Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Análisis de las aguas embotelladas y de grifo españolas y de las implicaciones de su consumo en la litiasis urinaria

lunes, 6 de diciembre de 2010

Estudio muy interesante del Servicio de Bioquímica de la Fundació Puigvert de Barcelona

Pulsar aquí para ampliar

Manual de derivaciones urinarias

Una empresa farmaceutica que elabora productos para derivaciones urinarias, como bolsas para nefrostomía, elaboró en el año 2002 un manual bastante interesanta.
La empresa es Coloplast y el documento el siguiente:

Pulsar aquí para ampliar

Protocolo para colocación de doble jota vía nefrostomía

Documento del servicio de enfermería del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete sobre los protocolos para la colocación de un doble jota vía nefrostomía en el servicio de radiodiagnóstico.

No lo puedo colgar directamente porque está protegido y pongo el enlace por si a alguien le interesa: Pulsar aquí

Por cierto, aprovecho para decir que considero una tontería proteger documentos que pueden ser útiles para mucha gente.
La protección del documento es muy sencilla de quitar, pero no voy a ser yo el que lo haga... deberían ser ellos mismos.

Documento sobre cuidados de un paciente con nefrostomía

Pulsar aquí para ampliar

Otro vídeo de una nefrostomía en el riñón derecho

Las imágenes causan impresión

Otro vídeo de la realización de una nefrostomía

En un Hospital de la India

Otro vídeo de una operación de Fibrosis retroperitoneal

Esta vez en la India

Vídeo sobre una operación de Fibrosis retroperitoneal

Realizada en un hospital de Grecia

Enfermedad de Ormond

Descripción:

(Albarrán; Ormond). Sinónimo: fibrosis retroperitoneal idiopática, liposclerosis retroperitoneal, liposclerosis periureteral, periuretritis plástica, retroperitonitis fibrosa y esclerosante. Enfermedad caracterizada anatómicamente por el desarrollo de un tejido fibroso retroperitoneal, de 3 a 4 cm de espesor, que se extiende desde la segunda vértebra lumbar al promontorio sacro. Engloba, sin invadirlos, los riñones, uréteres, aorta, arterias iliacas primitivas, vena cava inferior y, a veces las venas mesentéricas y porta. El cuadro clínico es variable, generalmente dominado por una alteración del estado general y por una repercusión en el aparato urinario (compresión de los uréteres con hidronefrosis, infección, azotemia y muerte por anuria), o con signos de compresión vascular. La corticoterapia y la radioterapia han sido preconizadas; pero con frecuencia es necesaria la liberación quirúrgica de los órganos comprimidos (principalmente uréteres). Se han descrito algunos casos de fibrosis retroperitoneal consecutivos al uso de derivados del cornezuelo del centeno.



Con más detalle:

La fibrosis retroperitoneal es un trastorno en el cual una masa fibrosa en la parte posterior del abdomen obstruye los conductos que trasportan la orina desde los riñones hasta la vejiga.

Nombres alternativos
Fibrosis retroperitoneal idiopática; enfermedad de Ormond

Causas, incidencia y factores de riesgo
La fibrosis retroperitoneal es un trastorno poco común provocado por un exceso de tejido fibroso en el área justo detrás del estómago. Los médicos desconocen por qué se forman estas masas. Es más común en personas entre los 40 y 60 años de edad, y los hombres tienen el doble de probabilidades de resultar afectados comparados con las mujeres.

El trastorno puede provocar uropatía obstructiva unilateral crónica o uropatía obstructiva bilateral crónica como resultado de la masa fibrosa que obstruye los uréteres, los conductos que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga. Esta obstrucción es la que causa los síntomas.

Síntomas
Síntomas iniciales:
•Dolor sordo en el abdomen que se incrementa con el tiempo
•Inflamación de una pierna
•Disminución de la circulación en las piernas que lleva a que se presente dolor y decoloración
•Dolor abdominal intenso con hemorragia debido a isquemia intestinal
Síntomas tardíos:
•Disminución del gasto urinario
•Ausencia total de orina (anuria)
•Náuseas, vómitos, cambios en el pensamiento causados por insuficiencia renal y la acumulación de químicos tóxicos resultante en la sangre

Signos y exámenes
•Niveles elevados de BUN en suero y de creatinina
•Ecografía del riñón que muestra hidronefrosis (distensión de la pelvis renal debida a acumulación de líquido) y una masa
•Urografía excretora que muestra compresión y desviación de los uréteres
•TAC abdominal: es el mejor examen para detectar la masa retroperitoneal
•IMR: ofrece resultados comparables con la TAC
•Biopsia que muestra ya sea fibrosis retroperitoneal o un tumor canceroso

Tratamiento
Primero, se ensaya con medicamentos antinflamatorios potentes, llamados corticosteroides. Algunos médicos también utilizan un medicamento llamado tamoxifeno para tratar esta afección.
Si el tratamiento con corticosteroides no funciona, se debe practicar una biopsia para confirmar el diagnóstico. Si éste se confirma, generalmente se prescriben otros medicamentos para inhibir el sistema inmunitario.
Cuando los medicamentos no funcionan, se necesita cirugía y el uso de stents (tubos de drenaje).

Expectativas (pronóstico)
El pronóstico depende de la extensión de la fibrosis y de la magnitud del daño a los riñones. El daño renal puede ser temporal o permanente.

Complicaciones
•Uropatía obstructiva bilateral crónica
•Uropatía obstructiva unilateral crónica
•Insuficiencia renal crónica

Situaciones que requieren asistencia médica
Se debe buscar asistencia médica si se presenta dolor de costado o en la parte baja del abdomen, particularmente con disminución del gasto urinario.

