes con CI en respuesta a la instilación de solución de potasio versus agua o solución salina normal. Los pacientes con hiperactividad vesical relatan con más frecuencia urgencia verdadera, definida como el deseo súbito e irrefrenable de orinar que no puede postergarse fácilmente y que hace que el paciente orine voluntariamente por temor a la incontinencia. En la CI, la urgencia suele asociarse con dolor y los pacientes orinan para aliviarlo. Los estudios hemodinámicos pueden ser útiles para establecer la presencia de hiperactividad del detrusor en los pacientes con hiperactividad vesical. Un registro de las micciones puede poner en evidencia síntomas como la polaquiuria o el dolor con la vejiga llena, lo cual permite diferenciar la CI de otras afecciones.
Información obtenida de Intramed

Vídeo de una cistoscopia a paciente con cistitis intersticial


Presentación sobre el Síndrome de Vejiga Dolorosa (SVD) - Cistitis Intersticial (CI)


Cistitis intersticial (CI) o Síndrome de Vejiga Dolorosa (SVD)


La cistitis intersticial (CI) es una enfermedad crónica que afecta a la vejiga. Sus síntomas son la necesidad urgente de orinar (la sensación de necesitar orinar), necesidad de orinar frecuentemente y/o dolor en cualquier lugar entre el ombligo y la parte interior de los muslos, por delante o por detrás. Los síntomas varían desde leves a severos, y pueden ser intermitentes o constantes. Los casos más graves de CI pueden tener un efecto devastador tanto sobre quien la sufre como sobre sus seres queridos.
En el pasado se creía que la CI era una enfermedad rara que era muy difícil de tratar. En la actualidad se sabe que la CI afecta a una gran cantidad de hombres y mujeres. La siguiente información lo ayudará a discutir esta enfermedad con su urólogo y a comprender cuáles son los tratamientos que se encuentran disponibles.

Causas

Las causas de la CI se están estudiando en diferentes centros médicos en todo el mundo. Muchos investigadores creen que la CI está causada por uno o más de los siguientes factores:
  • (1) un defecto en el epitelio de la vejiga que permite que ciertas sustancias irritantes de la orina penetren la pared de la vejiga;
  • (2) un tipo específico de células inflamatorias (mastocitos) que liberan histaminas u otros agentes químicos que promueven los síntomas de la CI en la vejiga;
  • (3) hay algo en la orina que daña la vejiga;
  • (4) los nervios que transportan las sensaciones a la vejiga están modificados, lo que hace que eventos que normalmente no son dolorosos causen dolor (como el llenado de la vejiga);
  • (5) el sistema inmunológico del cuerpo ataca a la vejiga, de manera similar a lo que ocurre en otras enfermedades autoinmunes.
Es probable que en diferentes grupos de pacientes ocurran diferentes procesos. También es probable que estos diferentes procesos se afecten entre ellos (por ejemplo, un defecto en el epitelio de la vejiga puede promover la inflamación y estimular a los mastocitos). Algunos estudios de investigación recientes han demostrado que los pacientes con CI pueden tener una sustancia en la orina que inhibe el crecimiento de las células del epitelio vesical. Por lo tanto, algunas personas pueden tener una predisposición a desarrollar CI luego de una lesión en la vejiga, como ser una infección.
  • (6) quimioterapia, radioterapia y otros para tratar algún tipo de cáncer.
Generalmente estos tratamientos utilizan drogas muy fuertes las cuales terminan en la vejiga urinaria. Es muy posible que sea también responsable de la irritación del revestimiento de la vejiga urinaria produciendo un deterioro en la resistencia de ésta para enfrentar las toxinas que normalmente arrastra del cuerpo causando los efectos y síntomas antes mencionados.

