Soy un joven que por unos problemas de salud, concretamente que afectan a mis vías urinarias, he estado con un catéter doble J durante un periodo largo de tiempo y ante la incertidumbre de lo que ocurriría y ocurrirá y la poca información de otra gente en la red, voy a contar mi experiencia y recopilar información por si le sirve a otras personas...

Todo igual

martes, 28 de abril de 2009

Un días más y a la vez uno menos. Yo sigo igual...
Hoy tengo bastantes molestias en la ingle, pero bueno, que se le va a hacer.
Nunca he deseado tanto que el tiempo pase rápido, es como cuando eres niño que te quieres hecer mayor...

Mail experiencia con doble J

Un chico que se llama Paco me ha contado por mail (al correo del blog) su experiencia con el catéter doble J. Le he pedido permiso y pongo aquí su mail para información y ejemplo a todo el mundo...
Por cierto, le vuelvo a agradecer sus comentarios...

Hola he llevado durante 4 meses y medio el catéter doble J, por un calculo que se me alojo en el uréter y no podía salir, con lo que me impedía el paso de la orina y podría se peligroso. En cuanto a los dolores a la hora de orinar, aunque parezca mentira tienes que aprender de nuevo para hacer pis, yo lo hacía sentado en el water, pero me limitaba muchísimo a la hora de salir de casa. Cuando andaba unos 15 minutos ya me empezaba a doler por la zona donde tenía el catéter, y tenía una sensación irresistible de hacer pis.
Te recomiendo que bebas mucha agua, cuanto más agua menos te duele, aunque más veces vas al cuarto de baño. Yo por mi trabajo he estado de baja durante todo el periodo en que lo tuve. Y me lo quitaron con anestesia epidural, que es la misma con la que me lo pusieron.
Terminas aprendiendo a que no te duela.

Estudio estadístico de los factores de riesgo en las calcificaciones de catéteres doble J

lunes, 27 de abril de 2009

pulsar aquí para ampliar

Calcificación doble J

Otra de las complicaciones que pueden surgir mientras se llevan catéteres doble J, es la calcificación de los mismos, sobre todo en los extremos (es decir, en la J) o bien en la vejiga o bien el el cáliz renal, aunque también se presentan casos (menos habituales) de calcificación en su parte media.

Se suele producir con mayor facilidad en pacientes que lleven largo tiempo el doble J.
Aquí os presento un caso que he encontrado del Hospital Juan Canalejo de A Coruña:

pulsar aquí para ampliar

La vida sigue igual y un día menos

domingo, 26 de abril de 2009

Pues eso mismo. Hoy no me he levantado con muchas molestias, pero no he pasado muy buena noche, como viene siendo habitual últimamente.
Estoy a 33 días de la retirada del catéter...

Muy mala noche otra vez

sábado, 25 de abril de 2009

Aquí estoy escribiendo de buena mañana porque ya me levantado. Estoy mejor sentado que en la cama, ya que duermo de lado y al dormir sobre el lado izquierdo (aunque sea inconscientemente) me duele bastante.
Todavía quedan un mes y cuatro días de cablecito, esperemos que pase pronto.

Dolor costado

viernes, 24 de abril de 2009

Ayer por la noche me acosté con bastante dolor en el costado izquierdo y hoy me he levantado igual, aunque he dormido relativamente bien.
Es muy similar a la molestia de antaño, pero bueno...

¿Duele la urografía?

jueves, 23 de abril de 2009

Mucha gente me ha preguntadop esto...
Si la urografía es convencional (por vena) no duele en absoluto. lo único que molesta es que te pinchan en la vena (como cuando te ponen un gotero) y ya está.
Otra cosa son las otras dos variantes que he expuesto en post anteriores.
De todas manera expongo los riesgos y complicaciones más habituales según bibliografía:
Pueden aparecer molestias en la zona del pinchazo donde se ha inyectado el contraste. Igualmente cuando se le inyecta el contraste puede notar calor en la cara o generalizado por el cuerpo. También hay personas que experimentan nauseas, vómitos, o dolor de cabeza durante la exploración.
Contraindicaciones:
Esta prueba está contraindicada en los pacientes alérgicos a los contrastes yodados y otros tipos de contrastes. Se recomienda a las mujeres embarazadas que no se realicen una UIV, a menos que los beneficios potenciales de la misma compensen los riesgos para el feto. Todo paciente con enfermedad seria de hígado, riñón, corazón o pulmón debe recibir instrucciones específicas de un especialista antes de someterse a la prueba. Igualmente no se recomienda su realización en pacientes con deshidratación grave o en situación de shock.