Prevención
En lo posible, se recomienda evitar el uso prolongado de medicamentos que contengan metisergida, ya que se ha demostrado que causan fibrosis retroperitoneal.

Historia de una amiga del blog con Fibrosis retroperitoneal - Enfermedad de Ormond

Cómo bien sabéis la temática del blog es el catéter doble jota, que casi todos los que los llevamos es por problemas renales de diferente índole.
Hay veces que esos problemas del aparato urinario vienen provocados por otras enfermedades, es el caso que os expongo...
Nuestra amiga Adriana de Buenos Aires (Argentina) tiene una enfermedad de las llamadas "raras", cuyo nombre es Fibrosis retroperitoneal - Enfermedad de Ormond y me ha contado su historia que aquí os dejo (adapto en mail):

En el mes de Abril de 2010. hago mi rutina de análisis anuales, esto es, examen de sangre completo, orina, placa de tórax, mamografías y ginecología... dándome todo un resultado de estar regalando salud.
Me quedo tranquila sabiendo que por un año no debo hacer nada más, hasta que en el mes de Julio comienzo a tener unos dolores bastante fuertes, lo que se llaman lumbalgias comúnmente... que luego se transforman en cruralgias..cuando el nervio se cruza de un lado me duele y afecta la pierna del otro lado y cosas así. Conclusión, fue un mes de julio con estos dolores , llegando a agosto con lo mismo, haciendo placas de columna, de pelvis, de cadera, de rodillas, de todos mis huesos sin encontrar absolutamente nada. En este proceso mi vida también estaba complicada con otros problemas de salud de otro familiar... Al final de agosto comienzo a empeorar de mis dolores sin que los médicos puedan encontrar la causa, hasta que en un nuevo análisis de sangre me sale anemia, 2.800.888 glóbulos rojos, la eritroenmas de 110 y los hematocritos en 20, se me pide una tomografía computada, cuyo resultado es más que complejo porque no muestra ninguna cosa clara, pero si la inflamación de un ganglio retroperitoneal y el engrosamiento del cuello del útero, se me piden dos estudios nuevos, una ecografía de cuello útero ( recordemos que en abril habían salido perfectos estos estudios) y una ecografía de vesícula, estudios que no llego a hacer ya que una noche debo partir a la guardia del sanatorio en estado grave porque no podía orinar ni una gota, habiéndome hinchado toda y con un color de mi piel entre amarillo y verde (un horror, algo que daba miedo solo de verme). Llego al sanatorio y quedo internada en estado grave, me hacen un intento de desobstrucción de uréteres pero solo consiguen pasar uno, el otro esta infranqueable por lo cual se decide operación de urgencia, concretamente una laparotomía exploratoria. aprovechando para hacer el reimplante del uréter que estaba mas estrangulado, se toman muestras patológicas del uréter y cuello de útero cuyo resultado luego son negativos a enfermedad maligna sin dar ningún dato que sirva al diagnostico. Se desobstruyen los uréteres, y ya por primera vez colocan los catéteres doble J... En ese momento, orinaba hasta 15 litros por día, era todo como una locura pero así puede salvarme de la diálisis, de estar con las bolsitas colgando de por vida y de la muerte misma... mi estado era muy grave.
Aquí comienza la odisea de mi diagnostico, se manejaban muchas hipótesis por los síntomas que tenia y ninguna muy alentadora. Se hablo de hasta linfoma en sangre y tantas cosas más... se me practica una segunda tomografía luego de la desobstrucción de los uréteres y de haber normalizado los valores de la función renal, de hecho llevaba unos 20 días de pelea y conseguí que la urea y la creatina salieran bien, se me da el alta para seguir control de forma ambulatoria y vuelvo a la clínica con casi 40 de fiebre a los tres días. Una infección urinaria cuando estaba con sonda aun... fue tremenda. ya quede internada nuevamente y volvía a complicarse mi caso. Con el regreso del dolor del que hablaba al principio, se hace la nueva tomografía, y al hacerla, los famosos ganglios siguen en estado de alerta, eso llama mucho la atención y se decide a los 30 días exactos de mi primer operación de laparotomía, una segunda para tomar muestras de esos ganglios... se realiza la operación, se encuentren los ganglios y se toman muestras que dan negativo a enfermedad maligna pero dan positivo a la enfermedad de Ormond. Me sacan los catéteres, pero la enfermedad vuelve a atrapar los uréteres así que vuelven a colocarlos y ahora hasta no se sabe cuando..solo se que cada tres meses debo cambiarlos por las famosas calcificaciones.
Los médicos mas allá de sentirse abatidos por el desconocimiento de tratamiento para esta enfermedad por no contar con la experiencia me hablan de las buenas probabilidades que hay con respecto a los tratamientos que saben que existen, que son a base de altas dosis de corticoides que luego irán bajando a medida que la enfermedad vaya apaciguándose, ya que es una enfermedad autoinmune, inflamatoria... que puede hasta desaparecer o no...eso no se sabe pero bueno, reacciona bien a estos tratamientos. Como te decía muy llena de efectos secundarios.

Durante todo el proceso, se acrecentan mis problemas familiares y de forma paralela hago un tratamiento con medicina alternativa que me quita mucho de los padecimientos secundarios. O al menos los hace menos difíciles.

Adriana, espero que los amigos del blog te puedan ayudar y cualquier cosa que necesites sabes dónde estoy. Cualquier cosa que quieres que añada o modifique, este blog es tuyo y ya somos más de 100.000 personas...