Síntomas

Los síntomas de la CI varían de acuerdo al paciente. Si usted tiene CI, puede experimentar un aumento de la frecuencia urinaria y sensación de urgencia para orinar o dolor, o ambos. Muchas personas sólo tienen dolor pero no aumento de la frecuencia urinaria, aunque la mayoría de los pacientes con CI presentan todos los síntomas. Ha habido muchos casos informados cuando una persona diagnosticó con IC no experimentaba el dolor substancial.
El aumento de la frecuencia es la necesidad de orinar más a menudo que lo normal. Normalmente, una persona promedio orina no más de siete veces al día, y no necesita levantarse durante la noche para ir al baño. Un paciente con CI necesita orinar con frecuencia, tanto de día como de noche. A medida que la frecuencia empeora, se convierte en urgencia. La urgencia para orinar es un síntoma habitual de la CI. Algunos pacientes sienten una urgencia constante que nunca pasa, incluso después de orinar. Si bien otros pacientes con CI orinan a menudo, no necesariamente sienten esta urgencia para ir al baño todo el tiempo.
Los pacientes con CI pueden sufrir de dolor en la vejiga que empeora a medida que la vejiga se llena. Algunos pacientes con CI sienten el dolor en otras áreas además de la vejiga. Una persona puede sentir dolor en la uretra, en la región inferior del abdomen, en la región inferior de la espalda o en el área de la pelvis o perineal. Las mujeres pueden experimentar dolor en la vulva o en la vagina, y los hombres pueden sentir dolor en el escroto, en los testículos o en el pene. El dolor puede ser constante o intermitente.
Muchos pacientes con CI pueden identificar ciertas cosas que empeoran los síntomas. Por ejemplo, los síntomas de algunas personas empeoran al ingerir ciertas comidas o bebidas. Muchos pacientes encuentran que los síntomas son peores si tienen estrés (ya sea estrés físico o mental). Los síntomas pueden variar con el ciclo menstrual. Tanto los hombres como las mujeres con CI pueden experimentar dificultades sexuales a causa de esta enfermedad; las mujeres pueden sufrir dolor durante el coito porque la vejiga se encuentra al frente de la vagina, y los hombres pueden sentir dolor en el orgasmo o dolor al día siguiente.
Algunas mujeres con CI avanzado mencionan dolor en las piernas y pies que las incapacita para desarrollar sus actividades normalmente, asociado esto a un cansancio que las debilita.
Resumiendo:
  • Relación sexual dolorosa
  • Dolor pélvico
  • Molestia urinaria
  • Polaquiuria (hasta 60 veces al día en los casos graves)
  • Tenesmo vesical

  • Diagnóstico

    El diagnóstico se realiza descartando otras causas. Los exámenes abarcan:
    • Biopsia de la vejiga
    • Cistoscopia
    • Análisis de orina
    • Urocultivo
    • Citología de orina
    • Videourodinámica (muestra qué cantidad de orina tiene que haber en la vejiga antes de que usted sienta la necesidad de orinar)

    Tratamiento

    No se conocen las causas de la CI. Como probablemente haya diferentes causas, no hay un único tratamiento que funcione para todos los pacientes, y ningún tratamiento es “el mejor”. El tratamiento debe elegirse individualmente para cada paciente en función de sus síntomas. Normalmente se prueban diferentes tratamientos (o combinaciones de tratamientos) hasta que ocurra el alivio de los síntomas.
    Actualmente hay dos tratamientos aprobados por la Administración de Fármacologicos y Alimentos de los Estados Unidos (United States Food and Drug Administration, FDA) para tratar la CI. Uno es el pentosano polisulfato. No se sabe a ciencia cierta exactamente cómo actúa sobre la CI. Muchos piensan que construye y restaura el revestimiento protector del epitelio de la vejiga. También puede ayudar al reducir la inflamación o por medio de otros efectos. La dosis habitual es de 100 mg tres veces al día. Es muy poco común que tenga efectos secundarios, y si los hay, los más comunes son náuseas, diarrea y malestar gástrico. A menudo se necesitan entre tres y seis meses de tratamiento con pentosano polisulfato por vía oral antes de que el paciente note una mejora importante en los síntomas.
    El otro tratamiento aprobado por la FDA es colocar dimetil sulfóxido (DMSO) en la vejiga con la ayuda de una sonda. Esto normalmente se hace una vez a la semana durante seis semanas, y algunas personas continúan utilizándolo como tratamiento de mantenimiento (aunque con intervalos más largos de tiempo y no todas las semanas). No se sabe a ciencia cierta cómo actúa el DMSO sobre la CI. Tiene varias propiedades, entre las que se incluye el bloqueo de la inflamación, la disminución de la sensación de dolor y la eliminación de un tipo de toxinas llamadas “radicales libres” que pueden dañar a los tejidos. Algunos médicos combinan el DMSO con otros medicamentos como la heparina (similar al pentosano polisulfato) o esteroides (para reducir la inflamación). No hay estudios que hayan probado si estas combinaciones funcionan mejor que el dimetil sulfóxido solo.
    El principal efecto secundario del DMSO es un olor semejante al del ajo que dura durante varias horas luego de la aplicación. Para algunos pacientes, la introducción del DMSO en la vejiga puede ser dolorosa. A menudo se puede aliviar este dolor aplicando antes anestesia local en la vejiga mediante una sonda, o mezclando el anestésico local con el DMSO.
    Hay una amplia variedad de otros tratamientos que se usan para la CI, aunque no están específicamente aprobados por la FDA para este propósito. Los más comunes son la hidroxicina por vía oral, la amitriptilina también por vía oral, y la introducción de heparina en la vejiga con la ayuda de una sonda.
    La hidroxicina es una medicina antihistamínica. Se cree que algunos pacientes con CI tienen demasiada histamina en la vejiga, y que la histamina promueve el dolor y los otros síntomas. Por lo tanto, el uso de antihistamínicos puede ser útil en el tratamiento de la CI
    La dosis habitual es de 10 a 75 mg por la noche. El principal efecto secundario es la sedación, pero esto en realidad puede ser beneficioso porque ayuda al paciente a dormir mejor por la noche y a levantarse con menos frecuencia para orinar. Los únicos antihistamínicos que se han estudiado específicamente para la CI son la hidroxicina y (más recientemente) la cimetidina. No se sabe si hay otros antihistamínicos que puedan ser útiles para tratar la CI. La amitriptilina se describe como una medicina antidpresiva, pero en realidad tiene muchos efectos que pueden mejorar los síntomas de la CI. Tiene efectos antihistamínicos, disminuye los espasmos de la vejiga, y reduce la conducción por los nervios que transportan los mensajes de dolor (por ese motivo se utiliza para muchos tipos de dolor, no sólo para la CI). La amitriptilina es frequentemente usada para otros tipos de dolores crónicos como el cáncer y lesións de los nervios. La dosis habitual es de 10 a 75 mg por la noche. Los efectos secundarios más comunes son la sedación, la constipación, y un posible aumento de peso.
    La heparina es similar al pentosano polisulfato y probablemente ayude a la vejiga mediante mecanismos similares. La heparina no es absorbida por el estómago y las inyecciones a largo plazo pueden causar osteoporosis (debilitación de los huesos), y por lo tanto debe ser colocada en la vejiga mediante una sonda. La dosis habitual es de 10.000 a 20.000 unidades diarias o tres veces a la semana. No suele presentar efectos secundarios porque la heparina permanece sólo en la vejiga y normalmente no afecta al resto del cuerpo.
    También se usan muchos otros tratamientos contra la CI, pero con menos frecuencia que los que se describieron aquí. Algunos pacientes no responden a ningún tratamiento para esta enfermedad pero aún así pueden lograr una mejoría importante en su calidad de vida gracias a un tratamiento adecuado del dolor. El tratamiento adecuado del dolor puede incluir el uso de medicinas antiinflmatorias, narcoticos de potencia moderada y narcoticos más potentes de acción prolongada además del bloqueo de nervios, la acupuntura y otros tratamientos sin medicinas. El tratamiento profesional del dolor a menudo puede ser útil en los casos más severos

