Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Reconstrucción 3D en vídeo del sistema urinario

miércoles, 15 de abril de 2009

Pasos de la cistoscopia masculina en vídeo

En inglés...





Pasos de la cistoscopia femenina en vídeo

En inglés pero muy instructivo...





Vídeos de cistoscopias

Vídeos introductorio sobre la cistoscopia en inglés de preOp.com (masculino y femenino respectivamente)





Vídeos reales de cistoscopias...



Instrumentación para cistoscopia

Cistoscopio flexible











Cistoscopio rígido





Cistoscopio y obturador









Camara 0º





Camara 30º






Cistoscopia

Como conté ya hace algunos post, me han tenido que realizar dos cistoscopias. La primera exploratoria y la segunda para quitarme un pseudoquiste/divertículo (porque el Dr. Sauron no lo tenía claro) que fue la que me llevó al lado oscuro y me fastidió definitivamente, desencadenando el problema de la estenosis ureteral y la colocación del doble J.


Como también comenté en posts anteriores, intentaría buscar información sobre la cistoscopia... Ahí va...


¿Qué es la cistoscopia?
La cistoscopia es un procedimiento médico que utiliza un sistema óptico para poder ver en el interior de la vejiga urinaria.
El cistoscopio consiste en un tubo con una cámara, conectado a un vídeo, que permite ir viendo el interior de la uretra y de la vejiga de la orina.
El cistoscopio contiene en su interior canalizaciones que permiten: inyectar líquido para llenar la vejiga e inspeccionarla, así como hacer lavados de la vejiga, aspirar y tomar muestras de la superficie vesical, introducir unas micropinzas para la realización de biopsias y tomar muestras de tejido para su estudio anatomopatológico, extraer cálculos renales, colocar prótesis en los catéteres, y en caso de obstrucción por la existencia de cálculos en las vías urinarias, abrirlos y permitir la salida de la orina hacia la vejiga, introducir microtijeras, pinzas…para realizar intervenciones en la vejiga (extracción de pólipos, tumores, etc.).
Como técnica quirúrgica permite resolver determinados problemas de las vías urinarias y de la vejiga, sin necesidad de abrir el abdomen, reduciendo los riesgos y complicaciones, y permitiendo una recuperación mucho más rápida del paciente.





¿Para qué se indica?
La cistoscopia está indicada como prueba complementaria en el proceso diagnóstico de problemas de la vejiga y de las vías urinarias: tumores, cálculos, malformaciones, pólipos, etc.
Además, la realización de una cistoscopia permite realizar intervenciones quirúrgicas en el interior de la vejiga, hacer biopsia de los tejidos, realizar suturas, etc., evitando la necesidad de ingreso hospitalario y reduciendo las complicaciones.

¿Cómo se realiza?
Para la realización de una cistoscopia, el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior. En el caso de que esté tomando tratamiento, debe de preguntar al médico si debe tomarlo o interrumpirlo (en algunos casos debe de interrumpir el tratamiento con anticoagulantes, con aspirina o con antiinflamatorios esteroideos). Siempre se debe de informar al médico de si se padecen alergias o intolerancias a medicamentos.
Para la realización de la cistoscopia el paciente está consciente o sedado, y se aplica un anestésico local en pomada sobre la uretra. En algunos casos puede ser necesaria la anestesia epidural o general, en dependencia del estado de salud del enfermo y el tipo de intervención a realizar, si bien lo más frecuente es que sólo requiera anestesia local y sedación.
El paciente está desnudo desde la cintura y colocado en una camilla con las piernas abiertas. El cistoscopio se introduce por la uretra, tras aplicar anestesia local. Lleva de 15 a 60 minutos de tiempo realizarla, dependiendo de que durante su realización, se lleven a cabo una toma de muestras, una cauterización de alguna zona sangrante, o la extracción de alguna masa, pólipo o cálculo renal o vesical.

¿Qué riesgos conlleva?
Las complicaciones son raras, y de presentarse no suelen ser importantes. Sin embargo, ningún procedimiento médico está exento de complicaciones, por la idiosincrasia de los pacientes o por eventos no esperados. Algunas de estas complicaciones son:
Hemorragia vesical,
Infección urinaria,
Complicaciones secundarias a la anestesia general, si ésta ha sido necesaria.

¿Qué cuidados o medidas deben de adoptarse antes y después de su realización?
Antes de la realización de la cistoscopia el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior, sin beber alcohol ni fumar.
La toma de cualquier medicamento debe de ser consultada con el médico.
Tras la realización, y después de unas horas de vigilancia, el paciente generalmente puede desplazarse a su domicilio.
Durante los 2-3 días siguientes a la realización de la cistoscopia, puede presentar molestias al orinar, sensación de ganas de orinar muy frecuentes, escozor o ligero sangrado en la orina. Si se presentan síntomas más importantes, como intenso dolor o que persiste más de 2-3 días al orinar, un sangrado importante, dificultad para orinar, fiebre, etc., se debe de acudir al médico para identificar rápidamente una posible complicación.

Más sobre doble J en embarazo

Parece ser que las embarazadas suelen tener bastantes problemas de las vías urinarias:
En relación con embarazo y litiasis, la estadística menciona una frecuencia de un caso por cada 1500 mujeres en dicho estado,que usualmente se manifiestan en el segundo a tercer trimestre de la gestación; el diagnóstico diferencial debe hacerse con pielonefritis aguda, trombosis de la vena renal y ruptura renal. Durante el embarazo se presentan cambios fisiológicos y hemodinámicos en las vías urinarias, como son con cierta dilatación naturalmente no obstructiva cuyo manejo más adecuado es no quirúrgico, con instalación de catéter doble J, con recambios cada 6 semanas con lo se evita la calcificación del catéter ya que durante el embarazo existe un aumento en la excreción urinaria de calcio, para tomar medidas de tratamiento definitivo después del parto. Con esta medida mejoran hasta el 75% de los casos.

Doble J en embarazada

Parece ser "habitual" por los problemas urinarios la colocación de catéteres doble J en embarazadas. Aquí hay una imagen de rayos X de como se ve (concretamente es una embarazada de 8 meses).


Imágen lateral de RX de persona con doble J

Se ve bastante bien.

Por cierto, estas no son mías...


Catéteres ureterales: ¿qué nos depara el futuro?

He encontrado un interesantísimo artículo de la Revista Mexicana de Urología Medigraphic Artemisa sobre la evolución y lo que depara el futuro con los catéteres ureterales.
Os pongo un enlace exterior ya que el archivo PDF está protegido (evidentemente se puede desbloquear fácilmente, pero como el que lo hace es para que se respete su origen, así lo haremos).
De todas maneras, en este blog se respeta todo eso, de hecho, los que pasáis por aquí sabéis que se referencia siempre el origen de la información, pero estos señores son más felices así, pues nada...

Pulsar aquí para ver

Sigo de baja

Ayer por la tarde fui a mi médico de cabecera y como era previsible me ha dado baja para 15 días más y me ha comentado que seguirá así mientras no me quiten el catéter.
Eso choca un poco con la teórica "normalidad" que en se tiene que tener con el cablecito doble J.
Por lo demás, me he levantado con las mismas molestias de todos los días. Además hoy tengo bastante sensación de más escozor, pero va por días...