Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Definición de cistítis

jueves, 7 de mayo de 2009

Como el término ha aparecido en varias ocasiones, aclaremos:

La cistitis es la inflamación aguda o crónica de la vejiga urinaria, con infección o sin ella. Esta enfermedad se desarrolla con una bacteria.

Puede tener distintas causas. La causa más frecuente de cistitis es la infección por bacterias gram negativas, destacando entre todas la Escherichia coli.
Para que un germen produzca cistitis primero debe colonizar la orina de la vejiga (bacteriuria) y posteriormente producir una respuesta inflamatoria en la mucosa vesical. A esta forma de cistitis se le denomina cistitis bacteriana aguda. Afecta a personas de todas las edades, aunque sobre todo a mujeres en edad fértil o a ancianos de ambos sexos.

Los síntomas más frecuentes son:
Aumento en la cantidad de orina.
Dolor o picazón al momento orinar.
Fiebre no elevada.
También puede haber presencia de turbidez de la orina acompañada o no de piuria (aumento de los leucocitos en la orina) o hematuria (presencia de hematíes en la orina).

Infección del tracto urinario asociada al uso de catéteres

Ya he comentado en varias ocasiones que el catéter doble J da la sensación de escozor al orinar e incluso aunque no orines, con lo que parece que haya infección de orina, que no siempre la hay.

No obstante es bastante habitual que el catéter la provoque y se suele denominar Infección de las vías urinarias asociada con el uso de catéteres o ITU asociada con el uso de catéter.


Causas, incidencia y factores de riesgo
La presencia de un catéter dentro de las vías urinarias incrementa la probabilidad de una infección del tracto urinario y puede también hacer más difícil el tratamiento de la infección.
Si se deja un catéter urinario colocado durante largos períodos de tiempo, inevitablemente permitirá el crecimiento de bacterias y se puede presentar una infección dañina si el número de bacterias se hace grande o si crecen bacterias de patologías específicas en el tracto urinario.

SíntomasPresión en la parte inferior de la pelvis.
Color anormal en la orina (orina turbia).
Sangre en la orina (hematuria).
Olor de la orina fuerte o maloliente.
Filtración de orina alrededor del catéter.
Otros síntomas adicionales que pueden estar asociados a esta enfermedad son:
Dolor en un flanco.
Fatiga.
Fiebre.
Escalofríos.
Vómito.
Cambios mentales o confusión (En las personas mayores es frecuente que los únicos síntomas de una posible infección del tracto urinario sean cambios mentales o confusión).

* El problema es que también muchos de estos síntomas se dan con el catéter aunque no tengamos infección.

Signos y exámenesUn análisis de orina puede mostrar la presencia de glóbulos blancos (conteo de GB) o glóbulos rojos (conteo de GR).
Se puede llevar a cabo un cultivo de orina para determinar el tipo de bacterias en la orina y el antibiótico adecuado para el tratamiento.

Tratamiento
Los casos leves de infección del tracto urinario aguda pueden desaparecer espontáneamente sin tratamiento. Sin embargo, debido al riesgo de que la infección se propague a los riñones, generalmente se recomienda tratamiento con antibióticos.
Algunos de los antibióticos que se utilizan comúnmente son:
Nitrofurantoína.
Sulfamidas (sulfonamidas).
Quinolona (ciprofloxacina).
Penicilina (amoxicilina).
Cefalosporinas.
Tetraciclinas (doxiciclina).
Fluoroquinolonas (levaquin).

Igualmente, se pueden administrar medicamentos para relajar los espasmos vesicales (anticolinérgicos).
El clorhidrato de fenazopiridina (pyridium) puede emplearse para reducir el ardor y la urgencia de orinar.

Como parte del tratamiento es importantísimo un aumento en la ingesta de líquidos de 2 a 4 litros al día estimula la micción frecuente que expulsa las bacterias de la vejiga. Se deben evitar los líquidos que irritan la vejiga, tales como alcohol, jugos cítricos y cafeína.

Complicaciones

La mayoría de las personas que tienen un catéter permanente durante algún tiempo sufren algún grado de cistitis e incluso la posibilidad de otras complicaciones como:
Infección de las vías urinarias crónica o recurrente.
Infección del riñón.
Pielonefritis.


Extraído de:

Saint S. Biofilms and catheter-associated urinary tract infections. Infect Dis Clin North Am. 2003; 17(2): 411-32.
Walsh PC. Campbell's Urology. 8th ed. St. Louis, Mo: WB Saunders; 2002:1863.