    Vídeo de una cistodistensión a un paciente con CI
     

    Modificaciones en la alimentación:
    Algunos pacientes descubren que los cambios en la alimentación pueden ayudarles a controlar los síntomas. La idea es evitar los alimentos y bebidas que puedan causar irritación en la vejiga. A continuación se presentan algunos de los alimentos que la Asociación para la Cistitis Intersticial (Interstitial Cystitis Association ) considera que pueden causar irritación vesical:
    • Quesos curados
    • Alcohol
    • Edulcorantes artificiales
    • Chocolate
    • Jugos de cítricos
    • Café
    • Jugo de arándanos agrios (Nota: aunque el jugo de arándanos agrios a menudo se recomienda para las infecciones de las vías urinarias, puede hacer que los síntomas de cistitis intersticial empeoren)
    • Habas y judías
    • Carnes curadas, procesadas, ahumadas, enlatadas o que contengan nitrito
    • La mayoría de las frutas a excepción de los arándanos, el melón dulce y las peras
    • Nueces a excepción de las almendras, anacardos y nueces de pino (piñones)
    • Cebollas
    • Pan de centeno
    • Aderezos o aliños que contengan glutamato monosódico
    • Crema ácida
    • Pan hecho de masa fermentada
    • Soya
    • Tofu
    • Tomates
    • Yogur
    Los expertos sugieren que no hay que dejar de consumir estos alimentos de una sola vez, sino tratar de eliminar de a uno por vez para observar si esto ayuda a aliviar los síntomas.

    Espectativas

    Los resultados del tratamiento varían. Algunas personas responden bien a los tratamientos simples y a los cambios en la dieta, mientras que otras pueden requerir tratamientos extensos o cirugía.
     
     


    Vídeo de la Fundación Pizzuto con Araci de Argentina (dos partes):



     
     

    Anexo: Úlceras de Hunner

    El 10% de los enfermos de CI, tienen Ulceras de Hunner. La úlcera de Hunner es una lesión inflamatoria distinta, presenta la característica de una ruptura profunda a través de la mucosa y submucosa provocada por la distensión vesical. A pesar del nombre, no es una úlcera, por lo tanto, se ha decidido utilizar el nombre de Hunner para ese tipo de lesión en lugar de úlcera de Hunner La detección de las lesiones de Hunner en general sólo es posible en la cistoscopia con hidrodistensión bajo anestesia, efectuada por un urólogo con experiencia de formación para la detección de las mismas.
     
     
    Información obtenida de:

    Anamú para combatir la cistitis

    domingo, 18 de noviembre de 2012

    Hay que consultar con el médico siempre. Yo personalmente no creo mucho en esto, pero...
     