Procedimiento de realización de urografía

Primero se le hace al paciente unas radiografías sin contraste de los riñones y del área de la vejiga. Seguidamente se tumba en una mesa de rayos X y se le inyecta por una vena la sustancia de contraste radiológico (en la UIV convencional), la cual permitirá ver las distintas estructuras del aparato urinario. El contraste circulará por la sangre hasta los riñones, rellenará el sistema colector del riñón y pasará por los tubos principales (uréteres) hacia la vejiga. En estos momentos es cuando se obtienen radiografías sucesivas para seguir el curso del contraste (normalmente cada 5 minutos, después cada 20 minutos, y una última radiografía tras vaciar la vejiga). Pueden ser necesarias radiografías adicionales para demostrar claramente el punto de obstrucción o cuando se detecte cualquier anomalía. A veces se coloca un dispositivo en la parte baja del abdomen para realizar compresión, que no es doloroso y que permite obtener imágenes de buena calidad de los riñones. La exploración dura normalmente de 20-60 minutos.
Previo a la prueba suele prescribirse laxantes (p.e. fosfosoda) o enemas que ayuden a vaciar el intestino, pues es conveniente que vaya vacío de heces para la realización de la prueba. Si está lleno puede ocultar las imágenes radiológicas e interferir en un correcto diagnóstico. Se aconseja que el paciente no coma en las 4-6 horas previas a la exploración, y en las 48 horas anteriores se le indica que debe ingerir una dieta pobre en residuos (fibra) y abundante en líquidos. El paciente debe firmar un consentimiento informado (ya he expuesto alguno) antes de la realización de la prueba, donde se explica en que consiste la prueba, como es el procedimiento, sus ventajas y sus riesgos. Posteriormente a la prueba se recomienda que el paciente beba mucha agua para ayudar a eliminar completamente del cuerpo la sustancia de contraste. No necesita otros cuidados especiales tras este procedimiento.

Variantes de la urografía

Como ya dijimos, la urografía es una prueba diagnóstica que utiliza los rayos X, con la que es posible estudiar los riñones y resto de órganos implicados en la excreción de la orina (vejiga, uréteres,..). Para ello se inyecta en la vena una sustancia de contraste especial, densa y opaca a los rayos X, que se elimina por la orina y permite describir el tamaño y forma de estos órganos, así como descubrir cualquier tipo de anomalía anatómica o funcional existente a estos niveles.
También suele llamarse urografía intravenosa (UIV) o pielografía.
Existen dos técnicas que son variantes de la urografía intravenosa indicada previamente y que se realiza por otras vías diferentes a la vena, por el conducto excretor de la uretra o mediante inyección directa en la pelvis renal:
Urografía retrógrada: Consiste en la introducción de un catéter a través de la uretra hasta el uréter y la inyección a ese nivel del medio de contraste radiológico, para visualizar los uréteres y las pelvis renales. Es un procedimiento semiquirúrgico, con gran riesgo de producir una infección urinaria.
Sus indicaciones son investigar lesiones en la vía de eliminación renal que no son visibles adecuadamente con una UIV. Sin embargo, como actualmente se ha mejorado mucho la calidad de las imágenes obtenidas por urografía, ha disminuido mucho la utilización de esta técnica en la práctica clínica.
Urografía anterógrada: Bajo control ecográfico se punciona directamente la pelvis renal; en primer lugar se extrae una muestra de orina para analizar y después se inyecta el contraste radiológico. Se obtiene una visualización muy buena de todo el sistema colector.
Está indicado en niños, por las dificultades de realización de una urografía retrógrada, en el estudio de pacientes con infecciones de orina u obstrucciones en los que está contraindicada la urografía retrógrada y en el estudio de un riñón no funcionante donde el contraste intravenoso no será filtrado adecuadamente por el riñón afectado.

Dolor de costado

Me he levantado con bastante dolor del costado izquierdo. Noto como una presión fuerte. Vuelvo a dudar si es el catéter o son las molestias que arrastraba de hace tiempo en el costado.
Ni que decir tiene que la orinar, y han sido varias veces esta noche, sigo viendo estrellas.

Problemas para dormir

miércoles, 22 de abril de 2009

Sigo con muchísimos problemas para dormir. Encima en las últimas noches estoy pasando algo de frío no se bien porque, se ve que de lo mucho que me muevo por las molestias del costado me destapo. No hace falta ya decir, soy muy repetitivo, que las molestias al orinar son continuas. Todavía no he encontrado ningún "compañero" de llevar doble J que diga que no tiene molestias al orinar...

Vídeo entrenamiento quirúrgico para ureteroscopia

martes, 21 de abril de 2009

Vídeo de una ureteroscopia

El vídeo está en dos partes. en la primera se ve desde fuera y en la segunda lo que el médico ve desde el ureteroscopio. Por cierto es para la eliminación de un cálculo en el uréter


Instrumentación para ureteroscopia

A continuación haremos una breve descripción del instrumental y otros accesorios de uso rutinario en la ureteroscopia:

1. Guías: Tienen un diseño básico con un núcleo sólido de alambre recubierto por una superficie externa tratada que disminuye la fricción; por ejemplo el teflón, el politetrafluoroetileno o el poliuretano. Sus diámetros oscilan entre 0.64-0.97 mm y la longitud hasta 2.5 m; se recomiendan entre 145 y 150cm. Las puntas son flexibles de 1-3cm y pueden ser variables en su forma (rectas,anguladas o en J). Existen algunos tipos especiales de guias cuyas principales ventajas son la rectificación del meato ureteral en relación al cuello vesical y la elevación del labio superior del meato (Bentson, Rosen).

2. Instrumental para extracción de cálculos:
a) Canastillas: Los componentes básicos de las canastillas son la manilla, el sistema de control de la camisa, el alambre y la canastilla propiamente dicha. Sus diseños varían en diámetro(1.9-7 F), longitud, sistemas de manipulación del cálculo y en su forma. Puntas filiformes proyectadas más allá de la canastilla están disponibles para el abordaje ureteral a ciegas, actualmente no muy recomendada. Las canastillas con tres o cuatro alambres o con diseño de alambre doble incrementan la resistencia de la misma y facilitan la apertura endoluminal; su patrón permite la rotación de la canastilla para retener el cálculo. las canastillas de Segura de diseño no helicoidal, que oscilan entre 2.4 y 4.5 F con canastilla de 16-20mm, pueden tener algunas modificaciones para uso simultáneo en lasertripsia, biopsia endoscópica y resección de tumores del tracto urinario superior.
b) Pinzas: pueden estar elaboradas de 2, 3 ó 4 alambres con calibres de 1.9-5 F. tienen la ventaja de liberar facilmente el cálculo si existe excesiva tracción aplicada contra las paredes ureterales previniendo la lesión ureteral.