    El anamú es una planta herbácea perenne. Crece hasta aproximadamente un metro de altura. Se encuentra principalmente en el Amazonas y las áreas tropicales de Centro y Sur América, en el Caribe y en África.
    En algunos lugares se le conoce como yerba de ajo debido al fuerte olor a ajo que emana, especialmente de las raíces. Otros nombres por los que se le conoce son apacín, apazote y apacina.
    La raíz se considera más poderosa que las hojas.
    En el anamú se han descubierto numerosos compuestos biológicamente activos. Entre estos: flavonoides, triterpenos, esteroides y compuestos a base de azufre.
     

    Zumo contra la cistitis y preparado contra el ardor al orinar

    Hay que consultar con el médico siempre. Yo personalmente no creo mucho en esto, pero...


     

     
     

    ¿Por qué el arándano rojo americano contra la cistitis?


    Video sobre el arándano rojo contra la cistitis de repetición (Dra. Montserrat Espuña)




    Vídeo de Antena3 sobre la incidencia de la Cistitis en Canarias


    Vídeo de como prevenir la cistitis en mujeres

    Vuelvo a insistir, que nada debe sustituir las indicaciones de los médicos y profesionales de la salud...

    Vídeo explicativo sobre las infecciones urinarias de repetición


    Cistitis (vídeos explicativos)








    Vídeo sobre remedios naturales para la cistitis

    Como siempre digo, no se debe tomar nada sin consultar con al médico...


    Urinary tract infection videos information

    sábado, 17 de noviembre de 2012












    Ecografía de un riñon con doble seno renal

    jueves, 15 de noviembre de 2012


    Tres vídeos sobre el ácido úrico de nutricionistas

    martes, 13 de noviembre de 2012






    Programa de Canal Sur sobre el ácido úrico


    El ácido úrico

    El ácido úrico es un compuesto orgánico de carbono, nitrógeno, oxígeno e hidrógeno. Su fórmula química es C5H4N4O3.
    Es un producto de desecho del metabolismo de nitrógeno en el cuerpo humano (el producto de desecho principal es la urea), y se encuentra en la orina en pequeñas cantidades.
    La mayor parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los riñones, donde sale a través de la orina. Si el cuerpo produce demasiado ácido úrico o no lo elimina lo suficiente, la persona se puede enfermar. Los altos niveles de ácido úrico en el cuerpo se denominan hiperuricemia.
    La gota en el ser humano está asociada con niveles anormales de ácido úrico en el sistema.
    La saturación de ácido úrico en la sangre humana puede dar lugar a un tipo de cálculos renales cuando el ácido cristaliza en el riñón. Un porcentaje considerable de enfermos de gota llegan a tener cálculos renales de tipo úrico.
    Para saber el nivel de ácido úrico se necesita una muestra de sangre.´
     
    Entre los fármacos que pueden aumentar el nivel de ácido úrico en el cuerpo se pueden mencionar:
    • Alcohol
    • Ácido ascórbico
    • Ácido acetilsalicílico (aspirin)
    • Cafeína
    • Cisplatino
    • Diazóxido
    • Diuréticos
    • Epinefrina
    • Etambutol
    • Levodopa
    • Metildopa
    • Ácido nicotínico
    • Fenotiazinas
    • Teofilina
    Los fármacos que pueden disminuir el nivel de ácido úrico en el cuerpo incluyen:
    • Alopurinol
    • Azatioprina
    • Clofibrato
    • Corticoesteroides
    • Estrógenos
    • Febuxostat
    • Glucosa
    • Guayafenesina
    • Manitol
    • Probenecida
    • Warfarina
    Los niveles de ácido úrico por encima de lo normal (hiperuricemia) pueden deberse a:
    • Acidosis
    • Alcoholismo
    • Diabetes
    • Gota
    • Hipoparatiroidismo
    • Intoxicación con plomo
    • Leucemia
    • Nefrolitiasis
    • Policitemia vera
    • Insuficiencia renal
    • Toxemia del embarazo
    • Dieta rica en purinas
    • Ejercicio excesivo
    • Efectos secundarios relacionados con la quimioterapia
    Los niveles de ácido úrico por debajo de lo normal pueden deberse a:
    • Síndrome de Fanconi
    • Enfermedad de Wilson
    • Síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética (SIHAD)
    • Dieta baja en purinas
     
     
     
    Información obtenida de:
    MedlinePlus
    Wikipedia

    ¿Por qué se producen las infecciones de orina en las mujeres? (Vídeo Canal Sur)

    jueves, 8 de noviembre de 2012


    Vesicoureteral reflux (VUR) and its stages video


    Documento sobre videourodinamia del aparato urinario superior


    Clasificación del reflujo vesicoureteral (RVU) y epidemiología


    Guía de práctica clínica: Manejo del paciente con reflujo vesicoureteral (RVU) primario o esencial


    Qué es la videourodinamia

    Es un examen de las vías urinarias bajas que brindará información importante sobre la vejiga, cuello de vejiga, uretra y capacidad para retener y vaciar la orina. Los estudios de videourodinamia se realizan en pacientes que presentan incontinencia urinaria, dificultad o dolor al orinar, anomalías estructurales de las vías urinarias, infecciones urinarias recurrentes, cirugía previa en las vías urinarias o enfermedades neurológicas.