3. Instrumental para litotripsia endoluminal:
a) Sondas: Pueden ser huecas, como es el caso de la litotripsia ultrasónica, que facilita la succión de fragmentos, o rígidas, que también tienen la posibilidad de adaptar un sistema de succión.
b) Sistemas de litotripsia: Existen varios sistemas de fragmentación que ofrecen diferentes resultados en cuanto a su eficacia: Ultrasónico, electrohidráulico (de elección en el tratamiento de los cálculos en cálices inferiores gracias a su flexibilidad y alto rendiemiento en la fragmentación), electromecánico, neumático y láser.

4. Ultrasonido endoluminal: Se utiliza en catéteres ureterales 3-6 F con transductores 12.5 y 20 mHz, con radio de visualización de 1.5- 2 cm y con la posibilidad de deteminar la profundidad de las lesiones que afectan la mucosa. El catéter puede colocarse bajo visión directa o fluoroscópica. Las principales indicaciones del ultrasonido endoluminal son: Cálculos submucosos, guía para la incisión de endopielotomía con identificación de los vasos periureterales, las neoplasias y su grado de invasión en la pared ureteral, determinación de la longitud y profundidad de las estrecheces ureterales.

5. Pinzas de biopsia y cuerpo extraño: Con calibres de 3-5 F para toma de muestras y extracción de cuerpos extraños.

6. Electrodos: Para la fulguración e incisión tisular.

7. Balón de dilatación mecánica y dilatación hidráulica: Existe discusión acerca de si es mandatorio o no practicar rutinariamente la dilatación ureteral; el concenso actual, es que en ureteroscopia diagnóstica, con instrumentos de bajo calibre, no se requiere. El uso de ureteroscopios de mayor calibre para procedimientos terapéuticos, sí amerita la dilatación ureteral ya que acorta el procedimiento endoscópico y disminuye la posibilidad de lesiones iatrogénicas.


La ureteroscopia y su evolución

La primera demostración endoscópica del tracto urinario superior fue realizada con un cistoscopio # 9.5F en un niño de 2 meses con una severa dilatación ureteral secundaria a valvas uretrales posteriores (HUGH HAMPTON YOUNG,1912), permaneciendo su desarrollo en un periodo de latencia por casi 50 años.
En 1954, VAN HEEL, HOPKINS y KAPANI determinaron, independientemente, que las imágenes y la luz pueden ser transmitidas a través de fibras de vidrio alineadas dentro de un endoscopio de diámetro menor y flexible. Inicialmente este diseño tiene poca aceptación por sus limitaciones terapéuticas; en 1960, MARSHALL visualizó un cálculo en la pelvis renal con un ureteroscopio flexible 9.5F, desarrollado por ACMI, a través de una ureterotomía en el curso de una cirugía abierta. Dos años después él mismo desarrolla un ureteroscopio transuretral para inspección de un cálculo ureteral.
TAKAGI y cols., en asociación con Olympus Corp. elaboran un ureteroscopio flexible 6F con longitud de 75 cm, endoscopio limitado en su potencial terapéutico ya que carece de canal de trabajo y sistema de irrigación; la visualización sólo se logra con diuresis osmótica con manitol. Los avances posteriores en el diseño de los ureteroscopios flexibles se encaminan a incrementar el diámetro (9.6-10.8F) para permitir la incorporación de un sistema de irrigación, un canal de trabajo y mecanismos que permitan una angulación activa de la punta del endoscopio.
En 1977, GOODMAN utilizó un cistoscopio pediátrico 11F para la inspección y tratamiento de lesiones ureterales distales en adultos: practica la fulguración de un tumor ureteral.
LYON y cols. (1979) en asocio con Richard Wolf Medical Instruments diseña el primer endoscopio rígido con fines específicos para ureteroscopia.
En 1980 PEREZ-CASTRO y MARTINEZ-PIÑEIRO con el asocio de Karl Storz Endoscopy introducen el primer ureteroscopio rígido con longitud suficiente para visualizar la pelvis renal; además se anexa un canal de trabajo 5F.
El desarrollo posterior de la ureteroscopia incluye la miniaturización del endoscopio (camisas hasta 9F), el incremento de la longitud, los canales de trabajo de mayor diámetro (5F) y el diseño de accesorios(< 3.5F) que optimicen la manipulación terapéutica. Simultaneamente se logran avances en las técnicas de litotripsia ultrasónica endoscópica, con la desventaja inicial de los diámetros de las sondas (8F) que no permitían su utilización bajo visión directa, ya que debía retirarse el lente para pasar la sonda ultrasónica y hacer el tratamiento a ciegas con la posibilidad de ocasionar un daño ureteral; se desarrollaron sondas de menor calibre (1.5-2 mm) que siendo rígidas debían introducirse a través de un endoscopio con visor angulado, como es el caso del RIGIFLEXÒ de Circon ACMI, con visor en "cuello de cisne"que se alinea en la adaptación a la camisa y puede angularse para el paso de sondas rígidas.
En 1989, HUFFMAN diseña un ureteroscopio rígido 8.5F, cuyo diámetro menor permite avanzar el endoscopio a través de un uréter no dilatado. En 1993 se desarrollan uretroscopios de menor diámetro (6.9F) con canales de trabajo 3.4 y 2.3F.
En la evolución de los ureteroscopios semirígidos se consideran las limitaciones y las ventajas de los ureteroscopios fllexibles y los rígidos; DRETLER y CHO, en asocio con Candela Laser Corp., desarrollan en 1989 el primer ureteroscopio semirígido de calibre menor, en donde la fibra óptica flexible usada para la transmisión de luz e imágenes permiten hasta dos pulgadas de flexión sobre el eje longitudinal de este endoscopio facilitando su manipulación. El primer reporte de este ureteroscopio describe su uso en 50 pacientes: ninguno requiere dilatación y en 10 pacientes no se logra avanzar el endoscopio más allá de los vasos iliacos.
Actualmente se encuentran disponibles una gran variedad de ureteroscopios semirígidos de calibre menor que tienen ventajas notorias sobre los rígidos: pueden ser pasados a través de un uréter sin dilatación e incluso a través de segmentos ureterales estenóticos, pueden seguir el curso endoluminal correcto en casos en los cuales una guía o dilatador ocasionan una falsa ruta y en la mayoría de los pacientes el uréter proximal puede alcanzarse con la facilidad de un ureteroscopio flexible.
Los ureteroscopios flexibles permanecen abandonados debido a su grosor y la configuración roma de la punta que hace necesaria la dilatación ureteral previa. Fue sólo hasta 1994 cuando GRASSO y BAGLEY, en asocio con Karl Storz Endoscopy diseñaron un ureteroscopio flexible 7.5F con deflección activa hasta de 170° y angulación pasiva en los últimos 5 cm.
El ureteroscopio flexible diseñado por Richard Wolf Corp.tiene un sistema óptico que elimina la imagen en panal de abeja que se observa en la mayoría de los ureteroscopios flexibles. La gran versatilidad de estos endoscopios está limitada por la susceptibilidad del instrumento a la ruptura.
Las tasas de éxito global para el tratamiento de los cálculos ureterales en cualquier localización es similar en ambos ureteroscopios (69-95 %); sin embargo, las complicaciones , especialmente la perforacion ureteral, es más frecuente con la ureteroscopia rígida (16% vs 4% con el ureteroscopio semirígido). En el caso de los ureteroscopios flexibles, GRASSO y BAGLEY informan su experiencia en 318 ureteroscopias diagnósticas y terapéuticas: sólo el 13% requieren dilatación ureteral y el abordaje del cáliz inferior se logra en 95% de los pacientes.
Con base en los resultados regulares de la litotripsia extracorpórea en el tratamiento de los cálculos en el cáliz inferior se ha propuesto por varios autores (CLAYMAN entre otros) la ureteroscopia con el uso de litotripsia electrohidráulica como tratamiento de primera línea para cálculos de volumen menor localizados en el polo inferior. Se prefiere la litotripsia electrohidráulica ya que el diámetro de sus sondas (1.9F) no limitan la deflección de los ureteroscopios, como sí lo hacen las fibras láser. Además deben considerarse los otros componentes que hacen del procedimiento un acto quirúrgico altamente eficaz: la fuente luminosa (halógena de 150 wt o xenón de 300 wts), los diámetros menores, la longitud suficiente para alcanzar el sistema pielocalicial, la deflección activa y pasiva del endoscopio y que la magnificación sea óptima.

Vídeos explicativos de ureteroscopia

El primer vídeo es en español y el segundo en inglés (que es una presentación del uso de la uretoscopia para la eliminación de cálculos).
Por cierto gracias al primer vídeo, ya dudo si es ureteroscopia o ureteroscopía...
En este primer vídeo muestra también un catéter doble J



¿Qué es la ureteroscopia?

Es una técnica que consiste en acceder al uréter con el ureteroscopio vía uretra -acceso retrogrado- (por decirlo de una manera entendible, es la "continuación" de la cistoscopia, que llega sólo hasta la vejiga) o vía perforación percutánea -acceso anterogrado-.
La principal indicación de la ureteroscopia ha sido el manejo de los cálculos urinarios; sin embargo, existen otras indicaciones no litiásicas en diagnóstico y tratamiento de patologías del tracto urinario superior (TUS) con esta técnica minimamente invasiva. La virtud principal de la ureteroscopia, la visualización directa del tracto urinario, es de gran valor en el diagnóstico de lesiones, incluso sólo con la inspección. Además del acceso al TUS y ante la duda diagnóstica, existe la posibilidad de tomar muestras para análisis citopatológico.

Vídeos colocación doble J después de ureteroscopía

En estos casos es posterior a una destrucción de cálculos en el uréter a través de una ureteroscopia...



Tomografía sistema excretor

Espectaculares montajes en vídeo de tomografías urológicas reconstruidas en 3D .
Aparecen también imágenes de un paciente con doble J colocado en el primer vídeo.
Impresionante lo que hace la tecnología informática a partir de las imagenes de un TAC...



Consentimiento informado urografía

Igual que he publicado modelos de consentimientos del resto de pruebas de las que hablo en mi blog. Os dejo un ejemplo de consentimiento de urografía de la Generalitat Valenciana...

pulsar aquí para ampliar

Más sobre el embarazo

Es bastante habitual el que el sistema urinario femnino sufra modificaciones durante el embarazo. Concretamente se producen estenosis (estrechamientos) pielouretales, que ya hemos explicado en otro post lo que es. En este artículo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid queda patente

pulsar aquí para ampliar

Mala noche

Hoy no he pasado buena noche. Me he levantado varias veces a orinar con las molestias habituales. Además tengo el escozor continuo que parece de una infección, pero que teóricamente es del catéter...