    Preparación para el procedimiento
    Este examen no requiere ninguna preparación especial. De ser posible, trate de acudir a la cita con la vejiga llena o al menos trate de no orinar una hora antes del examen. Se puede comer y beber antes del examen; de hecho, es preferible que lo haga. Si presenta algún signo o síntoma de infección urinaria, es posible que su cita necesite ser reprogramada y no se realice la prueba. Llame a su médico si antes del procedimiento tiene dolor o dificultad al orinar, o si la orina es turbia o de olor desagradable.
     
    Procedimiento
    Antes de iniciar el procedimiento, usted debe desvestirse y colocarse la ropa hospitalaria. Luego se le solicitará que vacíe su vejiga en un inodoro computerizado que mide la velocidad de flujo. A continuación, se le insertarán pequeños catéteres en la vejiga y el recto. El catéter en la vejiga será utilizado con dos fines: 1) llenar lentamente la vejiga con agua y colorante radioopaco, y 2) medir las presiones en la vejiga. El catéter en el recto es necesario para medir la presión intraabdominal. Ambos catéteres pueden ser ligeramente molestos. Luego de la inserción de los catéteres, se le colocarán dos almohadillas con electrodos en los glúteos, cerca del recto. Los electrodos se utilizan para medir las actividades de los músculos del piso pélvico. En este momento, recibirá ayuda para ponerse de pie. Su vejiga será llenada lentamente, mientras se toman radiografías de sus vías urinarias bajas. Esta parte del examen en general lleva entre 20 y 30 minutos. Durante la fase de "llenado" del examen, se le puede solicitar que gire de lado a lado. También se le puede solicitar que tosa o que "empuje hacia abajo", de manera tal que sea posible observar ciertos aspectos de las vías urinarias bajas. Después de que la vejiga esté llena, usted vaciará su vejiga en elinodoro computerizado. Luego de finalizar con el vaciado, se le quitarán los catéteres y las almohadillas con electrodos.
     
    Información posterior al procedimiento
    Se puede retomar la actividad normal. Si presenta algún signo o síntoma de infección urinaria (ardor al orinar, urgencia urinaria, micción frecuente, o fiebre), llame a su médico.

    Cistografía isotópica o cistogammagrafía

    La cistografía es una técnica radiológica de medicina nuclear que consiste en poner de manifiesto la vejiga urinaria mediante un medio de contraste. Existen dos métodos; en uno se aprovecha el contraste excretado por los riñones en una urografía endovenosa y en otro se introduce el contraste directamente a través de una sonda.
     
    Ejemplo de consentimiento informado (en valenciano):
     

    Manual de exploraciones en medicina nuclear para enfermería


    Cistouretrografía Miccional Seriada Pediátrica (CUMS)

    ¿Que és la Cistouretrografía retrógrada? 
    Es una prueba de imagen que consiste en administrar contraste diluido, a través de un catéter que luego se retira. Se valora el paso de orina por vejiga y uretra y se diagnostican anormalidades del tracto urinario inferior.

    ¿Cúales son las utilidades más frecuentes de este procedimiento? 
    El reflujo vesicoureteral se trata de una anomalía en las valvas ureterales que no impiden el reflujo de orina desde la vejiga. Se relaciona con infecciones derepetición. Se aprecia en el 40% de recién nacidos y en el 25% de niños. La mayoría de las veces es congénito o asociado a alta presión en vejiga o a infecciones previas.

    ¿Cómo debo preparar al niño para la exploración?
    • Ropa desprovista de objetos metálicos.
    • La sedación no se suele utilizar para evitar la micción del niño durante la intervención.

    ¿Que tipo de equipo se utiliza?
     Mesa movible con tubo fluoroscópico para obtener imágenes a tiempo real que se están visualizando en un monitor. La presencia de un técnico y un radiólogo.
     
    ¿Qué se hace en la exploración?
     Obtiene una imagen de densidad aumentada por la administración de contraste que permite valorar anormalidades.

    ¿Cómo es el procedimiento?
    • La enfermera coloca al niño sobre la mesa y éste debe mostrarse colaborador.
    • Se obtienen imágenes previa introducción de contraste.
    • Se limpiará la zona con sustancias específicas y se introducirá un tubo estéril a través de la uretra hacia la vejiga. El tubo se conecta a una bolsa de contraste que va cayendo por gravedad hasta que la vejiga está llena.
    • El radiólogo visualiza si existe reflujo hacia los uréteres. Después se obtienen una serie de imágenes y se permite al niño evacuar completamente y se obtienen varias imágenes postevacuación.

    ¿Que experimentará el niño durante el procedimiento?

    Es indolora. Puede sentir frío durante la esterilización y en algunos casos pequeñas molestias al introducir el contraste. Se permitirá a los padres permanecer en la sala.

    ¿Quien interpreta las imágenes?
    Un radiólogo que remite su diagnóstico al pediatra.

    Riesgos y Beneficios

    BENEFICIOS:

    • Nos da información detallada en el manejo de estas anormalidades lo que permite evitar el daño renal.
    • Es mínimamente invasiva y las complicaciones son raras.
    • Suficiente información para tratar la alteración de forma conservadora y evitar cirugía.
    • Rápida , indolora y más barata que RM o TC.

    RIESGOS:

    • Exposición a los rayos X.
    • Adecuada colimación.
    • Dosis radiante.
    • Estos riesgos son minimizados con el uso de aparatos de alta velocidad, el establecimiento de stándares y el control del método.

    ¿Cuales son las limitaciones de la prueba?

    • No es una técnica adecuada en la valoración de la obstrucción renal.
    • No se debe realizar en el momento de infección urinaria activa.


    Información obtenida de la Sociedad Española de Radiología Médica

    Vídeo-presentación sobre el reflujo vesicoureteral (RVU)


    Reflujo vesicoureteral (RVU) en niños

    Se denomina reflujo vesicoureteral (RVU) al paso retrogrado de orina desde la vejiga hacia los ureteres, circunstancia que puede llegar a causar daño renal progresivo por la sobrecarga de volumen y presión y/o por infecciones urinarias recurrentes en la infancia. El diagnóstico de RVU solo suele realizarse tras el nacimiento, por medio de ureterocistograma miccional. En la época prenatal generalmente solo se observa hidronefrosis de grado leve-moderado. La dilatación del tracto urinario fetal se observa ecograficamente en alrededor del 1% de los exámenes ecograficos rutinarios realizados en gestantes de la población general, por lo que constituyen una de las alteraciones morfológicas fetales más frecuentes, pero inespecífica de la patología subyacente. Alrededor del 15% de las dilataciones del tracto urinario observadas en estudios ecograficos prenatales están asociadas a Reflujo Vesico-ureteral (RVU) demostrado por ureterocistograma miccional postnatal. No obstante, en la literatura médica se han comunicado unos pocos casos en los que pudo realizarse el diagnóstico prenatal específico de RVU mediante la observación de los cambios recíprocos en las dimensiones de la vejiga urinaria y pelvis renales.
    La historia natural del RVU es algo diferente al detectado postnatalmente como consecuencia de infecciones urinarias de repetición. El RVU prenatal es más frecuente en fetos de sexo masculino ( 75% de todos los casos), se asocia frecuentemente a dilatación bilateral y daño renal congénito en el 60% de los casos, y presenta una mayor tasa de resolución espontanea, que es cercana al 20%. Además existe una correlación significativa entre el grado de dilatación y la incidencia de RVU. Para explicar esta diferente historia natural se ha sugerido que en la etiopatogenia de la enfermedad puede participar un retraso en la maduración del mecanismo de esfínter del cuello vesical, precisando mayores presiones miccionales.

    Información de la web: www.medicinafetal.info

    Vídeo ecográfico del reflujo vesico-ureteral en un feto de 39 semanas


     
    En el vídeo se presenta el caso de un feto de sexo masculino estudiado a las 39 semanas de gestación al que se observó, en primera instancia, una vejiga de 52 mm de diámetro longitudinal (por encima del percentil 95), y una hidronefrosis grado 3 (según clasificación de la Society for Fetal Urology (SFU) ) en riñón derecho, con un diámetro AP de la pelvis renal de 13,5 mm, y un riñón izquierdo con una hidronefrosis grado 2 (SFU) y un diámetro AP de la pelvis renal de 11,5 mm. La cantidad de liquido amniótico era normal. A los pocos minutos, antes de finalizar el estudio, se observa que el feto había vaciado la vejiga, momento en el cual los diámetros AP de ambas pelvis renales presentan disminución de sus diámetros, siendo ambos de alrededor de 9.5 mm, y reducción de la dilatación calicial en riñón derecho, todo ello altamente sugerente de RVU.

    Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS)

    martes, 6 de noviembre de 2012



    Varios amigos del blog me han preguntado por correo electrónico sobre diferentes temas y justo hace unos días, hablando con una chica, surgió el tema del TENS y ella me pregunto qué era eso y para que lo había llevado.
     