Hidronefrosis sintomática en la gestante

Este es un artículo sobre un estudio hecho en el Hospital General de Valencia sobre mujeres embarazadas con hidronefrosis. Aunas cuantas de ellas se les colocó un doble J y a las menos se les prácticó una nefrostomía...

pulsar aquí para ampliar

Nueva técnica experimental colocación doble J

lunes, 20 de abril de 2009

He encontrado un documento de unas investigaciones que se están realizando para desarrollar una nueva técnica para la colocación de catéter doble J, a través de una incisión de uréter en laparoscopia experimental en un modelo inanimado...

pulsar aquí para ampliar
nt cateterdoblejota

Vídeos de pieloplastias















Vídeo entrenamiento quirúrgico para pieloplastia

Peculiar vídeo de como se entrenan los cirujanos en su adiestramiento para posteriormente realizar pielosplastias laparoscópicas...
Perdón, pero el tamaño de la ventana de visionado no se puede ajustar y se sale un poco del diseño de mi blog


¿Qué es una pieloplastia?

La pieloplastia (normalmente laparoscópica) es un procedimiento quirúrgico muy seguro y está indicada para corregir la obstrucción o estrechamiento del uréter (estenosis ureteral). Esta alteración llamada obstrucción o estenosis de la unión pieloureteral puede ocasionar dolor, litiasis (piedras), hipertensión y deterioro de la función del riñón. Consiste principalmente en recortar el área obstructiva y unir nuevamente la pelvis del riñón con el uréter. Un doble J se coloca en el uréter como soporte de la unión hecha durante la pieloplastia. Este tubo se deja durante aproximadamente 4 semanas y es habitualmente retirado en el consultorio mediante cistoscopia flexible.

Hay varias técnicas para realizar la pieloplastia, la más ampleada se llama Anderson-Hynes.



Aquí un ejemplo de un consentimiento informado que se tienen que firmar antes de que se le practique al paciente una pieloplastia. Concretamente es de la Generalitat Valenciana:

pulsar para ampliar

Coste y evolución del doble J

Interesante estudio que se realizó a lo largo del año 1999 comparando el coste temporal y económico de colocar después de una pieloplastia para solventar una hidronefrosis en un niño un doble J (ya por entonces sólo el cablecito valía casi 180 euros), frente a los sistemas que se empleaban anteriormente (tutor ureteral y nefrostomía).

pulsar aquí para ampliar

Lunes de San Vicente (Pascua)

Da lo mismo que sea fiesta que no, mi cuerpo no lo reconoce. Esta noche me he lavantado tres veces a mear, con las molestias habituales del escozor y el latigazo.
Además tengo molestias en el costado continuas, que no sé si son del catéter o de las habituales que yo tenía antes de que me fastidiaran.

Stents y prótesis en urología

domingo, 19 de abril de 2009

La primera parte del documento hace un recorrido histórico muy interesante de la evolución de los stents (catéteres) para salvar obstrucciones ureterales.
La segunda parte del documento es de prótesis urológicas, que no tiene que ver con el tema del doble J, pero también es interesante y evidentemente no iba a cortar un documento que el autor ha realizado así.
Aquí va el documento...

pulsar para ampliar

2000 visitas

Gracias a todos, hemos alcanzado las 2000 visitas. Se ve que el tema (por desgracia) interesa a bastante gente...

Artículo sobre el doble J

Os coloco un interesantísimo documento de la Revista Venezolana de Urología sobre el uso del doble J y la "derivación urinaria interna"

pulsar aquí para ampliar

Otro vídeo colocación doble J

sábado, 18 de abril de 2009

Vídeo muy resumido de colocación de doble J vía cistoscopia

Vídeo colocación doble J

Por fin he encontrado un vídeo de como se coloca un catéter doble J. Como ya comenté el mío era vía nefrostomía, este es vía cistoscopia que es lo normal.
Al paciente del vídeo se lo colocaron por una obstrucción debido a un cáncer ureteral, pero independientemente de la patología, el sistema de colocación es el mismo...


Proximal y distal

viernes, 17 de abril de 2009

Como mencionaba en el post anterior, puede haber migraciones del catéter proximales y distales. Pero, ¿qué es proximal y distal?

En la posición anatómica (cuerpo recto con brazos extendidos a lo largo del cuerpo, y con palmas de la mano hacia fuera y pies medio separados) -fig. 1- y tomando como centro nuestro pecho, lo mas lejano es lo distal y lo mas cercano a ese punto es proximal. El hecho de decir que una estructura es proximal o distal depende de un punto de referencia, y claro debe ser el mismo para todo lo que vas a comparar. En nuestro cuerpo se toma el esternon como punto central, pero puede variar para diferentes objetivos.


fig. 1: posición anatómica
distal y proximal

Migración del catéter doble J

Este es uno de los problemas más graves que pueden aparecer al colocar un catéter doble J.