    Aquí podría hablar desde dos puntos de vista personales muy distintos:
    - como paciente de la unidad del dolor en dos hospitales distintos, en los que en ambos casos he llevado el TENS. Aquí tendría que decir que realmente a mi no me funcionó, pero también he de mencionar que el tratamiento "global" al que me han sometido, me ha servido de mucho y estoy muy agradecido a los equipos de ambos hospitales. De hecho, tengo relación personal con varios de los facultativos de estas unidades del dolor. Quiero de paso decir, que para nada las unidades del dolor son los lugares dónde vamos los desahuciados a que nos den morfina para aliviarnos y para casa. A mi entender, son imprescindibles y su papel en la medicina es básico.
    - desde el punto de vista como profesional de la ingeniería, habiéndome especializado en bioelectrónica y después de dar varios años clase a universitarios, he de decir que nadie me ha demostrado aún su aportación. A partir de esto, podemos entrar en analizar diferentes estudios y sus posibles resultados, pero entramos en la misma discusión de que si las antenas de telefonía móvil son cancerígenas, etc. Pues señores, mi veredicto profesional: "mi no creer".
     
    Dichos mis puntos de vista (repito, hasta aquí, era opinión personal y estaré encantado de debatir con el que quiera sobre el tema), expongo lo que es el TENS y para lo que teóricamente sirve...
     
    El TENS es un pequeño aparato generador de pulsos eléctricos destinado a conseguir analgesia. La estimulación eléctrica transcutánea nerviosa es una forma de electroterapia de baja frecuencia que permite estimular las fibras nerviosas gruesas A - alfa mielínicas de conducción rápida-. Desencadena a nivel central la puesta en marcha de los sistemas analgésicos descendentes de carácter inhibitorio.
    No hay que confundir con el EMS, de posterior aparición al TENS, que se destina a la electroestimulación neuromuscular siempre que no estemos ante procesos patológicos, o si existen, que sean muy moderados.
     
    El desarrollo de TENS está basado en el trabajo de Melzack, R y Wall (1965) acerca de la teoría de la puerta de control espinal y la modulación del dolor.
    En 1966 aparece la primera unidad TENS, aún hoy en día su mecanismo de acción, indicaciones de tratamiento, colocación óptima de los electrodos y parámetros de tratamiento siguen siendo objeto de investigación.

    *Teoría de la puerta de control del dolor de Melzack y Wall
    El estímulo a los nervios gruesos mielinizados produce inhibición a nivel medular, bloqueando la transmisión del estímulo doloroso al cerebro, conducido por nervios delgados no mielinizados.
     
    Al utilizar TENS se aplica una forma de corriente eléctrica a las terminaciones nerviosas de la piel.
     
    La corriente viaja hacia el cerebro a lo largo de las fibras nerviosas tipo A (gruesas) o puertas de localización espacial propioceptivas. Estas fibras pasan a través de un segmento de la médula espinal, la sustancia gelatinosa que contiene las células T implicadas en la transmisión nerviosa.
     
    Las células T sirven como uniones de transmisión para las fibras nerviosas que llevan la sensación del dolor hacia el tálamo o “centro del dolor” del cerebro.
     
    Las fibras C (delgadas) conducen más lentamente que las fibras A.

    La señal a lo largo de las fibras A normalmente alcanza el cerebro antes que la transmisión por las fibras C.
     
    Ambas fibras y sus transmisiones respectivas deben pasar a través de las mismas células T en la médula espinal, consideradas como una puerta por la cual deben pasar las señales.

    Debido al mayor número presente en el sistema y a la velocidad rápida de transmisión, las fibras A pueden bloquear la llegada de la transmisión por las fibras lentas C.
     
    Una señal de dolor puede bloquearse de forma eficaz mediante el mecanismo de puerta en el interior de la célula T.
    Teoría de la liberación de endorfinas de Sjölund y Erickson
    Erickson y Salar demostraron un aumento de los péptidos opiáceos en el líquido cefalorraquídeo lumbar como consecuencia de la estimulación nerviosa transcutánea.

    La investigación con TENS indica que la producción de endorfinas puede aumentar con la estimulación eléctrica, produciendo una reacción seudo dolorosa sobre las células que las producen.
     
    La estimulación no tiene por qué ser dolorosa para producir este efecto. Esta teoría se basa en que el dolor crónico va acompañado siempre de una hiperactividad del sistema de endorfinas, o de un consumo aumentado de las endorfinas liberadas.
     
    El uso de TENS de trenes de impulso (de baja frecuencia y amplitud elevada o TENS de acupuntura), permite estimular el sistema nervioso central hasta la liberación de opiatos endógenos, consiguiendo la analgesia.
     