La aparición de los catéteres doble J en urología supuso un avance importante en el manejo de la uropatía obstructiva y cirugías realizadas sobre la vía urinaria. El diseño del catéter ureteral doble J actual fue llevado a cabo por Finney en 1978, habiendo experimentado múltiples modificaciones tanto en el material que los integra, como en la disposición y número de orificios laterales, en la conformación de los segmentos proximal y distal, o en las características mecánicas, hidrodinámicas y condicionantes de la biocompatibilidad del mismo.
Aunque la colocación endoscópica de dichos catéteres es bastante segura en la mayoría de los casos, se pueden producir diversos efectos adversos: irritación vesical, hematuria, obstrucción de la vía urinaria, y más raramente migración del catéter, rotura e incrustación del mismo. Estas complicaciones derivan básicamente de tres características del catéter endourológico: 1. Físicas y mecánicas. 2. Hidrodinámicas. 3. Biocompatiblidad y biodurabilidad.

La incidencia de migración oscila entre el 3 y el 10%, alcanzando el 25% para algunos autores. La migración distal es tres veces más frecuente que la proximal, cuya frecuencia oscila entre el 0.6 y el 3.5%. Para Slaton y Kropp (1996), existen tres factores a tener en cuenta para prevenir la migración proximal del catéter: a) calcular la longitud ideal en cada paciente, b) que el extremo proximal adopte su forma completa (>180º), y c) que el extremo proximal se localice en la pelvis renal. El cálculo de la longitud ideal del catéter para cada paciente parece ser crítico en la prevención de la migración proximal. Slaton y Kropp (1996) han citado métodos para estimar la longitud del catéter, basándose en la distancia radiológica entre la unión pieloureteral y unión ureterovesical y la altura del paciente.

Los motivos por los que se puede producir esta migración son diversos. Los catéteres con J proximal en arco, con fuerzas de retención bajas (silicona, titanio) y de sección circular son más proclives a la migración que los de configuración multiespiral, fuerzas de retención altas (poliuretano) o de sección triangular. Un catéter de longitud corta o la introducción de la J proximal en un cáliz antes de retirada de la guía puede condicionar la tracción del catéter hacia arriba condicionando la migración proximal. Aunque por lo general cuando un catéter migra en sentido proximal se debe a defectos técnicos en su colocación o a su colocación ciega en el curso de la cirugía abierta sin control radiológico .
En ocasiones en las que se ha producido una litotricia, pueden quedar litiasis residuales en la vía urinaria y éstas pueden producir la migración proximal del catéter mediante el fenómeno “jack stone”, en esta situación la litiasis residual funciona como los gatos que se emplean para elevar coches, permitiendo la migración proximal e impidiendo las variaciones distales durante la respiración.

Una vez que surge la complicación la manera inmediata de intentar resolverla es mediante ureterorrenoscopia, aunque, no siempre es posible, por lo que la realización de una nefrostomía se hace necesaria. Se han descrito también otras soluciones para recolocar el catéter tales como utilización de stents con hilo de tracción en el extremo distal o descenso mediante catéter-balón ureteral.


Espero que no os pase a nadie


===========================================================
Bibliografía y lecturas recomendadas (*lectura de interés y ** lectura fundamental)
1. SLATON, J.W.; KROPP, K.A.: “Proximal ureteral stent migration: An avoidable complication?”. J. Urol., 155: 58, 1996.
2. KO, W.; LEE, W.; JUNG, J. y cols.: “Spontaneous proximal double pigtail ureteral stent migration after shock wave lithotripsy: “Jack” Phenomenon”. J. Urol., 166: 1387, 2001.
3. COLLINER, M.D.; JERKINS, G.R.; NOE, H.N. y cols.: “Proximal stent displacement as complication of pigtail ureteral stent”. Urology, 4: 372, 1979.
4. BREAU, R.H.; NORMAN, R.W.: “Optimal prevention and management of proximal ureteral stent migration and remigration”. J. Urol., 166: 890, 2001.
**5. CHIN, J.L.; DENSTEDT, J.D.: “Retrival of proximally migrated ureteral stents”. J. Urol., 148: 1205, 1992.
6. BAGLEY, D.H.; HUFFMAN, J.L.: “Ureteroscopic retrival of proximally located ureteral stents”. Urology, 5: 446, 1991.
7. FINNEY, R.: “Experience with a new double J ureteral catéter stent”. J. Urol., 120: 678, 1978.
**8. VALLEJO, J.; BURGOS, F.J.; ALBA, A. y cols.: “El catéter ureteral doble J. Complicaciones clínicas”. Arch. Esp. Urol., 51: 361, 1998.
9. VALLEJO, J.: “Estudio de las propiedades físicas, hidrodinámicas y sobre biocompatibilidad de los catéteres endourológicos doble J. Tesis Doctoral”. Universidad de Alcalá. 1996.
10. YAP, R.; BATLER, R.A.; KUBE, D. y cols.: “Retrieval of migrated ureteral stent by intussusception of ureteral balloon dilator tip”. Urology, 63: 571, 2004.

Suceso con doble J

No es por asustar a nadie, pero está claro que el poner el doble J tiene sus riesgos.
Ha habido una noticia, justamente también en la Comunidad Valenciana, de un señor que falleció tras una colocación incorrecta del doble J. Fue vía cistoscopia. La noticia está extraída de www.elmundo.es y es la siguiente:

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha condenado a la Conselleria de Sanidad a indemnizar con 60.000 euros a la mujer y los tres hijos de un hombre que falleció después de someterse una citoscopia en el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) de Valencia.
El hombre, de 71 años, ingresó en el IVO el 21 de abril de 2002 para someterse a una prueba que determinara la existencia o no de recidiva de su enfermedad tumoral y falleció por la infección que le causó la "realización errónea" de la citoscopia, al dejar los profesionales que la practicaron el catéter al paciente "en mala situación".
La sentencia, facilitada este jueves por el Defensor del Paciente, estima así parcialmente el recurso interpuesto por este organismo en representación de la familia del fallecido contra la resolución de la Conselleria de Sanidad de 16 de febrero de 2007, en la que se desestimaba la reclamación de responsabilidad patrimonial.
El fallo, emitido por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV, incide en que no era necesaria la realización de la prueba, si bien estaba indicada para descartar o confirmar implantes tumorales.
Realización errónea
Ahora bien, según el tribunal, su realización fue en todo caso errónea al dejar el catéter en mala situación, lo que, dados los síntomas postoperatorios registrados -náuseas, vómitos, braquicardia, hipotensión y sudoración-, "debió haberse extremado la precaución en la asistencia al paciente", a quien le habían extirpado anteriormente el riñón izquierdo.
La Sala considera probado que la infección que causó el shock séptico que derivó en un fracaso renal y fallecimiento posterior del hombre "fue consecuente con la obstrucción producida por la mala situación del catéter, que no se extrajo para su adecuada reubicación".
Según señala, debe tenerse en cuenta que, antes de la intervención, el paciente no presentaba alteraciones funcionales o morfológicas del aparato urinario y que, como afirma el informe médico, "es evidente y resulta desproporcionado que una exploración endoscópica produzca la muerte de la persona que se somete a ella".
La sentencia, emitida el pasado 13 de marzo, establece como indemnización la cuantía de 30.000 euros para la viuda y 10.000 euros para cada uno de los hijos del fallecido, con los correspondientes intereses legales desde el 30 de octubre de 2002 -fecha de interposición de la reclamación administrativa- hasta el día de su pago.

Hoy con escozor

Tengo durante toda la mañana bastante escozor, independientemente que orine o no. Que voy a decir más, que esto es "normal". Por lo demás, lo de todos los días.
Ahora viene un fin de semana largo por el San Vicente tranquilito, aunque para mi tal como estoy toda la semana es igual, pero bueno...

Visita al urólogo

jueves, 16 de abril de 2009

Hoy he ido a la visita del urólogo programada cuando me dieron el alta hospitalaria, justo un mes después que me pusieran al catéter doble J.
El hombre me ha tratado muy bien, pero como era previsible me ha dicho que todos los problemas y síntomas que tengo son "normales" por llevar un cuerpo extraño en mi interior. Todo lo de mear sangre, latigazos a la altura renal, molestias en la vejiga y en el costado, etc. es a consecuencia del catéter.
También me ha dicho que el escozor al orinar y en ocasiones continuo (aunque no mee) también es derivado del doble J, aunque no llegue hasta la uretra. Me ha comentado que es un dolor referido, que incluso los que tienen patologías de próstata, refieren molestias y escozor en la punta de la uretra.
Ha mirado las radiografías, ecografías, análisis de orina y urocultivos y dice que están también dentro de la "normalidad".
No me ha dado ninguna medicación y me ha citado para retirarme el catéter doble J para el 29 de mayo (aun me queda un mes y medio... casi na). En total lo voy a llevar más de dos meses y medio.
No obstante me dice que eso no garantiza que al retirarlo se cierre de nuevo el uréter.
Posteriormente a la retirada me harán pruebas para ver que tal evacúa mi riñón (urografías, ecografías, análisis, etc.) y si se resuelve perfecto, si no, continuará el calvario... Pero eso aún queda lejos en el tiempo...
Respecto a la cistoscopia para retirarmelo, me ha dicho que será sin anestesia, ni siquiera con sedación, que en todo caso me tome un valium antes de salir de casa... Después de la experiencia de la primera que me hicieron así... no quiero ni pensarlo, pero digo una cosa, UNA PUTA MIERDA NO DUELE. Seguro que no lo han probado con ellos mismos.

Reconstrucción 3D en vídeo del sistema urinario

miércoles, 15 de abril de 2009

Pasos de la cistoscopia masculina en vídeo

En inglés...





Pasos de la cistoscopia femenina en vídeo

En inglés pero muy instructivo...





Vídeos de cistoscopias

Vídeos introductorio sobre la cistoscopia en inglés de preOp.com (masculino y femenino respectivamente)





Vídeos reales de cistoscopias...



Instrumentación para cistoscopia

Cistoscopio flexible











Cistoscopio rígido





Cistoscopio y obturador









Camara 0º





Camara 30º






Cistoscopia

Como conté ya hace algunos post, me han tenido que realizar dos cistoscopias. La primera exploratoria y la segunda para quitarme un pseudoquiste/divertículo (porque el Dr. Sauron no lo tenía claro) que fue la que me llevó al lado oscuro y me fastidió definitivamente, desencadenando el problema de la estenosis ureteral y la colocación del doble J.


Como también comenté en posts anteriores, intentaría buscar información sobre la cistoscopia... Ahí va...


¿Qué es la cistoscopia?
La cistoscopia es un procedimiento médico que utiliza un sistema óptico para poder ver en el interior de la vejiga urinaria.
El cistoscopio consiste en un tubo con una cámara, conectado a un vídeo, que permite ir viendo el interior de la uretra y de la vejiga de la orina.
El cistoscopio contiene en su interior canalizaciones que permiten: inyectar líquido para llenar la vejiga e inspeccionarla, así como hacer lavados de la vejiga, aspirar y tomar muestras de la superficie vesical, introducir unas micropinzas para la realización de biopsias y tomar muestras de tejido para su estudio anatomopatológico, extraer cálculos renales, colocar prótesis en los catéteres, y en caso de obstrucción por la existencia de cálculos en las vías urinarias, abrirlos y permitir la salida de la orina hacia la vejiga, introducir microtijeras, pinzas…para realizar intervenciones en la vejiga (extracción de pólipos, tumores, etc.).
Como técnica quirúrgica permite resolver determinados problemas de las vías urinarias y de la vejiga, sin necesidad de abrir el abdomen, reduciendo los riesgos y complicaciones, y permitiendo una recuperación mucho más rápida del paciente.