    Parámetros de aplicación del TENS
    • Duración del impulso: la duración del impulso bifásico asimétrico elegida para el inicio del tratamiento debe ser breve 60 a 150 µseg, estimulando de esta manera las fibras nerviosas gruesas aferentes. Nunca se debe sobrepasar duraciones de fase superiores a 200 µseg.
    • Frecuencia del impulso: debe ajustarse como máximo entre 1 y 200 Hz. Se consigue la estimulación selectiva de fibras nerviosas gruesas aferentes de mayor a menor grosor en sus respectivas frecuencias naturales.Las investigaciones señalan que frecuencias entre 50 y 100 Hz son las más eficaces en el tratramiento del dolor. Sjölund y Eriksson en 1981 demostraron en su investigación que 80 Hz es una frecuencia ideal para combatir el dolor
    • Frecuencia de ráfaga: se generan 10 impulsos cuando la frecuencia base de la corriente es de 100 Hz y se selecciona una corriente de ráfaga de 2 Hz.La duración total por ráfaga es de 125 mseg de los cuales 25 ms son de ascenso, 75 ms de mantenimiento y 25 ms de descenso.Cada ráfaga se puede ajustar gradualmente entre 1 y 5 Hz. Al inicio de la sesión se selecciona una frecuencia de ráfaga baja (2Hz) y si el paciente no la tolera se aplican frecuencias más elevadas (3 – 5 Hz).
    • Modulación de la frecuencia o espectro: Con TENS de alta frecuencia y amplitud baja, impide la adaptación del tejido estimulado,obteniendo una mayor duración de la eficacia en la aplicación.Se utiliza para aumentar el beneficio del tratamiento reduciendo la adaptación (disminución de la respuesta) de los nervios estimulados.
    Técnicas de Aplicación del TENS
    • TENS Convencional: Es el TENS de alta frecuencia y amplitud baja. Se utiliza sobretodo para la disminución del dolor, en problemas de alta actualidad, proporcionando analgesia de corta duración, la cual no es reversible con naloxona.Se recomienda como frecuencia de partida 80 Hz, situándose entre 60 y110 Hz las frecuencias más efectivas.Duración de fase relativamente breve entre 60 y 150 µs. La amplitud debe ajustarse hasta experimentar parestesias agradables.
    • TENS por ráfagas: También se le conoce como teens por trenes de impulso o Burst. Es el TENS de frecuencia baja y amplitud alta o TENS por ráfagas.No provoca una disminución inmediata del dolor, pero después de 30 minutos de aplicación hay un período de 6 a 8 horas de alivio. Se emplea si TENS convencional no surte efecto.
      Consiste en un tren de impulsos de 2 a 5 Hz ( frecuencia de los trenes. Cada ráfaga de impulsos dura 70 milisegundos. Cada ráfaga contiene 7 impulsos. La frecuencia básica de cada tren es de 100 Hz.
    Frecuencia y número de sesiones
     
    El número total de sesiones es variable, siendo una alternativa terapéutica que implica pocos o ningún efecto colateral adverso frente a otros procedimientos, se utilizar todo el tiempo necesario, y siempre que durante el mismo, no se presenten complicaciones.
    En el tratamiento del paciente con dolor crónico, relativo a procesos reumáticos, con diez sesiones se puede lograr un eficiente control del dolor, aunque obviamente, deba procederse a reiterar los tratamientos.
    La frecuencia de las sesiones depende de la duración de cada aplicación, sesiones de mediana y larga duración tienen intervalos mayores, en cambio las de corta duración, pueden aplicarse dos veces el mismo día, las aplicaciones más frecuentes son día por medio.
     
    Área destinada a la estimulación
     
    1- En la zona o punto doloroso
    2- A distancia:
         a- En el área de proyección refleja

         b- En el mismo dermatoma cutáneo

         c- Según los puntos de acupuntura
     
     
    Indicaciones Generales del TENS
    • Lesiones avulsivas del plexo braquial, lesiones de los nervios periféricos (neuroma doloroso).
    • Lesiones de compresión nerviosa y distrofia simpática refleja (síndrome del túnel carpiano).
    • Dolor del muñón y/o dolor fantasma de miembros.
    • Neuralgia post herpética.
    • Dolor de espalda y cuello asociado con dolor de pierna o brazo respectivamente.
    • Neuralgia del trigémino.
    • Dolor en enfermos terminales.
    • Dolor obstétrico.
    Contraindicaciones Generales del TENS 
    • Presencia de marcapasos.
    • Enfermedad cardíaca o arritmias. (Salvo recomendación del cardiólogo).
    • Dolor sin diagnosticar.
    • Epilepsia, sin consultar los cuidados y consejos necesarios con el médico.
    • Durante los tres primeros meses del embarazo.
    • No aplicar en la boca.
    • No utilizar en el trayecto de la arteria carótida.
    • No emplear sobre piel lesionada.
    • No aplicar sobre piel anestesiada.
    • No utilizar sobre el abdomen durante el embarazo.
     
    Cabe mencionar, que en los últimos tiempos han aparecido "mutaciones" de los TENS destinadas a la tonificación muscular, algunos de ellos famosos por ser anunciados en espacios de la teletienda...
     
     
     
     
    Información obtenida entro otros sitios de:
    www.terapia-fisica.com
    www.efisioterapia.net
    www.larelajacion.com
    www.electroterapia.com