¿Para qué se indica?
La cistoscopia está indicada como prueba complementaria en el proceso diagnóstico de problemas de la vejiga y de las vías urinarias: tumores, cálculos, malformaciones, pólipos, etc.
Además, la realización de una cistoscopia permite realizar intervenciones quirúrgicas en el interior de la vejiga, hacer biopsia de los tejidos, realizar suturas, etc., evitando la necesidad de ingreso hospitalario y reduciendo las complicaciones.

¿Cómo se realiza?
Para la realización de una cistoscopia, el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior. En el caso de que esté tomando tratamiento, debe de preguntar al médico si debe tomarlo o interrumpirlo (en algunos casos debe de interrumpir el tratamiento con anticoagulantes, con aspirina o con antiinflamatorios esteroideos). Siempre se debe de informar al médico de si se padecen alergias o intolerancias a medicamentos.
Para la realización de la cistoscopia el paciente está consciente o sedado, y se aplica un anestésico local en pomada sobre la uretra. En algunos casos puede ser necesaria la anestesia epidural o general, en dependencia del estado de salud del enfermo y el tipo de intervención a realizar, si bien lo más frecuente es que sólo requiera anestesia local y sedación.
El paciente está desnudo desde la cintura y colocado en una camilla con las piernas abiertas. El cistoscopio se introduce por la uretra, tras aplicar anestesia local. Lleva de 15 a 60 minutos de tiempo realizarla, dependiendo de que durante su realización, se lleven a cabo una toma de muestras, una cauterización de alguna zona sangrante, o la extracción de alguna masa, pólipo o cálculo renal o vesical.

¿Qué riesgos conlleva?
Las complicaciones son raras, y de presentarse no suelen ser importantes. Sin embargo, ningún procedimiento médico está exento de complicaciones, por la idiosincrasia de los pacientes o por eventos no esperados. Algunas de estas complicaciones son:
Hemorragia vesical,
Infección urinaria,
Complicaciones secundarias a la anestesia general, si ésta ha sido necesaria.

¿Qué cuidados o medidas deben de adoptarse antes y después de su realización?
Antes de la realización de la cistoscopia el paciente debe de estar en ayunas desde la noche anterior, sin beber alcohol ni fumar.
La toma de cualquier medicamento debe de ser consultada con el médico.
Tras la realización, y después de unas horas de vigilancia, el paciente generalmente puede desplazarse a su domicilio.
Durante los 2-3 días siguientes a la realización de la cistoscopia, puede presentar molestias al orinar, sensación de ganas de orinar muy frecuentes, escozor o ligero sangrado en la orina. Si se presentan síntomas más importantes, como intenso dolor o que persiste más de 2-3 días al orinar, un sangrado importante, dificultad para orinar, fiebre, etc., se debe de acudir al médico para identificar rápidamente una posible complicación.

Más sobre doble J en embarazo

Parece ser que las embarazadas suelen tener bastantes problemas de las vías urinarias:
En relación con embarazo y litiasis, la estadística menciona una frecuencia de un caso por cada 1500 mujeres en dicho estado,que usualmente se manifiestan en el segundo a tercer trimestre de la gestación; el diagnóstico diferencial debe hacerse con pielonefritis aguda, trombosis de la vena renal y ruptura renal. Durante el embarazo se presentan cambios fisiológicos y hemodinámicos en las vías urinarias, como son con cierta dilatación naturalmente no obstructiva cuyo manejo más adecuado es no quirúrgico, con instalación de catéter doble J, con recambios cada 6 semanas con lo se evita la calcificación del catéter ya que durante el embarazo existe un aumento en la excreción urinaria de calcio, para tomar medidas de tratamiento definitivo después del parto. Con esta medida mejoran hasta el 75% de los casos.

Doble J en embarazada

Parece ser "habitual" por los problemas urinarios la colocación de catéteres doble J en embarazadas. Aquí hay una imagen de rayos X de como se ve (concretamente es una embarazada de 8 meses).


Imágen lateral de RX de persona con doble J

Se ve bastante bien.

Por cierto, estas no son mías...


Catéteres ureterales: ¿qué nos depara el futuro?

He encontrado un interesantísimo artículo de la Revista Mexicana de Urología Medigraphic Artemisa sobre la evolución y lo que depara el futuro con los catéteres ureterales.
Os pongo un enlace exterior ya que el archivo PDF está protegido (evidentemente se puede desbloquear fácilmente, pero como el que lo hace es para que se respete su origen, así lo haremos).
De todas maneras, en este blog se respeta todo eso, de hecho, los que pasáis por aquí sabéis que se referencia siempre el origen de la información, pero estos señores son más felices así, pues nada...

Pulsar aquí para ver

Sigo de baja

Ayer por la tarde fui a mi médico de cabecera y como era previsible me ha dado baja para 15 días más y me ha comentado que seguirá así mientras no me quiten el catéter.
Eso choca un poco con la teórica "normalidad" que en se tiene que tener con el cablecito doble J.
Por lo demás, me he levantado con las mismas molestias de todos los días. Además hoy tengo bastante sensación de más escozor, pero va por días...